eldiario.es

Menú

Ortuzar (PNV) considera que "a nadie le interesan nuevas elecciones" por suponer un "riesgo de fractura"

Indica que la formación jeltzale no tiene "la llave de la gobernabilidad, pero sí podemos dar estabilidad"

- PUBLICIDAD -

El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, ha considerado que "a nadie le interesan nuevas elecciones porque supone asumir un riesgo de fractura entre la política y la ciudadanía altísimo" y ha incidido en que el PNV no tiene "la llave de la gobernabilidad, pero sí podemos dar estabilidad".

En una entrevista concedida a El Correo, recogida por Europa Press, el representante jeltzale advierte además del riesgo de que el PP pueda tener "la tentación" de utilizar el Tribunal Constitucional como "una especie de 'El Álamo' españolista para desbaratar cualquier cambio político".

Tras reiterar que el PNV no votará a favor de la investidura de Mariano Rajoy, "salvo que haya una transformación que ahora no se atisba", Ortuzar matiza que los jeltzales están dispuestos a hablar "con todo el mundo".

"No tenemos la llave de la gobernabilidad, pero sí podemos dar estabilidad política y eso estamos dispuestos a explorarlo con todo aquel que marque un poquito de cambio", expresa, para añadir que no concederán "cheques en blanco".

Asimismo, cree que al PSOE le falta que "se clarifique" y establezca cuál es su posición, porque "hasta ahora lo que oímos es ruido".

En esta línea, reconoce que sus dos condiciones para empezar a hablar son un cambio en el modelo de estado y en la forma de hacer política que lleve a "reformas institucionales profundas".

Respecto a Podemos, indica que puede estar pagando "su bisoñez" y defiende que "no ha empezado bien el proceso" poniendo "un listado de máximos" para apoyar una posible investidura del líder del PSOE. "Espero que no esté en un 'cuanto peor mejor' para forzar unas nuevas elecciones", añade.

A su juicio, la respuesta ciudadana a una nueva convocatoria electoral "podría ser imprevisible", por lo que reconoce que es algo que no le gustaría. "No creo que a nadie le interesen nuevas elecciones porque supone asumir un riesgo de fractura entre la política y la ciudadanía altísimo. Estaríamos peor que en Cataluña, que tanto hemos criticado", afirma.

En su opinión, en un nuevo escenario electoral "lo lógico es pensar" que el voto se iría "a los extremos", pero "o hay mayorías absolutas o volvemos a estar en el mismo endiablado puzzle".

Por ello, y tras afirmar que tiene la sensación de que "ésta no va a ser una legislatura de cuatro años", defiende que "a lo mejor lo que tenemos que hacer es aprovechar el tiempo para ir negociando esa reforma constitucional y que pueda ver la luz en la siguiente legislatura".

Por otro lado, señala que la llamada de teléfono de Pablo Iglesias a Aitor Esteban de días atrás fue "un primer contacto para ver la disposición del PNV" y lamenta que el líder de la formación morada "antes no habían tenido ni la curiosidad intelectual de conocernos", lo que califica de "sorprendente".

Respecto a la situación en Cataluña confía en que se abra un escenario "de suficiente apertura política que el nacionalismo catalán vea interesante explorar".

"Por primera vez hay en Euskadi y Cataluña una gran mayoría que defiende el derecho a decidir y por primera vez en el Estado español hay una fuerza política importante que ha metido este tema en la agenda política española", describe.

Asimismo, afirma que actualizar la Disposición Adicional Primera de la Constitución es "una vía, la más sencilla", y valora que "es jurídicamente posible y tiene bendiciones constitucionales".

No obstante, advierte de que el PP puede tener "la tentación" de utilizar el Tribunal Constitucional como "una especie de 'El Álamo' españolista para desbaratar cualquier cambio político".

RESULTADOS

Por lo que respecta a los resultados electorales del pasado domingo, y tras indicar que "que el 20-D ha habido un sopapo a la vieja política", Ortuzar incide en que "aún no hemos visto autocrítica de quienes la representan".

Asimismo, reconoce que el PNV era consciente de que "Podemos venía fuerte", aunque tanto como una victoria en votos de la formación morada "no habíamos previsto".

No obstante, cree que los votos que se han ido a Podemos "nos volverán sin problemas" en las elecciones autonómicas de 2016, mientras que por lo que respecta a la izquierda abertzale advierte de que sus "tensiones internas también le han desincentivado mucho voto".

"La izquierda abertzale tiene un hueco importante en este país, pero también tiene un problema interno de definición, de coherencia. Es un poco triste y revela su poca solidez programática. ¿O sea que hace un mes la ley de consultas era la panacea y ahora no?", cuestiona.

Por último, considera que el PSE también "tiene que moverse", ya que aunque "quieren obviar los problemas, están ahí". Además, reconoce que es "más difícil" contar como futuro socio con Podemos porque "está en construcción y es complicado encontrar un solo Podemos".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha