eldiario.es

Menú

Sordo no ve "claro" el futuro del diálogo social y cree que Gobierno vasco avala el modelo de ELA, "más allá del ruido"

El secretario general de CC.OO. Euskadi, Unai Sordo, afirma que no ve "nada claro" el futuro del diálogo social en el País Vasco y asegura que el Gobierno vasco sigue "avalando" el modelo sindical de ELA, "más allá del ruido, las descalificaciones, y las polémicas artificiales".

- PUBLICIDAD -
Sordo no ve "claro" el futuro del diálogo social y cree que Gobierno vasco avala el modelo de ELA, "más allá del ruido"

El dirigente de CC.OO. Euskadi ha realizado esta reflexión en una entrevista a la revista Biltzar, recogida por Europa Press, en la que analiza la actual coyuntura.

Sordo reconoce que no ve "nada claro" el futuro del diálogo social y que "depende" de lo que vaya a ocurrir. En este sentido, recuerda que el sindicato ha hecho un emplazamiento al Gobierno vasco, de cara a que en el País Vasco se defina, "de una vez", el papel de los agentes sociales en las políticas de empleo.

"Según como se resuelva, seguiremos en el marco de

diálogo o lo dejaremos. Y en este terreno, mientras no se demuestre lo contrario, el Gobierno vasco sigue avalando la nefasta etapa de Azkarraga, y la posición de los sindicatos que quieren que nada funcione y nada sirva para nada", asegura.

Sordo afirma que da la impresión de que el Gobierno vasco

tiene un "vértigo enorme" por el "'qué dirán'" de quienes no están en la mesa". A su juicio, "más allá del ruido, las descalificaciones,

las polémicas artificiales", el Gobierno vasco "sigue avalando

el modelo sindical de ELA".

Asimismo, cree que el Ejecutivo de Urkullu tiene "bastante alergia a escenarios" en los que "no actúe de forma unilateral" y a todo ello añade que en los niveles intermedios de la administración vasca y en los organismos sociolaborales "hay quien no sólo no ayuda, sino que pone palos en las ruedas". "Me refiero a Lanbide, Osalan, y otros ámbitos donde gente que nadie conoce, pero que tiene

mucho peso real, juega a la contra", señala.

CRISIS

En relación al actual escenario, Sordo destaca que no hay salida de la crisis "sin recuperar los niveles de empleo y de protección social de antes de 2008".

En este sentido, advierte de que el crecimiento de la economía se está distribuyendo de una forma "muy desigual". "Los datos son concluyentes. Menores salarios, contratación más precaria, menos prestaciones de desempleo como consecuencia de decisiones políticas y vaciamiento de forma acelerada de la llamada 'hucha de las pensiones'", apunta. El dirigente de CC.OO. asegura que salir de la crisis implica "darle la vuelta a todo eso".

Ante la precariedad existente y el mensaje de que 'mejor empleo precario que no crear empleo' y que la calidad del empleo mejorará cuando la recuperación se estabilice, afirma que esta idea es el2 caballo de Troya para asumir como norma la precariedad".

Sordo afirma que no se puede asumir "como normal" la dinámica de que el número de contratos temporales que se firmen supere el 90% del total y que por encima del 80% no lleguen a tres meses de duración.

El líder de CC.OO. asegura que los convenio sectoriales son "fundamentales antes de la reforma laboral y después de ella, pero indica que, en un momento en el que "se cuestiona toda la legitimidad vinculada al derecho del trabajo y al propio hecho sindical", el sindicato "no se puede quedar en una defensa del marco".

"La defensa de la negociación colectiva sectorial no puede ser excusa para abandonar otra prioridad: debemos mejorar en la organización de los trabajadores en el centro de trabajo", asegura.

Sordo cree que, si afilian a más personas y las representan a través de las elecciones sindicales, hay "más opciones de mejorar su cuadro de derechos y, desde ahí, hacer un defensa a ultranza de los convenios sectoriales".

Esta reflexión, según reconoce, es la que "en parte" les ha llevado a suscribir convenios de eficacia limitada como en el caso del Metal de Álava.

"Este convenio no lo ha firmado LAB nunca y ELA no lo hace desde el 70. Si es por ellos, no hay convenios. Por tanto, el sindicato trata de lograr una herramienta como es el convenio de eficacia limitada", añade.

Sordo indica que en las asamblea de delegados que llevaron a cabo el 97% avaló la firma del convenio y asegura, "con toda seguridad", que los delegados de ELA y LAB también "prefieren que se firme el convenio, aunque sus direcciones jueguen a otra cosa". El líder de CC.OO. Euskadi añade que, de hecho, los convenios de eficacia limitada "acaban siendo convenios de aplicación general casi siempre".

Asimismo, advierte de la existencia de "nuevas formas de desigualdad" que, aunque "igual no se pueden llamar abiertamente discriminatorias", forman parte del "modelo neoliberal de sociedad y de economía", por ejemplo, entre quienes tienen convenio y quienes no".

Sordo indica que atajar discriminaciones exige "mucha acción sindical en lo micro" y afirma que el sindicato debe identificar la "realidad concreta" de cada desigualdad y "proponer un remedio concreto". "Y lo tiene que hacer organizado a los protagonistas, a las personas trabajadoras en la empresa, en el centro de trabajo", añade.

El dirigente de CC.OO. Euskadi no cree que corra peligro el futuro, del sindicalismo pero, a su juicio, "tiene que reinventarse". "Hay que repensarse, pero no hacerle el juego a los que pretenden vaciar la palangana, tirando al niño a la vez que el agua", añade.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha