eldiario.es

Menú

Sortu afirma que PNV y Podemos "venden humo" al insistir en "la bilateralidad" y apela a poner "rumbo a la soberanía"

Rodríguez no espera "ningún cambio" en el nuevo gobierno en relación a "las consecuencias del conflicto y el proceso de normalización"

- PUBLICIDAD -

El miembro de la nueva dirección de Sortu Arkaitz Rodríguez ha afirmado que tanto PNV como Podemos "venden humo" al insistir en que "es posible una relación de bilateralidad" con el Estado y, en este sentido, ha apostado por "poner rumbo hacia la soberanía" e impulsar "la construcción de un estado vasco al servicio de sus ciudadanos".

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Rodríguez, miembro del equipo que dirigirá Sortu durante el proceso de refundación que ha iniciado, ha explicado que su formación apuesta por una "refundación del independentismo" que suponga "construir un independentismo fundamentalmente social y económico" porque, "si no es de esa manera, no va a ser un proyecto mayoritario en este pueblo".

A su entender, los resultados de los comicios del pasado 26 de junio confirman que "no es posible cambiar el Estado español" y que "este país no tiene futuro en el Estado español". "Frente a esa realidad solo hay una alternativa, que es la puesta en marcha de un proceso soberanista que tenga como objetivo construir un estado propio para los vascos, al servicio de la ciudadanía", ha subrayado.

De este modo, ha expresado la "voluntad" de Sortu de "aportar nuestro granito de arena al diseño de un proyecto independentista y un proceso que nos conduzca a la construcción de un estado propio, en colaboración con otras muchas fueras".

En este contexto, ha afirmado que el PNV "debería aclarar si realmente apuesta por un estado vasco, independendiente". Por su parte, ha dicho tener la sensación de que "siguen vendiendo humo" tanto desde la formación jeltzale como desde Podemos, cuando "vienen insistiendo en que es posible establecer una relación de bilateralidad con este Estado, una relación de igual a igual, que es posible conseguir el respeto a los derechos sociales, económicos, culturales, nacionales..." en el seno del Estado.

Aunque ha admitido que "los resultados para el independentismo han sido muy malos" en las elecciones generales, ha resaltado que sí han reflejado "unas ansias de cambio político y social" tanto en Euskadi como en Cataluña dentro de un "asfixiante mapa azul". A su entender, ese cambio pasa por impulsar "procesos constituyentes, populares, participativos".

En relación a las próximas elecciones autonómicas, ha considerado que "el marco es muy distinto" a las generales y ha explicado que la apuesta que Sortu trasladará a sus socios de EH Bildu es que "tienen que servir para incidir en la idea de que el Estado español no es reformable, no es democratizable" y que "la única alternativa" para que los ciudadanos puedan contar con "otro tipo de condiciones de vida, laborales y sociales" es apostar por "la recuperación de la soberanía". Según ha indicado, "y eso se llama construcción de un estado propio, de una república socialmente avanzada para los vascos".

Rodríguez ha asegurado que Sortu no considera a Podemos "un enemigo" y ha apuntado que tienen "muchas coincidencias" y también "grandes discrepancias", entre ellas el hecho de que la formación de Pablo Iglesias plantee que "es posible un cambio social y económico en profundidad en el Estado español" ya que, para Sortu, "es vender humo". "Si alguien tenía dudas, ahí están 17 millones de votos que suman PP, Ciudadanos y PSOE", ha advertido.

"Ese tipo de cambio solo es posible en Euskal Herria y Cataluña, porque aquí sí hay correlación de fuerzas", ha reiterado el dirigente de Sortu, que ha insistido en que el cambio tiene que pasar por "poner un proceso constituyente en marcha pero aquí". En cualquier caso, ha asegurado que "la única hipótesis de democratización del Estado es que tanto en Cataluña como en Euskal Herria se acometiera con éxito un proceso independentista".

En relación al PNV, ha considerado que su propuesta de 'nuevo estatus' podría ser "una estación intermedia" hacia la independencia si "realmente" fuera "un instrumento que sirviera para avanzar en la recuperación de la soberanía nacional y social". Por el contrario, ha añadio, "no sería una herramienta válida si su única vocación fuera mantener el actual estado de cosas", con "una competencia más o una competencia menos". De este modo, ha señalado que "ese camino está agotado" y "este país no puede seguir en ese juego" y, por tanto, "hay que poner rumbo hacia la soberanía, hacia la construcción de un estado vasco".

"SIN NINGÚN CAMBIO" SOBRE EL PROCESO

En relación al proceso de "profunda" reflexión que ha acometido la izquierda abertzale, ha explicado que ha permitido concluir que se ha producido "un distanciamiento" respecto a "las preocupaciones de la mayoría de la sociedad". En este marco, ha apuntado que "hay que renovarlo todo" en Sortu porque, en la medida en que se pretende abordar "un proceso de cambio en el conjunto del país, tenemos que empezar por cambiarnos nosotros mismos".

Según ha indicado, en Sortu han quedado "obsoletos la forma de funcionar, la cultura política, la mentalidad política" porque "se parece en exceso a la anterior fase política", que consistía en "resistir" y ahora "estamos en tiempo de construir".

Rodríguez, que ha asegurado que Sortu "respeta" que los críticos de Aministia eta Askatasuna "ya se han situado fuera" de la formación, ha considerado que la opción "más probable" es que se conformen un gobierno de PP y Ciudadanos con la abstención del PSOE, por lo que habrá "un gobierno de lo más recentralizador" y sin que quepa "esperar ningún cambio" en relación a "las consecuencias del conflicto político y el proceso de normalización".

Tras insistir en que, para que "ese proceso avance", son necesarios "pasos por parte de todos", ha afirmado que la voluntad de Sortu es "continuar con esos pasos" porque "es la única manera en que va a poder seguir avanzándose", teniendo en cuenta la postura "obstruccionista, irresponsable de este Estado".

En esta línea, ha censurado que el Estado español "no quiere la paz" y se encuentra "más cómodo en el anterior escenario", por lo que "no tiene el menor interés de que pueda avanzarse en el proceso de normalización". "Esa responsabilidad va a caer en los que sí que anhelamos un futuro de paz completa, para todos", ha opinado Rodríguez, que ha reiterado que "ETA ha manifestado por activa y por pasiva su deseo de desarmarse" y, sin embargo, "el Estado español sigue poniendo todos los obstáculos del mundo para impedirlo".

Finalmente, ha señalado que "la izquierda abertzale ha hecho autocrítica y está dispuesta a hacer toda la autocrítica que sea necesaria".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha