eldiario.es

Menú

La caída de Fagor Electrodomésticos, el día que tembló Euskadi

El cierre del gigante de la Corporación Mondragón deja una deuda con la Hacienda guipuzcoana de 15,9 millones de euros

- PUBLICIDAD -
Un guarda de seguridad cierra la puerta de una de las factorías de Fagor Electrodomésticos. /EDN.

Octubre de 2013.  El Grupo Mondragón deja caer finalmente a lo que fue su embrión hace medio siglo, Fagor Electrodomésticos. El órgano de dirección del mayor grupo empresarial vasco y el séptimo de España (con más de 80.000 trabajadores y una facturación anual de 13.000 millones de euros) comunica que no va a dedicar más dinero a la salvación de Fagor Electrodomésticos y descarta aplicar un plan de viabilidad.

A partir de ese momento,  concurso de acreedores, liquidación de la compañía y posterior adjudicación de los ‘restos’ a otra empresa. Y entre tanto recolocación de los 1.895 socios de la cooperativa que perdieron su empleo y su capital por culpa de la crisis. El equipo directivo no fue capaz de ver la que se le venía encima, con el mercado inmobiliario español (su principal cliente) en quiebra total. Cuando se quisieron hacer los ajustes ya no había nada que hacer y las deudas se comieron todo.

Tres años después, el grupo ha superado el trauma, pero el cráter que dejó la explosión de Fagor Electromésticos es visible. Por ejemplo, el grupo cooperativo acumula deudas por 15,9 millones de euros, con lo que se convierte en el principal moroso de la Hacienda guipuzcoana. Una deuda de casi imposible cobro.

 

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha