eldiario.es

Menú

Los líderes de los partidos arañan el voto de desencantados e indecisos

Los candidatos vascos echan el resto en un final de campaña que puede abrir la puerta a nuevos gobiernos en Gipuzkoa y Álava y a articular mayorías diferentes en muchos municipios.

La entrada en las instituciones de los partidos emergentes como Podemos y de nuevas coaliciones como Irabazi (Ezker Anitza (IU) y Equo) abre el abanico de pactos y fragmentará la representación política.

Más de 63.000 jóvenes votan por primera vez en unos comicios en los que se eligen a los alcaldes y a los tres diputados generales del País Vasco.

- PUBLICIDAD -
Idoia Mendia, en el cierre de campaña en Donostia, junto a Gasco, Itxaso y Elorza.

Idoia Mendia, en el cierre de campaña en Donostia, junto a Itxaso, Gasco y Elorza.

Los partidos vascos han llegado al final de la campaña apurando sus discursos más incisivos y buscando sumar a los indecisos y a los desencantados a su estela electoral. Y en esa carrera por llenar el próximo 24 de mayo las urnas, todas las formaciones han echado mano de sus principales líderes en las dos grandes plazas que están más en el alero en estos comicios: el Ayuntamiento de San Sebastián, gobernado en minoría por EH Bildu, y la Diputación de Álava, en manos del Partido Popular. La apelación al voto útil bien para mantener las actuales mayorías (en el caso del PP y de EH Bildu) o para que sirva de palanca de cambio (PNV y los socialistas vascos) ha poblado las últimas intervenciones y discursos electorales.

El PNV ha movilizado de nuevo el último día de campaña al lehendakari, Íñigo Urkullu, que se ha puesto las botas electorales durante las dos semanas de campaña. Su discurso en el caso de Gipuzkoa -acompañando a sus dos principales candidatos Eneko Goia (Donostia) y Markel Olano (Gipuzkoa)- ha sido claro: aquellos que apoyaron al PNV para hacer realidad el cambio en 2012 en Ajuria Enea, deben seguir el mismo camino en una territorio en el que toda la oposición -PNV, PSE y PP- ha sido inmisericorde con la "catastrófica gestión" de los soberanistas al frente de la Diputación (Martín Garitano) y del Ayuntamiento (Juan Karlos Izagirre). Urkullu ha pedido el voto para emprender "el cambio seguro, positivo y en la buena dirección" y el jefe de filas en Gipuzkoa, Joseba Egibar, se ha mostrado convencido de que los guipuzcoanos "van a determinar que el ciclo de poder de Bildu se ha terminado" y dará responsabilidades de gobierno a la formación jeltzale.

Frente a ellos, la coalición EH Bildu -tantos sus candidatos, pero también su líder, el presidente de Sortu, Hasier Arraiz- ha jugado con dos ideas básicas: solo el voto a Bildu puede asegurar que la locomotora soberanista sigue fuerte y avanza y que el modelo de gestión, participativo y apegado a las necesidades reales de la gente, no conozca una involución con la vuelta de peneuvistas y socialistas. Y advirtiendo, además, como lo hizo el alcalde de Donostia, Juan Karlos Izagirre, del riesgo de que todos los partidos de la oposición "se junten para echarnos, aunque sean tan diferentes y lo único que les una es que están dispuestos a gobernar a espaldas del pueblo", como señaló en la entrevista a este periódico.

Socialistas y populares no atraviesan su mejor momento. Con unas encuestas a la baja pero sosteniendo su actual peso institucional en el caso del PSE de Idoia Mendia, y con un profundo desplome en el caso del PP de Arantza Quiroga, pero con posibilidades de retener Vitoria y Álava, ambos partidos han buscado su sitio en la campaña. Ernesto Gasco en Donostia y Denis Itxaso en Gipuzkoa han intentado quebrar la batalla a dos que han mantenido hasta el final PNV y EH Bildu. Y con un discurso también muy claro: el "voto útil" para desalojar a la izquierda abertzale no es el PNV que "dejó abandonada a Gipuzkoa". Mendia, junto con Patxi López y con Pedro Sánchez, que han participado en la campaña, aspira a ver crecer el "cinturón rojo" de los alcaldes socialistas -siete municipios- y a que los números puedan dar en más sitios para junto al PNV articular otras mayorías.

En Bizkaia, la cuestión no es quién va a ganar, sino con qué apoyos lo hará el PNV. El candidato peneuvista al Ayuntamiento de Bilbao, el exconsejero de Empleo Juan Mari Aburto, cuenta con que no va a revalidar la mayoría absoluta que logró el fallecido Iñaki Azkuna hace cuatro años. La cuestión es cuántos de esos 15 ediles perdera, aunque retenga la makila de alcalde. Y en la Diputación no hay ningún partido que pueda hacer sombra al candidato Unai Rementeria. Los socialistas esperan retener todos los alcaldes Barakaldo, Portugalete, Ermua y mantener los resultados de 2011 allí donde sea posible.

¿Y los partidos emergentes? Las encuestas no sitúan a Ciudadanos en ninguna de las principales instituciones, pero sí en cambio a Podemos (en las tres Juntas Generales) y a Irabazi, coalición formada por Ezker Anitza (IU), Equo, Alternativa Republicana e independientes. La entrada en las instituciones de los partidos emergentes como Podemos y de nuevas coaliciones como Irabazi abre sin duda el abanico de pactos posible y fragmentará la representación política. Otra cuestión es que Podemos, por ejemplo, prefiera no jugar ninguna baza postelectoral que implique apoyar cambios en las instituciones de la mano de EH Bildu, con los que han rivalizado con claridad en esta campaña.

Hay más instituciones que el próximo domingo, cuando se abran las urnas, pueden cambiar de signo político, como la propia Diputación de Gipuzkoa, en donde el PNV se ha acercado mucho en los últimos días a la coalición soberanista, o ayuntamientos donde la articulación de nuevas mayorías pueden incluso desbancar a la lista más votada. Es una posibilidad en el caso del actual alcalde de Vitoria y candidato a la reeleccion, Javier Maroto, al que las encuestas dan ganador.  Maroto se muestra confiado porque "en esta campaña se elige a las personas, no a las siglas", como ha señalado en la entrevista en eldiarionorte.es. Pero no está tan claro que eso sirva para Alava, donde dos partidos pueden arrumbar la mayoría popular: EH Bildu y PNV.

La participación que pueda haber este domingo es una de las cuestiones que sin duda incidirá en los posibles cambios de color de las instituciones. Y también el sentido del voto de esos más de 63.000 jóvenes que votan por primera vez en unas elecciones. Un total de 38.374 vascos han enviado su voto por correo para las elecciones locales y forales en el País Vasco, de los cuales 5.202 son alaveses, 13.570 guipuzcoanos y 19.602 vizcaínos, según datos facilitados por Correos.

MÍTINES DE CIERRE DE CAMPAÑA

PNV (Íñigo Urkullu): "La campaña modelo PNV, no sólo mira al cambio necesario para Donostia y para Gipuzkoa, sino que apuesta por un cambio positivo, basado en el acuerdo, en tender puentes, por una forma de hacer política de manera diferente a la que hemos sufrido en esta campaña también el PNV".

EH Bildu (Hasier Arraiz): "Que se vayan preparando, porque los votos independentistas y de izquierda, los votos antiMaroto, los votos anti-PP, se van a multiplicar". "Ya sé a quién tenemos enfrente, ya sé que Maroto y De Andrés tienen mucho voto oculto, porque en Gasteiz y en Araba nadie dice que es del PP, claro, porque nadie quiere quedar como un racista y un facha".

PSE-EE (Idoia Mendia): "Quedan dos días para sacar a Bildu de nuestras instituciones. Dos días para acabar con el caos y el desgobierno. Han demostrado que el Gobierno les quedaba grande. Han demostrado que la gestión no era lo suyo, que su sitio está detrás de la pancarta". "Y votar al PNV es tirar el voto a la basura".

PP (Arantza Quiroga): "Cuanto más PP vasco en las instituciones más se cerrará la vía soberanista de PNV y Bildu. Pido el voto útil de todos los que no quieren retrocesos ni aventuras rupturistas".

UPyD (Gorka Maneiro): " "Creo que hemos sido durante estos años la mosca cojonera de los diferentes gobiernos que controlamos y ése es nuestro objetivo, seguir siendo la mosca cojonera de los grandes partidos políticos viejos y tradicionales, que lo que pretenden es que nada importante cambie".

Podemos (Roberto Uriarte): "Pretendemos colocar a las personas en el eje de nuestros compromisos y mirar al futuro con ilusión renovada, en la construcción de la participación y la convivencia, de las libertades, de los derechos cívicos, del bienestar, de la justicia social y de la igualdad".

Irabazi (Arantza González): "Es necesario un bloque fuerte de izquierdas, ecologista, feminista y republicano en la calle y en las instituciones que impida el desmantelamiento de los servicios públicos y de los derechos fundamentales de la ciudadanía".

Ciudadanos (Nicolás de Miguel): "Pedirmos el voto reflexivo para los vitorianos y alaveses, un voto útil, de la ilusión, de la cordura, alejado de frentismos, de la política tabernaria o hueca". "Pedimos el voto del que piensa en generaciones, no en legislaturas".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha