eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Depende a dónde vayas

Desde el interés general  con la necesidad de construir país es preciso estar vigilante a los efectos que puede producir la concentración de identidad política por zonas territoriales

- PUBLICIDAD -

Una de las tareas de los políticos navarros es recorrer pueblos en fiestas. El recorrido festivo se inicia a finales de junio y acaba en estas fechas. De San Pedro a San Miguel. Los políticos acuden al encuentro festivo con el ánimo de estar con sus simpatizantes y entablar contacto con gente que se encuentra especialmente abierta al diálogo. Es un rasgo propio, no exclusivo, de la política navarra. Una acción de cercanía y de proximidad.  Un pequeño baño de masas que, a veces, sirve de observación y escucha política. Pero no cabe, de esos contactos espontáneos, inferir análisis político. Lo digo porque en una entrevista Esparza (José Javier) expresaba que partir de esas visitas festivas se percataba del crecimiento de su partido. No voy a enfriar el ánimo al líder de UPN. Pero depende de dónde haya ido habrá tenido más o menos aplausos. De tal modo,  si un político de la oposición acude a un municipio de la Ribera tendrá un 74% de posibilidades de que le aplaudan. Si acude a un municipio de la Sakana sus opciones de éxito se reducirán a un 32%. Tales porcentajes se corresponden con el último resultado electoral.

Navarra es un territorio demográficamente pequeño pero muy grande en diversidad y complejidad política. La geografía electoral de Navarra es todavía más complicada que sus montañas y valles. Produce unos mapas electorales muy variados. Una cartografía  colorida. Incluso en las primeras elecciones forales del 79  los territorios votaban dado que Navarra se dividió en seis circunscripciones electorales.

Si un político de la oposición acude a un municipio de la Ribera tendrá un 74% de posibilidades de que le aplaudan. Si acude a un municipio de la Sakana sus opciones de éxito se reducirán a un 32%.

Desde el interés general  con la necesidad de construir país es preciso estar vigilante a los efectos que puede producir la concentración de identidad política por zonas territoriales. Por ello, una de las misiones del Gobierno de Navarra debiera ser fomentar aquello que una a toda la ciudadanía navarra al margen de dónde se viva. Construir país, ciudadanía navarra. No es tarea de este  gobierno en concreto sino de todos los que resulten. Bastantes pocos somos como para crear dos o tres navarras.

Herramientas de cohesión interterritorial las hay e incluso algunas se usan. La transparencia y equidad de los Fondos Locales; el fomento de las infraestructuras y comunicaciones internas; la implantación de conocimientos sobre nuestro territorio y cultura en el sistema educativo; el desarrollo del turismo interior...Pero sobre dichas medidas, se hace fundamental la creación de un marca propia que conceptualice Navarra. Una marca inclusiva, plural, tolerante y amable. Un desarrollo del concepto de ser y estar en Navarra desde unas mínimas bases de consenso que nos unan. En definitiva, construir una identidad navarra que transcienda del lugar dónde vivas. Y en cualquier construcción de Marca, los símbolos, los iconos,  son la esencia última de su definición. De ahí, el reto de fomentar aquellos símbolos que sean reconocidos por todos y todas.

 

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha