eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¿Cuánto cuestan las elecciones?

Comparado con otros países, el coste de las elecciones en España no es alto

Un cálculo razonable puede ser unos 3,45 euros por cabeza

- PUBLICIDAD -

Desde que el pasado 26 de abril el rey Felipe VI comentara que, en caso de nuevas elecciones, la campaña debiera ser austera, en los últimos días hemos estado escuchando quejas de que nuestras elecciones son muy caras. El ministro de Justicia Rafael Catalá, además, aboga por hacer unas campañas más cortas “ para no atormentar a los ciudadanos con dos semanas de mítines”. Las elecciones de diciembre costaron, como bien nos contaba Carmen Moraga en el diario.es, 130 millones.

De esos 130 millones, 48 fueron a Correos (voto por correo y buzoneo o propaganda electoral); 12,8 a escrutinio y difusión de datos; 12,5 a logística. Los otros 55 millones son gastos para las administraciones públicas e incluyen el coste del despliegue de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que fue de 13 millones de euros.

A estos 130 millones de euros, hay que sumarles los gastos de los partidos. El techo de gasto es de 13,5 millones por partido. Siguiendo los datos que han proporcionado los partidos, nadie ha superado el tope: el PP gasto más que nadie (12,7 millones), seguido del PSOE (9), Ciudadanos (4), Podemos (2,9) y, por último, IU (2). Aproximadamente 31 millones de euros. Sumando el gasto de la logística de la elección al gasto de los partidos, el total ascendería a 160 millones de euros. Como en España gran parte de la financiación de los partidos es pública, es lógico asumir que gran parte del coste de las elecciones corren a cargo del erario público.

¿Son 130 en organización y 31 millones en gastos de partidos muchos millones de euros para la organización de las elecciones? La respuesta a esta pregunta la dejo al criterio de cada uno. Lo que quiero mostrar es que en España las elecciones NO son caras. Para ello, lo mejor es comparar lo que gastamos aquí y lo que se gasta en otros lares. Los datos no son perfectos (ya hable aquí del problema de la financiación electoral a nivel global), pero la comparación merece la pena. El problema está en la disponibilidad de los datos y en cómo se hacen las cuentas. En muchos países, el grueso del gasto estriba no tanto en la organización de la elección, sino en la campaña electoral de los partidos. Piensen en los Estados Unidos. Los gastos son estratosféricos: en la presidencial de 2012 se gastaron más de 2600 millones de dólares, y otros 3600 millones en las del Congreso .También hay que tener en cuenta lo que se incluye (o no) en cada país, en cuanto a organización y gastos de campaña se refiere. Por ejemplo, en la India, la organización de la elección supero los 506 millones de euros sin incluir los costes de seguridad.

Así las cosas, lo mejor es desagregar la información para que cada uno se forme su opinión con los datos disponibles. Lo hago de dos modos. La primera es teniendo en cuenta el coste de la organización de la elección como comentaba antes. Como muestra la tabla 1, parece que España tiene costes similares a los del Reino Unido e inferiores a los de Australia. Los costes, sin embargo, parecen estar muy por encima de Polonia o la India (pero que los indios no incluyen los costes de seguridad).

Tabla 1. Coste de organización de las elecciones.

Tabla 1

*Incluye gastos de campaña

Siendo la primera tabla muy interesante, la segunda presenta los gastos de campaña en varios países. Las cifras no dan lugar a muchas dudas. La campaña en España no es precisamente cara. Como se ve, el coste per cápita no llega al euro por habitante.

Tabla 2. Costes de campaña

Tabla 2

*Elecciones presidenciales. No se incluye el coste de las elecciones al Congreso. Si así fuera, habría que añadir 3150 millones

** Solo se incluyen los costes de los tres principales partidos (PRI, PAN y PRD)

 

Es cierto que en nuestro país se incluyen gastos como el de buzoneo –los 48 millones que van a Correos, por ejemplo- y que alguien puede argumentar (con razón) que eso son gastos electorales o de campaña. Aunque esto sea así, no parece que el coste de nuestras elecciones (organización y campaña) sea excepcionalmente alto. Una mera suma de los rubros de las tablas una y dos muestra que cada elección nos cuesta menos de 3.45 euros por español. Es decir, en España elegir a nuestros representantes políticos nos cuesta más o menos lo mismo que cuando votamos por sms en cualquier reality. Es verdad que los que votan en los realities lo hacen con su propio dinero, pero no es lo mismo votar por quien entra en el Parlamento que por quien entra en la casa de Gran Hermano.

Obviamente, que el coste de las elecciones no sea alto –tomando en cuenta la perspectiva internacional- no obsta para que siempre que se puedan rebajar los gastos, se haga. Los recursos económicos –y más cuando son públicos- son un bien escaso. En este sentido, habría que estudiar sin complejos la propuesta de IU y Ciudadanos del buzoneo conjunto. Ahora bien, y puestos a hacer demagogia, igual que exigimos esa diligencia con las elecciones, deberíamos exigirla, por ejemplo, con los retrasos en la entrega del submarino S-80. ¿El coste? Casi lo que unas elecciones: 120 millones de euros. Entre un submarino y elegir a nuestros representantes, lo tengo claro. En una próxima entrada, hablare de los ‘tormentos’ que sufre nuestro ministro de justicia en funciones por (según él) tener campaña electoral tan larga…

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha