eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PP de Castilla y León afronta las elecciones de 2019 con dos líderes enfrentados y salpicados por la corrupción

Juan Vicente Herrera, que lleva años anunciando que deja la presidencia de la Junta, perdió a su delfín en unas primarias que lo aplastaron

Herrera no cede el puesto, mientras siguen saliendo casos de corrupción en su Gobierno

Fernández Mañueco, presidente regional de los populares, teme acabar declarando en el caso Lezo

- PUBLICIDAD -
Herrera ve "lógico" que Fernández Mañueco sea el candidato del PP en 2019

Herrera y Fernández Mañueco se abrazan en las Cortes de Castilla y León.

Nunca el PP de Castilla y León vivió momentos tan convulsos. A tan sólo un año de las elecciones, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, sólo tiene un pie fuera del poder. Aunque lleva años diciendo que deja el gobierno regional, no acaba de ceder el testigo. Los planes de Herrera pasaban por designar un delfín y abandonar tranquilamente.

Nada le salió bien. Primero perdió a la favorita, Rosa Valdeón, tras un positivo en alcoholemia , después quiso le sucediese el alcalde de León, Antonio Silván, pero el de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, apoyado por Génova, plantó cara. Aplastó a Silván en las primeras primarias del PP en la Comunidad.

Pero sólo fallaron sus cálculos en eso. Cuentan fuentes del partido que, de haber ganado Silván, Herrera tampoco se habría marchado tan fácilmente,  los casos de corrupción que van a aflorando en una Comunidad que según él no estaba en ese mapa, le preocupan y mucho. Las primarias se celebraron en marzo y ya entonces estaba muy pendiente del caso de la trama eólica . La querella de la Fiscalía Anticorrupción llegó dos meses después. Entre la veintena de imputados estaba el exviceconsejero de Economía, y poco después llegaría la citación como investigado del que fue su consejero y vicepresidente, Tomás Villanueva. Herrera, que se puso “a disposición del juez” cuando  eldiario.es publicó que un empresario le  alertó del abuso de poder que se estaba produciendo teme, en realidad, que se le cite a declarar y no quiere que eso ocurra sin la condición de aforado que perdería al dejar el Gobierno.

Fernández Mañueco, que en principio esperaba que el desgaste que sufría Herrera al haber ‘perdido’ las primarias, le hiciesen aterrizar en el sillón de la Presidencia, se ve relegado al banquillo. Aunque no se sintió cómodo los primeros meses, el escenario ha cambiado. Ha sido un espectador más mientras Herrera sortea golpes de la oposición por la corrupción. Ahora también él está en el punto de mira. Su nombre apareció en el caso Lezo y ahora una de las imputadas, la empresaria que gestionaba guarderías y con la que se asoció la mujer de Ignacio González, pide que declare como testigo en la Audiencia Nacional. En las grabaciones efectuadas por la Uco, González hablaba de Fernández Mañueco y de que le iba a adjudicar varias guarderías a su mujer, quien además visitó el Ayuntamiento de Salamanca mucho antes de que se licitase el concurso. El asunto ya se investiga en el propio consistorio en una comisión especial.

Otro caso que preocupa al presidente del PPCyL, es el de Aceinsa. El Grupo Ganemos Salamanca denunció por un posible delito de prevaricación a Fernández Mañueco, al concejal de Fomento, Carlos Manuel García Carbayo, al de Hacienda, Fernando Rodríguez, y al jefe de la Policía Local, José Manuel Fernández Martín.  El Ayuntamiento prorrogó, ilegalmente, según la denuncia, dos años el contrato de señalización que tenía con Aceinsa, por valor de 2,7 millones de euros. Fernández Mañueco ha solicitado personarse en el caso, antes de que el juzgado le llame a declarar, pero advirtiendo que es aforado (es procurador en las Cortes), lo que supone que el caso pase a manos del Tribunal Superior de Justicia . Casualmente, hace tan sólo unos días que el Psoe proponía en las Cortes despojar del aforamiento no sólo a los parlamentarios, como intentó Ciudadanos, sino también al equipo de Gobierno. El PP votó en contra.

Así las cosas, aunque ahora Fernández Mañueco parece el único candidato posible, está por ver si Génova toleraría una campaña electoral con un presidenciable ‘tocado’. Ya tragó con un León de la Riva juzgado y a la espera de sentencia que perdió la mayoría absoluta y además acabó inhabilitado por desobediencia judicial, pero parece difícil que repita experiencia con su “granero de votos” y con Ciudadanos perfilándose como alternativa. Mientras tanto, se manejan nombres de candidatos y candidatas b.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha