eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Papa respalda a la monja sor Lucía frente a la campaña del PP y de los ultracatólicos contra ella

El secretario de la Congregación para la Vida Religiosa, hombre de Francisco, la recibió el pasado viernes en El Vaticano

La religiosa fue a denunciar las "amenazas" del PP, el Gobierno y de los lobbies ultracatólicos. "No me pueden amordazar", dice

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha protestado ante las autoridades vaticanas por las críticas que ha hecho sor Lucía a las concertinas de la valla de Melilla

71 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Sor Lucía Caram

Sor Lucía Caram.

"No voy a dejar de ser monja ni de anunciar el Evangelio, por mucho que el Gobierno o los grupos ultras pidan mi cabeza". Sor Lucía Caram (Tucumán, Argentina, 1966) es una monja dominica argentina muy conocida por sus apariciones televisivas (es colaboradora habitual de 'Las mañanas de Cuatro' y tiene un programa en Canal Cocina), por su activismo social y por sus críticas al Gobierno del Partido Popular en política económica y migratoria.

Su valentía le ha granjeado críticas y amenazas, a ella y a su comunidad de monjas contemplativas de Manresa. Ahora ha tomado el toro por los cuernos y se ha dirigido directamente a Roma para denunciarlo.

El pasado viernes, sor Lucía se trasladó a Roma y mantuvo un encuentro con el secretario de la Congregación para la Vida Religiosa, el franciscano José Rodríguez Carballo. "A petición mía", subraya en conversación con eldiario.es. "A mí nadie me ha llamado a capítulo a Roma, he sido yo quien pidió la entrevista después de que mi comunidad y yo sufriéramos todo tipo de amenazas", remarca Caram, matizando la información publicada por La Vanguardia. "Me recibió de forma exquisita y hablamos durante mucho tiempo. Fui a comunicarle las amenazas que han recibido las hermanas de mi comunidad y yo misma".

Cartas contra la monja

¿De dónde provienen dichas amenazas? "Del Gobierno, porque hemos denunciado con fuerza el tema de las vallas, y de grupos ultras, que han organizado una campaña de cartas contra mí y que han hecho llegar a Roma", subraya la monja.

Entre los primeros ha nombrado al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, quien hace un par de meses protestó sin éxito ante las autoridades vaticanas por la postura de eclesiásticos como sor Lucía y entidades como Cáritas contra las concertinas de Melilla. La religiosa cita al PP también, concretamente al vicesecretario general de Organización y Electoral del Partido Popular, Carlos Floriano, y al portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando.

Sor Lucía, en uno de los debates de Las Mañanas de Cuatro en los que se mostraba crítica con el Gobierno

Sor Lucía, en uno de los debates de 'Las mañanas de Cuatro' en los que se mostraba crítica con el Gobierno.

Entre los lobbies ha mencionado a portales de internet financiados por grupos ultracatólicos como HazteOir.org,  vinculados a sociedades secretas como El Yunque. "Yo no recibo dinero del Gobierno y si al señor Floriano, Hernando y Fernández Díaz les molesta, lo siento, pero yo no me debo a ellos sino al Evangelio y a la Iglesia. Hay cosas que no pueden amordazar". Carballo, nombrado por el papa Francisco, le confirmó que han recibido muchas cartas de amenazas, todas procedentes del mismo entorno. "En Roma hay un dosier enorme con cartas que piden mi cabeza", señala Caram.

"Yo no me voy a salir de monja"

La religiosa sí recibió un apercibimiento verbal por parte de la Nunciatura (la embajada de la Santa Sede en España) por su sobreexposición mediática, y algunos esperan que su caso sea parecido al de Teresa Forcades, quien podría pedir una dispensa a su orden para presentarse a las elecciones catalanas. "Que se olviden, el caso de la Teresa es distinto al mío. Yo no me voy a meter en política, y tampoco me voy a salir de monja. No tengo queridos, no soy pederasta, no soy corrupta, no me llevo el dinero... pero tampoco voy a dejar el Evangelio ni la apuesta por luchar por los más pobres".

Este miércoles ha participado junto al alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y el presidente Artur Mas en un acto de campaña de CiU en el que ha hablado de la pobreza en Cataluña y ha perdonado los pecados de ambos.

Precisamente, la monja benedictina Teresa Forcades, impulsora de Procés Constituent, está decidida a presentarse a las elecciones del 27S como cabeza de lista de una candidatura de confluencia. En una carta dirigida a las asambleas de Procés Constituent, Forcades propone "aprobar la necesidad de una candidatura de confluencia y postularme como candidata". La impulsora de Procés Constituent explica que no se había planteado presentarse hasta ahora porque creía que para hacerlo debía dejar de ser monja; pero ahora, asegura, se ha abierto la posibilidad de pedir un permiso al monasterio por un año ampliable a dos y poder presentarse.

Entrevista con el Papa

Sor Lucía Caram dice que no es su caso. Tras su encuentro en Roma con Carballo, ha solicitado una entrevista con el papa Francisco. El propio Bergoglio, en círculos íntimos, ha comentado cómo los mismos grupos que critican a personas como sor Lucía antes lo hacían contra él mismo. "Ahora no se atreven porque él es Papa", añade la religiosa.

Caram presentará a Bergoglio un proyecto por un pacto nacional por la pobreza en Cataluña, para el que dice contar con el apoyo de la mayoría de los grupos políticos y sociales.

Sor Lucía Caram, junto al candidato del PNV, Gorka Urtarán, en la charla ofrecida en Vitoria-Gasteiz.

Sor Lucía Caram, junto al candidato del PNV, Gorka Urtarán, en una charla.

Sí reconoce la religiosa que existiría un pequeño problema de tipo jurídico con su trabajo en la Fundación Rosa Oriol, que ella ha fundado y que está llevando a cabo una ingente labor para acabar con la pobreza en Manresa y en toda España. "Yo no puedo dejar el trabajo con los más pobres, porque no soy solo yo, en este proyecto tengo el apoyo de toda mi comunidad". Una comunidad que está sufriendo los mismos ataques y amenazas que la propia Caram.

"Si llega el caso, podríamos arbitrar alguna solución que compagine la ley con los pobres, pero insisto: esto no es un problema de vida contemplativa o de clausura, sino de luchar por el Evangelio".

La dominica sí se muestra sorprendida por la información publicada por La Vanguardia que hace referencia a una discusión entre los obispos catalanes a cuenta de su caso y del de Teresa Forcades. Es cierto, asume sor Lucía, que el obispo de Vic, Romà Casanova, pertenece al ala más conservadora del episcopado catalán, y que muchos prelados –especialmente en la Conferencia Episcopal Española presidida por el ya emérito Rouco Varela– criticaban en privado su participación en programas televisivos o sus intervenciones públicas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha