eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los picos de contaminación coinciden con un aumento radical en los ingresos de los hospitales

Madrid lleva ocho días con su protocolo de alta contaminación activado, el periodo más largo. Otras 15 ciudades han superado en noviembre los límites de emisiones

Los ingresos por problemas pulmonares aumentan un 42% en momentos de alta contaminación, según datos de Madrid analizados por eldiario.es

Los expertos reclaman reformas estructurales para un problema que la Agencia Europea de Medio Ambiente relaciona con 5.900 muertes prematuras anuales en España

- PUBLICIDAD -

Madrid ha empalmado este noviembre de 2017 ocho días con su protocolo por alta contaminación activado. El periodo más largo desde que se creó en 2014. Seis jornadas, además, han sido con el nivel 2 y al borde de llegar a prohibir la circulación de la mitad de todos los coches.  Otras 15 ciudades españolas han superado los niveles permitidos de polución en este escenario de falta de lluvias y uso de coche. Solo la capital y Valladolid han tomado medidas de restricción del tráfico, como denunció Ecologistas en Acción.

La boina gris, el aire sucio, los compuestos nocivos en la atmósfera y de ahí a los pulmones. La contaminación tiene efectos directos en la salud y los daos sanitarios lo muestran y corroboran con claridad. 

Cuando en diciembre de 2015, el Ayuntamiento de Madrid, al aplicar el protocolo, limitó el tráfico por los picos de contaminación, las redes sociales se llenaron de mensajes de enfermos de asma que habían notado cómo aumentaban los ataques durante los días anteriores:  "Mis peores semanas de asma", "llevo unos días con fatiga",  "llevo tres días fastidiado", "me cuesta respirar". El dióxido de nitrógeno (NO 2) es uno de los principales contaminantes emitidos por el tráfico. De hecho el equipo de Carmena acaba de activar un nuevo protocolo a aplicar cuando se superen los límites de este gas. La razón está clara.

Los ingresos hospitalarios urgentes por enfermedades respiratorias aumentan un 42% durante los episodios de alta contaminación en Madrid, según los datos entre 2006 y 2013 (últimos disponibles de ingresos hospitalarios) analizados por eldiario.es. En concreto, durante las semanas que la concentración media de dióxido de nitrógeno ( NO2) se mantuvo por debajo de los 40 microgramos por metro cúbico, hubo un promedio de 264 ingresos hospitalarios. Por el contrario, en las semanas donde la presencia del contaminante superó los 60 microgramos, las entradas hospitalarias aumentaron hasta los 375.  Ver metodología

Unos datos, referentes al municipio de Madrid entre 2006 y 2013, que reflejan una fuerte correlación entre la presencia de contaminantes en el aire y sus efectos nocivos para la salud. "Está demostrado que cuando sube el nivel de dióxido de nitrógeno hay efectos sobre la salud", explica Juan Bárcena, portavoz de Ecologistas en Acción. En su último informe, la organización ecologista critica que los niveles de contaminación en Madrid inciden en "la aparición y agravamiento de enfermedades respiratorias".

Según el análisis realizado por eldiario.es, los picos en la concentración de NO 2 en la atmósfera de la ciudad de Madrid coinciden con los picos de ingresos por enfermedades respiratorias. Concretamente, en los meses de diciembre, enero y febrero de cada año.

Los expertos aclaran que, aunque la estacionalidad tiene su efecto, el factor de la contaminación es clave en estos resultados. "No hay ninguna duda sobre la relación entre contaminación y efectos sobre la salud", afirma Cristina Martínez, neumóloga y portavoz de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).


Ingresos hospitalarios VS concentración de NO²

Evolución mensual del número de ingresos hospitalarios urgentes por enfermedades respiratorias y concentración media de dióxido de nitrógeno

Fuente: Ministerio de Sanidad y Portal de Datos Abiertos de Madrid

"Cada vez hay más trabajos que relacionan la contaminación con efectos nocivos para la salud", aclara Ana Santurtún, investigadora de la Universidad de Cantabria. La especialista en toxicología  demostró en un estudio que la presencia de contaminantes atmosféricos aumentaba las urgencias hospitalarias por problemas respiratorios en Santander y Zaragoza.

Precisamente, la Agencia Europea de Medio Ambiente cifró en 5.900 las muertes en España atribuibles a la exposición a dióxido de nitrógeno en 2012. "Aunque no hay datos específicos de Madrid, por primera vez se hace un cálculo por países de la mortalidad prematura atribuible a esta sustancia", comenta Bárcena, de Ecologistas en Acción.

La directiva 2008/50 de la Comisión Europea establece un límite anual de concentración media de dióxido de nitrógeno de 40 microgramos por metro cúbico. En las semanas donde se superó este nivel, el promedio de ingresos hospitalarios urgentes por enfermedades respiratorias en Madrid siempre fue mayor, según la investigación realizada por eldiario.es.

No solo sufren los pulmones

"Los efectos de la contaminación se ven, fundamentalmente, en patologías cardiovasculares y respiratorias", afirma Santurtún. Al margen de su relación con enfermedades respiratorias, la presencia de altas concentraciones de dióxido de nitrógeno también se empieza a vincular con otras patologías. Un estudio realizado en el Hospital Universitaria de Canarias (HUC) en Santa Cruz de Tenerife concluyó que la exposición a dióxido de nitrógeno aumentaba los ingresos hospitalarios por insuficiencia cardiaca y síndrome coronario agudo.

Alberto Domínguez, cardiólogo y autor del estudio, demostró que la polución ambiental es "un factor de riesgo sobre la salud cardiovascular" por primera vez en España. "Hay que tener en cuenta que los contaminantes entran por las vías respiratorias y de ahí pasan a la sangre", explicó a eldiario.es.

Los expertos coinciden en que existen determinados compuestos que producen irritación directa, pero matizan que la contaminación también agrava las enfermedades que ya tiene el paciente. "El problema es que pacientes vulnerables con enfermedades ya diagnosticadas pueden verse perjudicados por la exposición a la polución", explica Santurtún.

Tres de cada cuatro ingresos urgentes (un 75%) por enfermedades respiratorias entre 2006 y 2013 fueron de pacientes de menos de 10 años o de más de 70 años. "Los niños y las personas mayores son los pacientes más vulnerables a esta exposición", afirma la neumóloga Cristina Martínez.


Ingresos hospitalarios por enfermedades respiratorias según edad

Se muestran los datos de los ingresos urgentes por enfermedades respiratorias en el municipio de Madrid entre 2006 y 2013

Fuente: Ministerio de Sanidad

Desde Ecologistas en Acción alertan que no solo hay que tener en cuenta el dióxido de nitrógeno ( NO2) sino el resto de contaminantes que se emiten al mismo tiempo. Juan Bárcena, portavoz de la organización, argumenta que el NO 2 es la regla que marca el nivel del resto de contaminantes. "Por ejemplo, el dióxido de nitrógeno va de la mano de las partículas ultrafinas", explica Santurtún.

Del centro a la periferia: así cambiaron las estaciones

Por sexto año consecutivo, Madrid vulneró los valores límite legales para el dióxido de nitrógeno. El peligro de multa para la capital por sus incumplimientos existe. En los últimos años, sin embargo, se ha ido reduciendo paulatinamente la presencia de dióxido de nitrógeno en la ciudad. Al menos, según los datos oficiales, que cifran una caída de un 40% la concentración media de esta sustancia en el aire madrileño entre 2007 y 2014.

Estos datos, recogidos en el Portal de Datos Abiertos del Ayuntamiento de Madrid, usan la información de las estaciones de control de calidad del aire repartidas por todo el municipio. En total, son 24 las estaciones que miden la concentración de determinados contaminantes. Aunque no siempre han sido las mismas. Por ejemplo, la estación ubicada en el Parque del Retiro fue instalada en 2010.

Entre 2006 y 2009 se dieron de baja 14 estaciones de control y se instalaron 11 nuevas en distintos puntos de la capital. Las nuevas estaciones ayudaron a bajar la media de gases contaminantes en Madrid. Una situación provocada por trasladar las estaciones de control de aire a ubicaciones más "verdes". 



Desde Ecologistas En Acción opinan que esta remodelación de la red "era necesaria" para mejorar el equilibrio entre las estaciones de tráfico y las de fondo urbano. Sin embargo, sí critican la actual distribución y reclaman una mayor proporción de dispositivos de control en zonas de tráfico intenso.

En 2007, había hasta 15 estaciones dentro de la M-30, el centro urbano de Madrid. En 2014 y con la nueva distribución, el número se redujo a 10, según el análisis realizado por eldiario.es. Las estaciones más contaminantes, ubicadas en la Plaza Luca de Tena, la Plaza Doctor Marañón y el Paseo Recoletos, desaparecieron de las mediciones.


¿Dónde están las estaciones de medición en Madrid?

Evolución de la ubicación de los dispositivos de control de calidad del aire en la ciudad de Madrid entre 2006 y 2013

Fuente: Portal de Datos Abiertos de Madrid

Soluciones preventivas para un problema estructural

El 80% de las emisiones de dióxido de nitrógeno proceden del tráfico, según los expertos. Precisamente, hacia los coches se destinan la mayoría de medidas del protocolo del Ayuntamiento cuando se superan los límites horarios de este contaminante. "El problema que veo es que son medidas reactivas, se actúa cuando alcanzamos el pico", explica Santurtún.

"Todo viene porque los trabajos se concentran en el centro y no en el exterior", argumenta Miguel Álvarez, miembro del proyecto Nación Rotonda. Creado por cuatro ingenieros con el objetivo de mostrar los desmanes de la burbuja sobre el territorio, sus análisis sobre movilidad en la ciudad de Madrid triunfan en las redes sociales.



"La mayor parte de los coches vienen desde fuera", afirma Álvarez, que se basa en los datos del "Atlas de la movilidad residencia-trabajo en la Comunidad de Madrid". Asegura que la única manera de resolver esta cuestión es fomentando el transporte público y desincentivando el uso del coche. "La historia no es que movamos coches sino personas", explica. Los expertos coinciden en medidas como el aumento de los carriles VAO, retirada de aparcamientos en el centro o en mejorar las frecuencias de metro.

"La solución pasa por no emitir contaminantes", argumenta la portavoz de la SEPAR, Cristina Martínez. El último Plan de Movilidad de la ciudad de Madrid establecía como objetivo una reducción del uso del coche del 29% en 2014 hasta el 23% en 2020.

Metodología

Para hacer este reportaje, eldiario.es ha analizado los datos diarios de contaminación atmosférica y las altas hospitalarias por enfermedades respiratorias en la Comunidad de Madrid. Se ha analizado comparando el nivel medio semanal de distintos contaminantes con el número de ingresos hospitalarios semanales por enfermedades respiratorias. Se han incluido los grupos de enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, infecciones respiratorias agudas y la neumonía y gripe. Entre estos grupos están incluidas patologías como el asma, la bronquitis o la sinusitis.

Solo se han tenido en cuenta los ingresos urgentes y en los hospitales del municipio de Madrid entre 2006 y 2013 ya que las estaciones de medición se ubican dentro del municipio. En total, se han cruzado dos bases de datos con más de medio millón de registros cada una. Después de consultar a distintos investigadores, el análisis se ha hecho comparando distintos contaminantes (principalmente dióxido de nitrógeno) con el número de ingresos urgentes por esas patologías concretas.

Los resultados de esta investigación tienen puntos en común con la metodología científica aunque en ningún momento tendrán la misma validez ni tampoco es su intención que la tenga.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha