eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

España necesita un partido de extrema derecha

Hoy por hoy vota al Partido Popular la inmensa mayoría de quienes, lo reconozcan o no y lo sepan o no, comulgan con la ideología ultraderechista

Creo que lo mejor que nos puede pasar es que surja y se consolide un partido ultra que aleje al PP del extremo derecho del tablero

51 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Ultras a las puertas de la concentración. Foto: Eduardo Santos (Podemos)

Ultras a las puertas de la reunión de Unidos Podemos en Zaragoza. Foto: Eduardo Santos (Podemos)

La crisis en Catalunya ha puesto sobre la mesa un grave problema político al que hemos dado la espalda durante los últimos 30 años. ¿Por qué España es, prácticamente, el único país de Europa que no cuenta con una partido relevante de ultraderecha? ¿Es porque los españoles somos más tolerantes que los alemanes o los holandeses? ¿Se debe a que el racismo en nuestra nación es residual, al lado de lo que ocurre en naciones como Francia o Reino Unido? ¿Somos, por tanto, los ciudadanos más responsables, más solidarios, más demócratas y más majos de toda la Unión?

Es obvio que la respuesta a todas las preguntas anteriores es no; más bien al contrario. Vivimos en el único país europeo que sigue honrando a genocidas fascistas, impidiendo que los familiares recuperen los cuerpos de las víctimas, permitiendo que se homenajee a quienes secuestraron durante 40 años nuestras libertades, tolerando que siga habiendo calles y plazas en su honor, e incluso justificando que sus líderes estén enterrados en grandes mausoleos como son El Valle de los Caídos o la basílica de La Macarena. Somos también los únicos que seguimos discutiendo si nuestra dictadura fue… una dictadura. Somos los únicos que no incorporamos a los libros de texto de nuestros hijos todos los detalles sobre el comportamiento criminal del régimen fascista que nos tocó sufrir. Y si somos así… si existe un importante sector de españoles que se identifica, en mayor o medida, con un dictador que sembró las cunetas con los cadáveres de miles de demócratas, encerró a las mujeres en las cocinas, alentó el desprecio hacia el extranjero e hizo todo lo que hizo porque le salía de sus santos huevos… ¿cómo es posible que no haya apenas votantes que apoyen a los partidos de extrema derecha?

Todos sabemos la razón. Hoy por hoy vota al Partido Popular la inmensa mayoría de quienes, lo reconozcan o no y lo sepan o no, comulgan con la ideología ultraderechista. Eso no significa, ni mucho menos, que el grueso del electorado del PP sea extrema derecha. El partido que lidera Mariano Rajoy cuenta con un abanico amplísimo de votantes que empieza en el puro centro, pero que no tiene límite por la diestra. Por decirlo más claramente: la mayoría de los votantes del PP no son de ultraderecha, pero la mayoría de la ultraderecha sí vota al PP.

Esta realidad, hasta ahora, ha sido interpretada como una bendición para nuestro país. Analistas y políticos, conservadores y progresistas, han coincidido durante los últimos 25 años en que éramos afortunados por tener un Congreso sin diputados de extrema derecha. No son pocos los artículos y los discursos en los que se ha elogiado la capacidad desplegada por el PP para domesticar a los ultras. Mi opinión y mi análisis ha sido siempre discrepante en este punto. El PP, desde su nacimiento, no ha sido otra cosa que una coalición entre liberales, conservadores moderados, centristas y también ultraderechistas. Hace ya muchos años, por tanto, que no solo tenemos a la extrema derecha en el parlamento, sino que esta condiciona la política que desarrolla el Gobierno de turno. Paradójicamente, a pesar de no tener partido propio, la ultraderecha tiene mucho más peso y más influencia aquí que en ninguna otra nación europea.

Rajoy, como antes hicieron sus antecesores, sabe perfectamente que sus opciones de alcanzar y/o permanecer en el poder, dependen en parte de seguir contando con los votos de los extremistas. Cada vez que el PP se enfrenta a un tema delicado, lo hace teniendo muy en cuenta que no debe hacer nada que espante a sus ultras. Lo hemos visto estos 30 últimos años, entre otras muchas cosas, con su resistencia sistemática a desvincularse del franquismo, su beligerancia contra el matrimonio entre personas del mismo sexo o sus tics xenófobos que se plasmaban en concertinas, expulsiones en caliente o negativas a cumplir con el cupo de acogida de refugiados marcado por la Unión Europea.

Lo peor de todo, es que esta estrategia de los populares ha contribuido a normalizar a la ultraderecha. Buscando sus votos, los dirigentes del PP han dado y dan el mismo valor a sus millones de electores demócratas que a cientos de miles de ciudadanos que les siguen votando porque no tienen a mano una Marine Le Pen. Los dirigentes del PP hacen que se confunda lo conservador con lo ultra, lo legítimo con lo ilegítimo. Si es el Gobierno el que homenajea a la División Azul, el que defiende que el dictador siga en El Valle de los Caídos, ¿cómo vamos a calificar de ultras a quienes lucen una esvástica o a los que acuden, con sus camisas azules, a cantar el Cara al Sol frente a la lápida de Franco? 

Este gravísimo problema se ha puesto ahora más en evidencia por culpa de (o gracias a) Catalunya. Los ultraderechistas se han manifestado con sus banderas franquistas y sus saludos romanos junto a miles y miles de demócratas que, en ningún momento, les han afeado su conducta. Una multitud ha aclamado en Zaragoza al orador que pasaba por allí y que no era otro que el líder de la Falange. Este partido fascista ha recibido las felicitaciones y la gratitud de varios cargos públicos del PP, entre ellos la alcaldesa popular de Archena. En Valencia y otras ciudades, a multitud de ciudadanos de a pie no les importó unirse a chavales con la cabeza rapada para insultar y agredir a quienes reclamaban que se abriera la vía del diálogo con la Generalitat. En definitiva, la legítima defensa del orden constitucional frente a los independentistas derivó demasiadas veces en discursos, actitudes y actos que recordaban a épocas pretéritas y que han impregnado incluso a parte de la Policía y de la Guardia Civil. Sin duda el símbolo de todos estos acontecimientos lo encontramos en, nada menos, que un Delegado del Gobierno al que se le puso voz de Generalísimo cuando declaró que los secesionistas «han despertado al toro español». Gobierno, Generalísimo y toro español… está todo dicho.

En cualquier caso, no le faltaba parte de razón al señor Delegado, aunque para ser más precisos deberíamos decir que el toro siempre ha estado despierto como lo ha estado desde 1945 en Francia o en Alemania. La diferencia es que en aquellos países, aunque engorda, permanece acorralado por el resto de los animales políticos. La derecha de Angela Merkel y de Macron, como antes la de Helmut Kohl o Jacques Chirac, se reconoce y declara abiertamente antifascista. En ambos países, como ocurre también en otras naciones europeas, todas las formaciones políticas tejen un cordón sanitario que aísla a los representantes políticos de las formaciones ultras y les impide acceder al poder e influir en la política que desarrollan las diferentes instituciones.

Yo prefiero esa fórmula en la que los votos de los ultraderechistas no se suman a los de los conservadores moderados y democráticos. Yo prefiero dirigentes como Angela Merkel que, en lugar de caer en la xenofobia o la ambigüedad para mantener unos cientos de miles de votos, se dedican a hacer pedagogía sobre la llegada de refugiados. Yo prefiero una derecha como la francesa que ve en el Frente Nacional la mayor amenaza para la supervivencia de la República y de la democracia. ¿Podemos aspirar a ello?

No contamos con ningún indicio que apunte a que el PP vaya a dar ese paso y se atreva a soltar ese pesado lastre que supone satisfacer, aunque sea mínimamente, los deseos de homófobos, racistas, machistas y franquistas en general. Confieso, además, que fui un ingenuo cuando surgió Ciudadanos porque pensé que el partido naranja intentaría ocupar el espacio electoral de centro y de centro derecha que no se siente completamente cómodo con el PP de la FAES, de la Gürtel y de La Razón. Rivera y los suyos, sin embargo, ya han demostrado con creces que quieren jugar a lo mismo y que no dudarán en adelantar a Rajoy por la derecha si la maniobra les sirve para arañar un buen puñado de votos.  Lamentablemente, Ciudadanos tampoco parece tener límite por la diestra.

Es por todo eso por lo que deseo que nuestro país tenga un partido que aglutine todo el voto y solo el voto de la extrema derecha. Es duro decirlo, pero es así. Obviamente, lo que en realidad me gustaría es que no hubiera ciudadanos que se sintieran atraídos por la simplona y peligrosísima dialéctica ultra; me gustaría tanto como que no hubiera hambre en el mundo o que no se desencadenara ni una sola guerra más en el planeta. De momento, y me temo que durante mucho tiempo, esos tres objetivos no dejan de ser una quimera. Por ello creo que lo mejor que nos puede pasar es que surja y se consolide un partido ultra que aleje al PP del extremo derecho del tablero. Un partido ultra para evitar que los ultras sigan influyendo decisivamente en el presente y en el futuro de España.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha