eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Más Estado

Frente al auge de la extrema derecha y los gobiernos populistas, hay una creciente contestación social al aumento de las desigualdades y el retroceso en los derechos civiles

El clima de malestar generalizado solo puede afrontarse con un mayor peso del Estado que compense a los perdedores de la crisis

Las pensiones, la sanidad, la educación y la vivienda no tienen solución sin un aumento de los recursos públicos

.

Un cartel denuncia la especulación inmobiliaria en el barrio madrileño de Malasaña. #stopm2deoro

Alexandria Ocasio-Cortez se ha convertido en la congresista más joven de la historia de Estados Unidos. Pero el éxito de esta mujer neoyorquina no deriva de su juventud, 29 años, sino de las ideas medioambientales y de justicia social que pregona. Ocasio- Cortez defiende aplicar un tipo fiscal máximo del 70% para las rentas más elevadas y recabar así fondos para luchar contra el cambio climático. La congresista latina ha recordado que en Estados Unidos ya se aplicaron tipos fiscales máximos del 91% en la década de 1950. Y ha precisado que actualmente Suecia aplica tipos del 70% a los asalariados que obtienen ingresos superiores a los 98.000 dólares anuales.

Al mismo tiempo, la veterana senadora demócrata Elisabeth Warren ha anunciado su precandidatura a las elecciones presidenciales. Warren se ha caracterizado por la defensa de la clase media y una crítica incisiva a la desregulación financiera de un Gobierno que considera cautivo de los ricos y los poderosos. Por su parte, la demócrata Nancy Pelosi, comprometida defensora de los emigrantes en la América de Trump, revalidó la presidencia de la Cámara de Representantes con una victoria sin precedentes desde hace varias décadas.

En Estados Unidos ha vuelto a crecer la esperanza, esta vez de la mano de las mujeres, sin olvidar al veterano defensor de los trabajadores y senador demócrata Bernie Sanders. Frente al dominio actual de las políticas de extrema derecha y gobiernos populistas en Estados Unidos, Brasil, Hungría o Polonia, hay una creciente contestación social ante el insoportable aumento de las desigualdades y el retroceso en los derechos civiles. Las movilizaciones registradas en Francia promovidas por los llamados chalecos amarillos son un claro reflejo del malestar existente por el empobrecimiento de amplios sectores sociales.

Oxfam Intermón ha confirmado con cifras la percepción de empobrecimiento general y aumento generalizado de las desigualdades. La fortuna de los multimillonarios del mundo aumentó el 12% en el último año, mientras que la riqueza de la mitad más pobre se redujo el 11%. El poder de las multinacionales y los paraísos fiscales frente a los Estados es una de las principales causas del aumento de la pobreza en los países menos desarrollados. Según Oxfam Intermón, los países pobres pierden 170.000 millones de dólares anuales en ingresos fiscales cada año por la evasión de las grandes empresas y fortunas que son necesarios para los servicios públicos básicos. Esta cifra significa más del doble de la ayuda oficial al desarrollo de la Unión Europea, que en 2016 aportó 75.500 millones de dólares, según la OCDE.

En España, la crisis ha significado un fuerte aumento del desempleo, que a pesar de los cinco años de crecimiento económico todavía se mantiene en 3.304.300 parados, un millón más que antes de la crisis. El deterioro económico de la última década ha arrinconado a más de una cuarta parte de la población, el 26,7% en situación de exclusión social, según Eurostat. Esto significa que durante los últimos diez años el número de personas en riesgo de pobreza ha aumentado en 1.450.000 personas, hasta alcanzar los 12,2 millones.

La pobreza tiene un grave impacto sobre la salud. La diferencia en la esperanza de vida de las personas de los barrios más ricos y más pobres de ciudades como Barcelona llega a los 11 años y a los 7 años en Madrid. La marginación social se ha agudizado especialmente en España por la pérdida de la vivienda de muchas familias. Numerosos propietarios de edificios han vendido inmuebles enteros a empresas de inversión inmobiliaria conocidas como socimis y a inversores internacionales que después no han renovado los contratos de alquiler. Miles de personas han sido desalojadas de sus casas sin poder acceder a otros pisos debido a la imposibilidad de encontrar habitación por el encarecimiento de los alquileres y la dureza de las condiciones establecidas en los contratos.

Alquileres sociales

Los bancos españoles, por su parte, han vendido masivamente a fondos internacionales importantes paquetes de activos inmobiliarios, por una cuantía de unos 130.000 millones en los últimos dos años, con descuentos de hasta el 60% de su valor de adquisición. Esas operaciones, incentivadas por las autoridades priorizando el saneamiento bancario a consideraciones de tipo social, ha dejado en una situación de indefensión a muchos inquilinos que no pueden negociar con los nuevos dueños. Algunas entidades, como BBVA, Sabadell y La Caixa, han empezado a negociar con los afectados el establecimiento de alquileres sociales, tratando de restaurar su reputación hundida por el cúmulo de malas prácticas realizadas durante los últimos años.

Los residentes en viviendas de alquiler han sufrido un último revés por la incapacidad de la izquierda para aprobar un nuevo decreto ley que elevaba de tres a cinco años la duración de los contratos. Podemos votó en contra porque la nueva norma no facultaba a ayuntamientos y comunidades autónomas a limitar la subida de los alquileres que habían pactado con el PSOE.

La pérdida de la vivienda ha provocado un fuerte aumento de las ocupaciones, la mayoría por parte de personas necesitadas. En Cataluña, el delito de usurpación (ocupación de inmuebles) ha pasado de 754 casos en 2006 a 5.773 en 2015, según el informe ¡La vivienda para quien la habita!, de la Obra Social de la PAH, que utiliza datos de la fiscalía.

El clima de malestar generalizado solo puede ser afrontado con un mayor peso del Estado que refuerce los servicios públicos para compensar a los perdedores de la crisis y su capacidad regulatoria. Ni las pensiones, la sanidad, la educación y la vivienda tienen solución sin más recursos públicos. Tampoco se eliminarán las malas prácticas financieras sin más poder de los Estados y los organismos supranacionales. Está claro que hacen falta otros gobiernos.

[Este es el editorial del número 66 de la revista Alternativas Económicas, a la venta en quioscos y librerías. Ayúdanos a sostener este proyecto de periodismo independiente con una suscripción]

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha