eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Ni un paso atrás: Ochos de marzo, elecciones, y derechos

Este viernes 8 de marzo muchas mujeres saldremos a la calle, una vez más, para reivindicar y recordar que nada ni nadie puede jugar con nuestros derechos. Es un día es algo que llevamos “celebrando” más de un siglo, desde 1911, aunque Naciones Unidas no lo reconociera hasta 1975. Es cierto que todos los días deberían ser el Día de los derechos de las Mujeres – lo digo para aquellos que critican que las mujeres tengamos que montar un sarao justo este día – y sí, señores,  las mujeres somos plenamente conscientes de ello, y así lo reivindicamos cada día.

Manifestación en Bilbao el Día de la Mujer 2018 / REUTERS/Vincent West TPX IMAGES OF THE DAY

Manifestación en Bilbao el Día de la Mujer 2018 / REUTERS/Vincent West TPX IMAGES OF THE DAY


Pero también nos hemos ganado el derecho a que el 8 de marzo de cada año, podamos gritar fuerte que no consentiremos que nadie, y especialmente ningún ideario político nos quite lo conquistado. También será el momento de reivindicar y exigir que se reconozca y se apoye desde todas las instituciones del Estado todo lo que aún queda por conseguir.

No nos engañemos, la lucha por el reconocimiento, y de manera más importante, por el ejercicio efectivo de los derechos humanos de las mujeres no ha sido, ni es, nada fácil.   Las mujeres han tenido – y tenemos- que enfrentar mil resistencias, pero a pesar de ello, poco a poco, la lucha de muchas se ha transformado en normativa internacional y nacional, en políticas públicas que contribuyen a cambios de actitudes y de formas de pensar. Lamentablemente, esta conquista no ha tenido el mismo alcance en todos los países, y el 8 de marzo debe ser el día en el que todas podamos dar voz a las que todavía luchan en sus respectivos países por tenerla.

Si echamos la vista atrás, en España las mujeres y el feminismo han conseguido mucho, muchísimo, aunque la conquista de derechos ha tenido un alcance desigual. Mi hija de 12 años me dice que no puede ser verdad cuando le cuento que en España es relativamente reciente el derecho a voto de las mujeres, o que su abuela tuviera que contar con el consentimiento de su marido para poder abrir una cuenta bancaria. Y lo cierto es que no ha pasado tanto tiempo. Solo hay que remontarse a 40 años atrás para esto último.  

Protesta en Sol, Madrid // AP Photo/Francisco Seco

Protesta en Sol, Madrid // AP Photo/Francisco Seco

Sin embargo, mi hija sabe que no exagero cuando le digo que, a día de hoy, no puedo asegurarle ni protegerla de una vida sin ningún tipo de violencia sexual, laboral o de otro tipo. Una violencia sustentada únicamente en el hecho de ser mujer. No puedo negarle que tendrá que enfrentarse a muchas barreras, la gran mayoría amparadas por los estereotipos patriarcales que nuestra sociedad utiliza contra las mujeres. Aún no, es una conquista que todavía tenemos que alcanzar.

Por eso, y como hago todos los días, pero especialmente aprovechando toda la energía que produciremos el próximo 8 de marzo, y frente a las voces que se empeñan a cuestionar los derechos humanos de las mujeres, le diré a mi hija que ella también tiene y es parte de la lucha feminista, en la que cada vez debemos invitar a sumarse a más hombres, jóvenes, niños y mayores, para alcanzar una sociedad realmente igualitaria y acallar a todos aquellos que la cuestionan. Este 8 de marzo es momento para que ni mi hija, ni ninguna mujer, joven, niña, adulta, sienta amenazados los derechos conquistados hasta ahora, frutos del esfuerzo de muchas.  

Este 8 de marzo es para mí además especialmente importante, porque coincide en cercanía con otro hecho importante, la celebración de varios comicios a nivel estatal, local, autonómico y europeo. Unas elecciones ante las que tenemos que recordar que las mujeres tenemos derecho que todas las instituciones públicas – y especialmente nuestros representantes políticos- nos garanticen una vida plena, libre de violencias tanto en la ley como en la práctica. Ninguna ley tiene eficacia si no hay una clara voluntad de aplicarla por aquellos y aquellas con responsabilidad directa sobre las disposiciones de la misma.  No nos olvidemos de ello.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha