Gibraltar acepta que España vigile con Frontex las fronteras Schengen

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, en una fotografía de archivo. EFE/A.Carrasco Ragel

Fabian Picardo, ministro principal de Gibraltar, declaró el lunes ante el Parlamento de Gibraltar que existen grandes posibilidades de lograr un acuerdo en torno al Tratado que deberá concretar las relaciones del Peñón con el territorio comunitario tras el Acuerdo de Retirada de Gran Bretaña de la Unión Europea: “Estamos a un paso de un tratado histórico”, proclamó.

Gibraltar obtiene nuevo tiempo muerto a un año del acuerdo de Nochevieja

Gibraltar obtiene nuevo tiempo muerto a un año del acuerdo de Nochevieja

La próxima ronda de negociaciones (la novena) entre ambas partes tendrá lugar en junio y está prevista otra más, pero el tono de sus palabras reflejaba tanta contención como optimismo en una solución negociada que refleje el espíritu del Acuerdo de Nochevieja. Todo ello si la crisis entre Londres y Bruselas por el protocolo de Irlanda del Norte no frustra las expectativas en esta frontera sur, “dos negociaciones diferentes”, según Picardo.

Uno de los mayores escollos que venían entorpeciendo la solución final parece superado, ya que el Gobierno gibraltareño parece aceptar que los cuerpos y fuerzas de seguridad españoles asuman el control de las fronteras Schengen en el puerto y en el aeropuerto de Gibraltar, dentro de la zona de control del Reino Unido. Eso sí, bajo el paraguas de la agencia Frontex. Hasta ahora, se venía especulando con que la presencia policial correspondiera, durante el primer cuatrienio de vigencia del Tratado, a la policía de cualquier otro Estado miembro, para ahuyentar suspicacias en materia de soberanía: “España es el Estado miembro vecino y, hoy en día, ya es responsable de los controles de Schengen cuando las personas tratan de entrar en Schengen a través de Gibraltar en la frontera entre Gibraltar y España en La Línea”, reconoció Picardo en su comparecencia parlamentaria.

Cuestiones clave

“Por lo tanto, acordamos en el Acuerdo de Nochevieja, que ya debatimos en esta Cámara, que España tendrá la responsabilidad de los controles de Schengen cuando las personas entren en Schengen a través de los puntos de entrada en Gibraltar. Al menos durante los primeros cuatro años, llevará a cabo esos controles con la ayuda de Frontex. La cuestión, sin embargo, es cómo hacerlo de forma segura y aceptable para Gibraltar, el Reino Unido, España y la UE desde el primer día”.

Picardo es consciente, aún así, de las dificultades que entraña dicha solución: “Por supuesto, tenemos que lidiar con los muchos años de disputas y restricciones, etc., mientras evaluamos las posiciones de cada uno. El lugar y la forma de realizar los controles de Schengen ha sido una cuestión clave durante toda la negociación. Eso significa trabajar para acordar en detalle dónde se ubicará al personal pertinente, qué hará y a quién se lo hará. Por ello, hemos tenido que determinar qué hará cada organismo pertinente al realizar dichos controles”.

La desaparición de la Verja

Si existe un sacrificio simbólico para Gibraltar, esa circunstancia se subsanará en el día a día con la desaparición, en la práctica, de la Verja que separa al Peñón de la comarca circunvecina: “La clave, sin embargo, es que no habrá tales controles en la frontera entre nosotros y España. Es decir, que donde se realizan actualmente los controles, no los habrá –anunció Picardo--. Con ello se acabarán para siempre, al menos durante el periodo de aplicación del Tratado, las colas y los controles fronterizos tal y como los conocemos hoy”.

“Por supuesto, también queremos que estas cuestiones no creen cargas adicionales innecesarias para los pasajeros que llegan al aeropuerto y al puerto de Gibraltar. Así que estamos trabajando muy duro para conseguirlo. Una vez más, no se puede subestimar la complejidad de la negociación. Pero tampoco hay que infravalorar los frutos y beneficios potenciales de la misma para esta comunidad”.

El mantra del área de prosperidad común sigue siendo esencial en esta negociación tan prolongada: “Al buscar la movilidad de bienes y personas estamos buscando, en efecto, hacernos un hueco en la infraestructura de la UE que no puede amenazar de ninguna manera la integridad del mercado único o la seguridad del espacio Schengen. Eso es evidente”.

La negociación

La oposición conservadora de Gibraltar Social Democrats, de Keith Azopardi, y de la progresista Gibraltar Together, de Marcelle Nahon Hassan, no hizo demasiada sangre con este asunto y se limitó a descartar que hubiera patrullas conjuntas en lo que se consideran aguas de jurisdicción británicas en torno al Peñón.

Picardo no sólo agradeció a Whitehall y al gobernador británico en la Roca, David Steel, el masivo apoyo administrativo a la delegación gibraltareña en las negociaciones, con el fiscal Michael Llamas a la cabeza, sino también hacia la parte comunitaria y, especialmente, a los negociadores españoles: “Podríamos tener los mejores negociadores de nuestro lado, pero si la UE o España tuvieran los peores, no avanzaríamos. Tenemos la suerte de contar con un gran equipo de la Comisión Europea al otro lado de la mesa. Clara Martínez Alberola dirige un equipo comprometido con el que disfrutamos trabajando, incluso cuando inevitablemente no estamos de acuerdo en las muchas formas de decir o hacer lo mismo.  Al fin y al cabo, en eso consiste una negociación de buena fe. Quiero agradecer a los negociadores de la UE que hayan tenido la paciencia de entender de nosotros las cosas que hacen que Gibraltar sea diferente a la mayoría de los lugares”, agradeció Picardo. 

“Por supuesto, nada está acordado hasta que todo está acordado y en este momento aún no podemos decir que hayamos acordado ningún texto. Simplemente estamos afinando los principios al detalle”, concretó tras los progresos logrados la pasada semana en Londres, “que han sido satisfactorios para todos nosotros en esta fase”.

Ante el Parlamento de Gibraltar, Picardo mantuvo una cierta discreción en el contenido último de las negociaciones: “Lo que no podemos hacer es negociar en público. Si lo hacemos, aunque podamos satisfacer mucha curiosidad, tampoco conseguiremos llegar a un acuerdo definitivo en ningún ámbito. Así que siento decir que no podemos decir más. No podemos entrar en más detalles porque queremos dar la oportunidad de finalizar este acuerdo de la mejor manera posible”. Eso sí, se comprometió nuevamente, a llevar el borrador del acuerdo ante dicha Cámara, antes de su resolución final.

“El futuro de Gibraltar es británico”

Todo ello sin sobrepasar las líneas rojas en materia de soberanía que la pasada semana Sir Joe Bossano, ex ministro principal de Gibraltar, revalidaba en Santa Lucía, durante la reunión del Comité de los 24 de Naciones Unidas, en donde volvió a apostar por ejercer el derecho a la autodeterminación: “La descolonización –aseguró Bossano—no va de bienes raíces sino de personas”.

Y Picardo lo repitió el lunes en el Parlamento gibraltareño: “El futuro de Gibraltar es exclusivamente británico. Nada en las negociaciones ha puesto esto en duda ni ha cuestionado ninguno de los principios básicos de la soberanía británica sobre Gibraltar.  Y no se nos está pidiendo nada que pueda poner en entredicho ese objetivo nuestro. Como dijo el exsecretario de Estado español para Europa, Mario Aguiriano, los negociadores españoles saben que, si plantean la cuestión de la soberanía de Gibraltar, el Reino Unido y Gibraltar simplemente abandonarán la sala de negociaciones. No hemos cerrado nuestras carpetas ni nos hemos levantado de la mesa porque no se ha planteado ni se nos ha pedido tal cosa”, comentó.

La discreción presumiblemente ha obligado a Fabian Picardo a no asistir a un seminario sobre el Brexit que la Universidad de Cádiz inicia este miércoles en Algeciras, en un foro donde hace años el ministro principal de Gibraltar sufrió un violento escrache por parte de la ultraderecha. Su ausencia en dicho encuentro, donde no estuvo nunca segura su participación, obedece más bien a los silencios que aún debe guardar respecto a la negociación en curso y que también justifican la ausencia de representantes españoles presentes en las conversaciones entre Londres y Bruselas.

Claridad en la información

Mientras el Grupo Transfronterizo –que reúne a sindicatos, empresarios y agentes sociales de un lado y de otro de la Verja—parece nuevamente esperanzado con el curso de los acontecimientos, pero exige celeridad en los acuerdo. El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, a la sazón senador del Partido Popular, ha mostrado su indignación “ante la falta de información y transparencia en la manera en la que se está llevando a cabo las negociaciones de la salida de Reino Unido de la Unión Europea o conocido como Brexit sin contar con los intereses de los municipios de la comarca del Campo de Gibraltar”.

En este sentido, el primer edil ha explicado que “nos estamos jugando mucho, el futuro de una tierra que a lo largo de la historia ha sufrido y necesita de inversiones, atención y futuro”. Por eso, ha vuelto a pedir que “deje de llegar información a la Comarca por la prensa y agencias de noticias y se nos tenga en cuenta ya que el futuro de esta tierra está ahora mismo decidiéndose en los despachos de Madrid y Londres”.

De la misma forma, Landaluce reclama al Gobierno central “claridad en la información y decisión en la defensa de los intereses de la comarca del Campo de Gibraltar, puerta a entrada a la Unión Europea y pieza clave en el nodo logístico-portuario del sur de Europa”. “Es imprescindible que haya un marco jurídico que regule las relaciones personales y económicas, y por supuesto que no afecte a las respectivas posiciones sobre la soberanía. Tiene que quedar bien claro que España sigue reclamando la soberanía de territorio sobre la colonia” añadió el edil en un comunicado público difundido hoy.

Finalmente, el regidor ha reclamado medidas para proteger los intereses de los trabajadores transfronterizos que son “padres y madres de familias que día tras día cruzan la verja para velar y trabajar por su futuro, y como representantes públicos es nuestro deber trabajar con diálogo por esta vía”. Asimismo, no ha pasado por alto que se cumpla con el Plan Especial para el Campo de Gibraltar que fue aprobado en 2018, con el objetivo que lleguen a nuestra comarca las inversiones previstas y, que con ello permita, en parte, paliar los efectos negativos del Brexit. El PSOE, por su parte, reprocha al Partido Popular que lo que no se han cumplido son las medidas acordadas por la Junta de Andalucía, para el Campo de Gibraltar, a fin de hacer frente al Brexit.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats