La portada de mañana
Acceder
Prohibición de fumar, más restricciones sociales y cribados: las comunidades buscan más medidas ante el aumento de contagios
Juan Carlos I, un capitán general del Ejército en paradero desconocido
Las irregularidades en la contratación de temporeros mediante intermediarios dificultan el control de la COVID-19

Paloma Bravo, autora de 'Las Incorrectas': "La teoría del libro es que las mujeres somos mejores juntas"

Paloma Bravo, autora de 'Las Incorrectas'

Carmen Pérez Acal

"Siempre acabo escribiendo sobre lo que necesito leer". Es una de las frases que aparecen en el blog personal de la escritora Paloma Bravo, autora de Las Incorrectas ((publicada por Espasa) , una novela que reivindica la amistad entre mujeres.

Paloma Bravo es periodista y escritora. Vive en Madrid con su hija, su perra y, como dice en la biografía de su último libro, con un koala. Ha publicado varios títulos como Los cuentos del koala (Beascoa, 2014), La piel de Mica (Plaza & Janés, 2013) o La novia de Papá (Plaza & Janés, 2010), esta última adaptada, además, al teatro. Ha tenido un blog en El País y colabora con Infolibre.

Su última novela, Las incorrectas, es un alegato a la amistad entre varias mujeres imperfectas con diferentes profesiones y circunstancias personales que se unen para hacer más llevadero su día a día.

Sentada en una cafetería, con calma y una sonrisa, Paloma Bravo cuenta que, para ella, lo que le parece más valioso de esta novela es que está todo contado desde el humor. "Parece pretencioso, pero es una novela que da buen rollo y me gustaría reivindicar eso: las novelas con las que te dan ganas de vivir y de vivir mejor y siendo más fiel a ti mismo". Bravo, fiel defensora del feminismo, considera que existen muchas maneras de hacerle entender a las personas lo necesario de llegar a la igualdad entre hombres y mujeres.  Y su novela puede ser un buen punto de partida. 

Hace alusión a otras obras, como Ana Karenina, que hablan de mujeres pero que están escritas por hombres. "Yo no quiero contarle a ellos porque yo no soy un hombre, yo no me puedo poner en la piel de un hombre y tampoco quiero contar a todas las mujeres porque no soy capaz. Yo quiero contar a éstas en concreto".

¿Cuál fue el punto de partida de esta historia? ¿Qué le dio la idea para crearla?

Hay dos puntos de partida. El primero fue cuando llevé a mi hija a un club de fútbol, y era la única chica. Pero eso fue solo un detonante porque el libro no es autobiográfico. El segundo, que es el importante, es que yo quería hacer un homenaje a la amistad entre mujeres y esta es, sobre todo, una historia de amistad. Muy divertida, muy peleona, pero sobre todo una historia de amistad.

¿En qué o quiénes  se inspiró para ir creando los diferentes perfiles de mujeres que aparecen en el libro?

No me inspiré en nada concreto ni en nadie que conociera; conscientemente desde luego, no.  Sí que quise visualizarlas. O sea, yo mentalmente sabía cómo eran desde el punto de vista físico. Tenía una foto mental de ellas, pero una foto puramente física y a partir de ahí sí les puse una profesión porque me parecía súper importante que se definieran por su profesión o por su ambición profesional, por lo que querían hacer profesionalmente y no por el hombre con el que estaban o dejaban de estar. Luego ellas fueron creciendo, contándose, desarrollándose cada una a su manera.

¿Por qué Las Incorrectas?Las Incorrectas

Quería un título que fuera en plural. Es una historia de amistad y, además, la teoría del libro es que las mujeres somos mejores juntas por eso quería que fuera en plural e incorrectas es porque estamos todo el rato con la tiranía de cómo tenemos que vestirnos, cómo tenemos que ser profesionalmente, cómo tenemos que ser madres y me parecía que había que decir basta ya. Que cada uno, sin hacer daño a nadie, lo haga a su manera. Lo primero que tenemos que ser es libres y coherentes con nosotras mismas.

¿Cuándo tiempo le ha llevado escribir la novela? (Desde que tuvo la idea hasta que escribió la última palabra)

Casi tres años. Pero también piensa que yo no tengo tiempo, que escribo muy poquito. Fines de semana sueltos. En este proceso de tres años ha habido muchas cosas que habría cambiado. Siempre hay un punto, cuando estás escribiendo, en el que te dan ganas de tirarlo todo a la basura y decir no voy bien, hasta que vuelves a conectar con los personajes, con el libro. Tal y como está ahora yo no cambiaría nada, no porque sea perfecto sino porque así está ya bien. Ya, de lo que tengo ganas es de que salga, de que lo lea la gente y de que te lo devuelvan porque el libro cambia según quién lo lee.

De todos los personajes, ¿hay alguno al que le tenga un cariño especial?

Yo quiero mucho a Eva y a Manu porque son quienes empiezan toda la historia; y luego le tengo cariño también a Elsa, que es la niña psicópata porque me parece que, dentro de que es una niña mala, tiene mucha personalidad.

¿Qué le diría a una persona que está en un punto de absoluta incertidumbre laboral y no sabe cómo puede desarrollarse? Y, ¿qué le diría si esa persona es, además, mujer?

Dos cosas. Que se dé tiempo y que sea fiel a él o a ella misma porque uno nota en el estómago lo que es para él y lo que no y ahora que no hay trabajos seguros a veces el dejarte convencer por un buen sueldo con algo que no te llena, no necesariamente compensa. Hay que intentar trabajar en lo que te gusta aunque ganes menos dinero, aunque tengas más inseguridad… Hay que intentar trabajar en lo que te gusta y en lo que te hace feliz. Y en el caso de las mujeres, tenéis que intentar marcar distancias. No aceptar comportamientos misóginos que cuando eres joven muchas veces mezclan lo que te dicen. No sabes muy bien si te lo dicen por joven o por mujer. Si te lo están diciendo porque te falta experiencia, bien, porque te falta. Pero si te lo están diciendo porque eres mujer y es despectivo, hay que pararlo.

Hay un momento de su vida en el que cae en una depresión pero sale. ¿Qué le podría decir a alguien que esté pasando por algo parecido?

Lo primero que debemos hacer es llamar a las cosas por su nombre. Hay una diferencia entre la tristeza y la depresión y si tienes una depresión hay que pedir ayuda. Hay que reconocerla, pedir ayuda, seguir pidiéndola y no tener miedo a la palabra porque es una enfermedad. Igual que cuando uno tiene cáncer va al médico, cuando tiene depresión también tiene que ir a buscar ayuda profesional y no avergonzarse.

En este punto histórico en el que nos encontramos, ¿qué piensa del feminismo y qué cree que puede aportar su novela al movimiento feminista?

Aportar al movimiento feminista es mucho decir. Yo creo que el feminismo es necesario, que todavía la igualdad real no está conseguida. Me gusta mucho una expresión que dice una amiga mía, que habla del feminismo practicante. Yo creo que el feminismo, igual que el movimiento, se muestra andando. Las teorías son estupendas, nos las podemos tirar a la cara, insultarnos lo que queramos pero la igualdad se consigue abriendo espacios, ejerciéndola y exigiéndola, que es muy importante. Y yo creo que mi novela puede aportar, más que al movimiento feminista, que no lo sé, sí que creo que puede aportar mucho a las mujeres entendiendo que hay muchas formas de ser feminista, que el feminismo es en plural pero todas defienden lo mismo. Y vuelvo a lo de antes: la igualdad. La igualdad no se consigue tampoco sin los hombres.

Los hombres de mi novela ayudan bastante. Son hombres buenos que acompañan y ayudan bastante, lo que pasa es que la relación de amistad es entre las mujeres. Pero no son hombres contrarios a las mujeres ni contrarios al feminismo. En general, son hombres estupendos.

Etiquetas
Publicado el
25 de junio de 2019 - 21:25 h

Descubre nuestras apps

stats