ENTREVISTA Líder de Podemos Andalucía

Martina Velarde: "Tener voz en Madrid para decir a todo que no, ¿qué utilidad tiene para Andalucía?"

Martina Velarde, líder de Podemos Andalucía, en una céntrica calle de Sevilla, el pasado jueves.

Martina Velarde (Rota, Cádiz; 1979) fue elegida para liderar Podemos Andalucía el pasado junio, para sustituir a Teresa Rodríguez, que ostentó el cargo durante casi seis años, desde el nacimiento de la formación. Se subió a un tren en marcha, auspiciada por Pablo Iglesias, sin ser muy consciente de que circulaba a toda velocidad para chocar con otro tren. El grupo parlamentario Adelante Andalucía estaba sumido en una severa crisis interna. A los dos meses, Velarde decidió expulsar a Rodríguez y a otros ocho diputados acusándolos de tránsfugas, provocando la implosión de su formación política, que ha pasado de 17 diputados a seis. Las divisiones endémicas de la izquierda son lo que más odiaba antes de entrar en política, y ahora su mayor reto es "superar esta crisis y reconstruir la unidad" antes de las elecciones andaluzas de 2022.

Acaban de cumplirse dos años del primer Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos, ¿qué balance hace del cambio de ciclo?

Nefasto. Ha habido un cambio a peor respecto al último Gobierno de Susana Díaz. Juanma Moreno Bonilla quiere ser Feijóo, pero en realidad es el Ayuso andaluz. Aquí, PP y Ciudadanos tienen un pacto con la ultraderecha. No se puede uno levantar demócrata y por la tarde pactar con neofascistas. Ha habido una merma de derechos y se han dado muchos pasos atrás con debates sobre igualdad de género, memoria histórica, el pin parental…

Vox irrumpió hace dos años en las instituciones a través del Parlamento andaluz. Entonces se atribuyó, en parte, al cabreo de una parte de la sociedad, pero hoy es la formación que más crece según las encuestas. ¿A qué lo atribuye?

Ese descontento ciudadano es comprensible, no se le puede echar la culpa a la gente de este cambio de ciclo político. Vox entra por Andalucía, sigue en Murcia y Madrid, por cierto hartazgo, pero también por un movimiento neofascista en todo el mundo. Es fascismo puro y duro. Puede que fuera un voto de castigo, pero no creo que España sea un país fascista. No hay que olvidar que Vox ha tenido esa fuerza en Andalucía porque Susana Díaz cambió las políticas de Gobierno con IU a otras con Ciudadanos. Ahí hubo un cambio de paradigma que permitió la entrada a la derecha.

Vox ha tenido fuerza en Andalucía porque Susana Díaz cambió un Gobierno con IU por otro con Ciudadanos, y ahí hubo un cambio de paradigma

¿Cómo ve el estado de salud de la izquierda andaluza tras dos años de Gobierno de PP y Cs?

Las cosas que están haciendo son graves, creo que por el talante moderado de Moreno Bonilla pasan desapercibidas, pero son crueles para nuestra tierra. Las políticas de Andalucía están en manos de neofascistas y creo que la oposición que estamos haciendo desde la izquierda no es suficiente, tendríamos que ser más firmes. Ahora bien, si la izquierda no está unida y no se configura como alternativa a las derechas, continuará la desafección hacia nosotros. Y es comprensible. Antes de entrar en política, una de las cosas que peor llevaba como votante era la desunión de la izquierda. Entiendo la sensación y, por la parte que nos toca, pedimos perdón a los votantes que confiaron en nosotros y están sufriendo esa desafección al ver nuestras divisiones, cuando lo importante es el bien común de Andalucía.

Para dirimir sus diferencias internas en Adelante Andalucía, ¿no había una solución alternativa a dinamitar el grupo parlamentario, que ha pasado de 17 diputados a seis? [9 expulsados y dos críticos enfrentados a la nueva dirección]

Por supuesto que la había. Esto se lo he dicho en privado a Teresa Rodríguez y al resto de formaciones que forman parte de la confluencia. Si Adelante Andalucía era la casa de todos, todos debíamos tener una llave. La marca electoral no podía estar en manos exclusivas de una parte. Nada más entrar como coordinadora regional de Podemos, recibo un manifiesto de 800 cargos pidiéndonos que por favor se corrijan las anomalías democráticas de la confluencia por parte de Anticapitalistas. Se lo dije. Escribí mil veces a Teresa.

El registro de Adelante como partido es anterior al vídeo del abrazo entre Pablo Iglesias y Rodríguez con el que anunciaron un divorcio amistoso…

Sí, pero es que luego pasaron muchas cosas más. Esas personas que entran en las instituciones por Podemos, les vota la militancia de Podemos, y luego montan un partido nuevo, Anticapitalistas, dos días después de dejar la dirección de Podemos. Luego nos cierran el acceso a nuestras redes sociales y durante la baja maternal de Tere, cambian la cuenta bancaria donde estaba el dinero del grupo… Jamás quisimos llegar hasta aquí, pero es que Podemos Andalucía podría haber acabado en el juzgado por unos incumplimientos que desconocía, responsabilidad de la dirección saliente.

¿Cómo?

Te explico. Si Podemos firma un acuerdo con IU sobre cómo se va a estructurar orgánicamente y económicamente el grupo parlamentario, qué dinero le corresponde a cada uno, y se incumple por parte de las personas que entonces representaban Podemos, si pasa cualquier cosa, los responsables civiles somos nosotros, porque ellos ya se habían salido… No íbamos a arriesgarnos a acabar en los juzgados.

IU no nos amenazó con llevarnos a los tribunales, pero yo soy abogada. No podía hacerme responsable de algo que firmó la anterior dirección de Podemos

Pero la damnificada sería IU. ¿Es que IU amagó con denunciar a Podemos Andalucía en los tribunales?

A nosotros nunca nos ha amenazado IU con llevarnos a los tribunales, pero yo soy letrada y abogada. Si yo soy la nueva coordinadora de Podemos Andalucía y me encuentro con estas irregularidades, por un deber in vigilando, no podemos hacernos responsables de una cosa que firmó nuestro partido de la que no teníamos conocimiento. Sinceramente, hemos dado un espectáculo y un circo bochornoso. Todos aquí debíamos haber sido más maduros. Sí puedo decir que lo intenté durante cuatro meses, hasta que llegó a un punto insostenible y muy perjudicial para la formación a la que represento. Ha sido una de las experiencias más desagradables y dolorosas que he vivido.

¿Cómo se explica que Podemos haya sido capaz de entenderse con formaciones con tantas aristas como Bildu y ERC, para atraer su apoyo a los Presupuestos, pero no con sus propios compañeros en Andalucía?

La diferencia es que Bildu y ERC han pensado en grande de cara a los Presupuestos, y no en cosas particulares, en lo mío, lo mío, lo mío… Han pensado que en medio de la crisis que estamos viviendo, lo mejor para todo el mundo, no solo para los suyos, es que haya mucho gasto social. Con Anticapitalistas la cosa fue distinta. Aquí decidieron no respetar la voluntad del 96% de los inscritos en Podemos Andalucía, que apoyó la formación del Gobierno de coalición con el PSOE, y que desde el entorno de Teresa Rodríguez se venía sistemáticamente cuestionando. Y eso lo hacían desde el altavoz de Podemos.

¿Usted es andalucista?

Claro que sí.

Vista la influencia que tienen en la política nacional territorios donde se concentra el voto, como Euskadi (PNV o Bildu); Cataluña (ERC), Valencia (Compromís), Canarias (Nueva Canarias) o incluso Teruel Existe, ¿cree que Andalucía necesita un partido en el Congreso que negocie bilateralmente con el Gobierno?

Podría existir, pero no es la única herramienta para conseguir influencia. Nosotras, las diputadas andaluzas en el Congreso, hemos conseguido que los Presupuestos cumplan con la inversión por población en Andalucía, que hace una década que no se cumplía, hemos logrado un plan de empleo específico, hemos agrandado el fondo COVID… Y no solo cosas concretas por territorio. La subida de pensiones contributivas es política nacional que también beneficia a muchos andaluces.

La ministra de Transición Ecológica acaba de confirmar la ampliación del cementerio nuclear de El Cabril, en Córdoba. Podemos e IU han rechazado siempre este proyecto. ¿Cómo se entienden sus protestas ahora que son Gobierno?

Porque tenemos 35 diputados y el PSOE tiene 120. Sí, hay una contradicción ahí: nosotros decimos que acabamos con las nucleares, pero ¿dónde metemos los residuos? Podemos e IU no quieren que Córdoba sea un basurero nuclear, pero sin una alternativa ahora… lo hemos peleado, pero no tenemos mayoría.

Hay una corriente del andalucismo que cuestiona el peso de Andalucía en la política nacional, pese a tener 61 diputados andaluces en la Cámara baja. Sostienen que lo que ellos han logrado para Andalucía no es ni de cerca equiparable a lo que PNV, por ejemplo, obtiene para Euskadi. ¿Comparte este análisis?

Creo que los 11 partidos que han apoyado los Presupuestos de 2021 han mirado por el bien común, por encima de sus territorios. ¿De qué sirve tener un partido andalucista en el Congreso si va a decir a todo que no? ¿Qué cambia eso para Andalucía? Ya tenemos partidos que votan a todo que no, pero tampoco han conseguido nada para su tierra. ¿Una CUP andaluza? ¿Eso es lo que están pidiendo? [en referencia al entorno crítico de Teresa Rodríguez] Porque esos son los líderes del no. Tener voz en Madrid para decir a todo que no, ¿qué utilidad tiene para Andalucía? ¿El nacionalismo andaluz qué es? Si va a ser un nacionalismo de derechas y excluyente, conmigo que no cuenten. Para mí el andalucismo no puede ser de derechas ni excluyente, debe ser de izquierdas, incluyente y humano, como decía Blas Infante. El andalucismo viene de abajo, de los jornaleros, y luego hay unos nacionalismos en el norte que provienen de la burguesía.

En clave orgánica, ¿defendería que Podemos Andalucía tenga grupo propio en el Congreso, dentro de Unidas Podemos?

Sí, puede tener grupo propio perfectamente. Pero ya sabes que todo lo que se decide en Podemos lo deciden las bases. Si se hace una consulta y la militancia lo pide… La pregunta la tiene que autorizar la dirección estatal, pero sí puede hacerse. Pero, si te digo la verdad, hemos tenido unos meses complicados, y esto no es una cosa que nos preocupe ahora.

Podemos e IU forman parte de la coalición Unidas Podemos y de la coalición Adelante Andalucía, ¿con cuál de las dos marcas concurrirá a las próximas elecciones andaluzas?

No lo hemos decidido aún. Estamos en plena reconstrucción de nuestro espacio político.

Es probable que la pugna entre ustedes y Anticapitalistas por la marca Adelante, inscrita en el registro de partidos, acabe en los tribunales. Si van a librar ese pulso, ¿será para presentarse como Adelante en 2022 o para evitar que lo haga Teresa Rodríguez?

No quiero ponerme en ese escenario. Como abogada prefiero un mal acuerdo que un buen juicio. Pero insisto: cuesta mucho hacer un proyecto como Adelante Andalucía, y hay que reconocer que el gran esfuerzo para construir este sujeto político lo puso IU y Podemos. Y eso es así. Es muy duro que tú estés en ese proyecto desde el principio, y luego un partido que no existe, como Anticapitalistas, quiera expulsarte…

Teresa Rodríguez fue cofundadora de Adelante Andalucía junto al ex líder regional de IU, Antonio Maíllo. La dirección estatal de Podemos se opuso frontalmente desde el principio…

Teresa fue cofundadora con los recursos, el amparo y la plataforma de Podemos. Podía haberse presentado e impulsado el proyecto desde Anticapitalistas, y entonces no habría pasado nada. No se puede estar en un partido, representar a unas bases, la gente te vota en unas primarias, y luego decir que Podemos no existe aquí. Usas los recursos humanos, políticos, económicos para levantar ese proyecto, ¿y ahora nosotros no somos nada? Entiendo que Teresa haga su proyecto, pero que no lo haga desde un partido en el que ya no está.

Con este ambiente de fractura total, ¿ve posible reunificar a la izquierda andaluza antes de 2022?

Ojalá. Las cosas se rompen y se recomponen. Por responsabilidad hacia a la gente, debemos hacer un esfuerzo. La desafección política que creamos con estas divisiones, a mí me da vergüenza, estamos insultando la inteligencia de la gente. La gente ha votado a Adelante Andalucía con una papeleta con cuatro partidos. De un día para otro no se pueden cambiar las reglas del juego ahora.

En Madrid forman gobierno con el PSOE. Para construir un bloque de las fuerzas progresistas en Andalucía, muchas voces de Podemos y de IU creen imprescindible que Susana Díaz abandone la dirección del PSOE andaluz. ¿Usted qué piensa?

Yo pienso que el PSOE todavía están en shock desde las elecciones. Lo que te puedo recordar es lo que ha votado nuestra militancia: cuando preguntamos sobre un posible pacto con Susana Díaz aquí, votaron mayoritariamente que no, y cuando preguntamos sobre el pacto con el PSOE estatal, votaron que sí. También la militancia andaluza. Podemos ha hecho la renovación que tocaba en Andalucía, y el PSOE andaluz debería planteárselo después de 40 años con el mismo modelo.

Etiquetas
Publicado el
13 de diciembre de 2020 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats