La portada de mañana
Acceder
Quién es Carlos Lesmes y por qué no ha dimitido del CGPJ, por Ignacio Escolar
La tradición del PP de Madrid de enfrentarse a la dirección nacional
España y Francia vuelven a luchar por Picasso 50 años después

Moreno agita la bandera del agravio y carga con dureza contra los "privilegios" que reciben Cataluña y País Vasco

Juan Manuel Moreno (izquierda) charla con el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, antes de empezar la conferencia.

Andalucía ha pasado del recurrente no querer ser más pero tampoco menos que cualquier otra comunidad autónoma a cargar, directamente y con dureza, contra los "privilegios" que Cataluña y País Vasco reciben del Gobierno central. Un trato de favor que, además, se dispensa mientras se mantiene un modelo de financiación autonómica que supone que Andalucía deja de recibir cuatro millones al día, hasta el punto de que cifra en 10.835 millones de euros la deuda acumulada desde que se puso en marcha el actual sistema.

Espadas ofrece al Gobierno andaluz el apoyo del PSOE-A para aprobar el presupuesto sin que Vox meta baza

Espadas ofrece al Gobierno andaluz el apoyo del PSOE-A para aprobar el presupuesto sin que Vox meta baza

Por estos derroteros caminó la valoración que el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno (PP), hizo de la Conferencia de Presidentes celebrada este viernes en Salamanca y en la que puso de manifiesto que el muro del agravio con Andalucía acumula un ladrillo más: contará con 2.400 millones de euros menos para hacer los presupuestos de 2022. Con esta cifra (que la Consejería de Hacienda concreta en 2.317 millones), "es muy difícil hacer un presupuesto y atender las necesidades frente a la pandemia".

El gran eje sobre el que Moreno pivotó su intervención fue el de la financiación autonómica. "Hay que meterle mano ya porque no podemos estar más tiempo infrafinanciados", insistió, y volvió a exigir un fondo transitorio de nivelación que corrija la desigualdad, una fórmula que han demandado la Comunidad Valenciana y Murcia… pero que ha rechazado el grueso de comunidades gobernadas por el PP.

"Siempre se les dice que sí"

Este fondo, lamentó, ha vuelto a ser rechazado, un 'no' que contrasta con que "a otros siempre se les dice que sí", de ahí que desde Andalucía se vea con "tristeza, preocupación y cierto enfado" que a algunas comunidades se las "trate mejor que a otras", y aquí no se anduvo por las ramas en su denuncia: las privilegiadas son País Vasco y Cataluña. El lehendakari, por ejemplo, ha acudido a la Conferencia de Presidentes tras arrancarle al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la cesión en la recaudación de tres impuestos más, mientras que los catalanes cuentan con su propia mesa bilateral y por eso se han permitido el lujo de no acudir a este encuentro.

"No vamos a admitir tratos de privilegio al País Vasco y Cataluña", advirtió de manera directa, "no podemos permitir que se den más recursos a las comunidades más ricas". "¿Qué clase de progresismo es ese que practica este Gobierno que le da más recursos a las comunidades más ricas en detrimento de las más pobres?", se preguntó de manera retórica en este sentido, al tiempo que ironizaba con que "esta España multinivel del PSOE me suena a una España de privilegios que no estamos dispuestos a asumir".

Así que, con estos mimbres, le ha parecido "decepcionante" esta Conferencia de Presidentes que definía como una "suma de monólogos" que al final llevan a que los objetivos alcanzados "no sean los esperados". A su juicio, la cumbre multinivel fracasa mientras sí se obtienen resultados en las reuniones bilaterales con Cataluña y País Vasco.

Fondos y medidas ante la pandemia

Sobre el hecho de que Pedro Sánchez haya trasladado que los gobiernos regionales van a gestionar hasta el 55% del montante total de fondos europeos para la recuperación económica que España recibirá en 2021 para salir de la crisis provocada por el coronavirus, Moreno indicaba que todavía hay muchas dudas sobre esos fondos, como "cuándo llegarán" y "para qué se repartirán". "No queremos más promesas, sino más recursos", y por eso insistía en que si los fondos no llegan, el Gobierno debe adelantarlos.

En relación con la Covid, admitía que se están tomando "decisiones muy duras" con los criterios de hace un año, por lo que abogaba por dejar de utilizar la incidencia acumulada para apostar por otros indicadores como las hospitalizaciones o el número de fallecidos. Y a eso se une la "inseguridad jurídica" que conlleva la tutela judicial de las medidas que se aplican porque ante situaciones similares se pueden adoptar resoluciones diferentes, "esto nos deja desnudos".

Etiquetas
Publicado el
30 de julio de 2021 - 19:24 h

Descubre nuestras apps