Las playas del levante almeriense se quedan sin agua potable este verano

Playa Cueva del Lobo

Mónica León

Los municipios del Levante almeriense no tienen agua potable. Con el verano a la vuelta de la esquina y la inminente llegada de turistas a esta zona, en la que se llega a triplicar su población de más de 72.000 habitantes durante la época estival, el agua que sale por los grifos ha sido declarada ‘no apta para el consumo’. Así se lo trasladó la Delegación Territorial de Salud a los alcaldes de los ayuntamientos afectados con el objetivo de que alertasen a sus vecinos.

Estos once municipios son Antas, Arboleas, Bédar, Carboneras, Cuevas del Almanzora, Garrucha, Huércal-Overa, Los Gallardos, Mojácar, Pulpí y Zurgena. Todos los regidores ya han informado a sus vecinos mediante un bando municipal de esta situación.

La empresa de Gestión de Aguas del levante Almeriense (Galasa), dependiente de la Diputación Provincial de Almería, ha confirmado que el agua con el que abastece a once municipios de las comarcas del Levante y Bajo Andarax no es apta para el consumo tras detectarse en los últimos análisis un incremento de un compuesto orgánico identificado como trihalometanos (THM).

Desde Galasa han informado que se trata de un incremento del nivel de THM “"igeramente por encima" de lo autorizado. Actualmente hay 115 microgramos por litro, frente a los 100 permitidos por la Unión Europea. En cualquier caso, ha sido necesario adoptar medidas que corrijan la situación, pero aseguran que "la persona que haya consumido este agua no corre ningún peligro", según el gerente delegado de Galasa, Juan Ignacio Moya, ya que "el riesgo es de un caso entre 100.000 para una persona que beba el agua durante 70 años".

La causa a la que achacan este aumento de THM se debe a las fuertes riadas registradas en la zona a finales de septiembre de 2012 que provocaron la inutilización por completo de las infraestructuras de aducción, que van desde los sistemas Tajo-Segura y Negratín hasta la planta potabilizadora de Galasa, situada a pie de la presa de Cuevas del Almanzora, según la empresa pública.

Ante esta situación, el presidente de la Diputación Provincial de Almería, Gabriel Amat, ordenó que la desaladora de Carboneras sirviera agua a los once municipios afectados. Por tanto, desde el pasado miércoles los vecinos del Levante y Bajo Andarax utilizan el agua desalada, sin que su coste repercuta en su factura.

Esta medida urgente se mantendrá mientras se finalizan los trabajos de una nueva depuradora, cuyo plazo de ejecución se estima en dos meses.

Comisión de investigación

La secretaria de Política Municipal e Institucional del PSOE de Almería, Adela Segura, ha informado este viernes de que desde el PSOE se va a solicitar una comisión de investigación en la Diputación por la distribución de agua "no apta para el consumo", además de pedir a Galasa que haga públicos los análisis de agua que ha realizado en los últimos meses, ya que, consideran, "se ha expuesto a la población a un problema de salud pública y no creemos que la aparición de niveles excesivos de THM haya ocurrido de manera inesperada".

Segura ha calificado de "irresponsable" al presidente de la Diputación al crear "una alarma social innecesaria a través de la nefasta gestión que se ha realizado".

Por su parte, el presidente de la Diputación, Gabriel Amat, ha asegurado que "ni Diputación ni Galasa han ocultado nada, ya que ha sido la propia empresa la que comunicó a Salud la aparición de los niveles altos de THM".

Etiquetas
Publicado el
14 de junio de 2013 - 23:04 h

Descubre nuestras apps

stats