El PP aventaja ya en 15 puntos al PSOE y se acerca a la mayoría absoluta en Andalucía, según el CIS andaluz

El presidente de la Junta y líder andaluz del PP, Juan Manuel Moreno, con el titular de Presidencia, Elías Bendodo, a su espalda.

El PP ganaría las elecciones de Andalucía si se celebrasen hoy con 15,2 puntos de diferencia sobre el PSOE (38,3% frente al 23,1%), según el Barómetro de Opinión Pública de Andalucía realizado por la Fundación Centro de Estudios Andaluces (Centra). El llamado CIS andaluz que financia la Junta, publicado este lunes, aumenta la ventaja que los populares obtenían sobre los socialistas en la última edición del sondeo, en junio, cuando ya se produjo un salto significativo del PP, duplicando su distancia respecto al PSOE (de 7,7 a 14,6 puntos). Desde hace cuatro meses el PSOE andaluz está en manos de otro líder, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, pero cambio tan "revulsivo" en clave interna para los socialistas no se ha traducido en un repunte en la estimación de votos del barómetro.

Moreno airea sus "buenas sensaciones" con el PSOE andaluz tras los guiños de Casado al electorado de Vox

Moreno airea sus "buenas sensaciones" con el PSOE andaluz tras los guiños de Casado al electorado de Vox

El partido de Juan Manuel Moreno se encuentra ahora en el nivel de representación parlamentaria más bajo de su historia -un 20,7% del sufragio (26 diputados)- y la encuesta le catapulta a dos pasos de la mayoría absoluta en escaños (55) -en una horquilla entre 47 y 51 diputados. Con este escenario podría superar la marca histórica de Javier Arenas en 2012 -50 parlamentarios-, la única vez que el PP ha ganado las elecciones al todopoderoso PSOE andaluz, pero sin opciones de gobernar porque en aquel Parlamento sólo había tres fuerzas y dos eran de izquierdas.

Moreno encara una realidad política muy distinta, una fragmentación de la derecha y de la izquierda que le convirtieron en presidente contra todo pronóstico, pero con el vaticinio del Centra aún necesitaría un apoyo externo para ser investido y formar gobierno. El sondeo confirma el exterminio político de Ciudadanos, su actual socio, que perdería dos tercios de sus 21 diputados actuales y caería hasta la quinta fuerza. Pero los naranjas parecen haber tocado suelo electoral, según la encuesta, se mantienen en ese 8,3% del escrutinio que ya arrojó la última edición, y sobrevivirían con siete escaños en el Parlamento. El dato que obtienen los liberales es el que más escepticismo ha generado en todas las fuerzas consultadas, incluido en Cs, donde no ocultan el desmoronamiento paulatino que sufren en todo el país.

De modo que una hipotética reedición del actual Gobierno de coalición dependería de cuánto crezca el PP. Si queda en la parte baja de la horquilla en estimación de escaños (47), no alcanzaría la mayoría absoluta con los de Juan Marín, y tendría que buscar apoyo en Vox. Pero la marca personal de Moreno está en alza -el 54,3% de los encuestados le prefieren como presidente- y la tendencia de todas las encuestas es ascendente para el PP andaluz, que en la última foto fija recaba más apoyos que la suma de todas las fuerzas de izquierdas. En cambio, el resultado de Ciudadanos en la encuesta les hace irrelevantes como posible viraje hacia el centro izquierda, porque no sumarían lo suficiente con el PSOE y el resto de partidos progresistas.

Los de Santiago Abascal vuelven a repuntar con una estimación de voto del 12,8% frente al 11,4% de julio y consolidan su tercer puesto, por detrás del PSOE. El sondeo, no obstante, los sitúa todavía lejos de los datos que obtuvieron en la edición de abril -en el que acaparaban el 18% del escrutinio y llegaban hasta los 20 escaños-, pero crecerían de los 12 diputados que tienen actualmente en el Parlamento a entre 13 y 15. Seguiría siendo un margen holgado para garantizar un Gobierno de coalición con el PP, aunque ésta no es la opción preferida de Moreno.

Los populares confían en que su crecimiento sea lo suficientemente rotundo como para tratar de gobernar en solitario, antes que apoyarse o dejar entrar en el gabinete a la extrema derecha, y para ello demandarán el respaldo en la investidura tanto a Ciudadanos como al PSOE. Es el segundo barómetro del Centra con Juan Espadas al frente de los socialistas tras ganar las primarias el pasado mes de junio, y el sondeo escarba aún más en su suelo electoral, de los 33 diputados actuales a una horquilla de 24 a 27 (la proyección de julio era de entre 28 y 29). El PSOE también parece haber frenado su caída -el porcentaje del sufragio es casi el mismo que en julio, un 23,1% ahora frente al 23,3-, pero su valor político está tremendamente devaluado, si se tiene en cuenta que gobernó durante 37 años seguidos en Andalucía, y actualmente gobierna en España.

A la izquierda del PSOE, el vaticinio electoral es desolador. La coalición liderada por Teresa Rodríguez, que mantiene el nombre de Adelante Andalucía tras ser expulsada por Podemos e IU, se quedaría sin representación parlamentaria (como máximo obtendría un escaño), lo que supone empeorar la previsión de julio al pasar del 3,6% de apoyo al 2,9% ahora. La única formación de izquierdas que mejora sus resultados con respecto al anterior barómetro es Unidas Podemos por Andalucía, que lograría entre 12 y 14 escaños (11% del escrutinio). Queda lejos de los 17 que tiene ahora la coalición de izquierdas -desmembrada entre los seis diputados de IU que siguen dentro y 11 los no adscritos, expulsados por tránsfugas, y bajo la bandera de Anticapitalistas-, pero recupera algo de terreno: en julio la estimación era del 9,2% y de entre 9-10 escaños.

En conjunto, las derechas ensanchan aún más la diferencia que les separa de las izquierdas en el Parlamento andaluz, subrayando un cambio de ciclo político que se inició con las elecciones de 2018 que dieron el Gobierno a Moreno: el bloque PP-Ciudadanos-Vox suma el 59,4% del escrutinio, 22,4 puntos porcentuales por encima del bloque PSOE-Unidas Podemos-Adelante Andalucía, que baja al 37%. Esto supone medio punto más que los 21,9 de julio, una caída amortiguada gracias al reponte de Unidas Podemos.

El barómetro del Centra fue realizado entre los días 18 y 30 de septiembre con una muestra de 3.600 personas residentes en Andalucía mayores de edad.

Tomando como referencia los seis últimos meses, la gestión del Gobierno andaluz del PP y Ciudadanos es calificada como buena o muy buena por el 63,2% de los andaluces. El 67,6% califica como buena o muy buena la gestión de Moreno como presidente de la Junta de Andalucía, siendo el líder político andaluz más valorado, con una media de 6,60 puntos. El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, recibe una valoración media de 5,44 puntos; seguido de Juan Espadas (5,08); Teresa Rodríguez (4,79); Manuel Gavira (4,57); y Martina Velarde (4,13).

Etiquetas
Publicado el
18 de octubre de 2021 - 11:13 h

Descubre nuestras apps

stats