Podemos prepara la maquinaria para ir en solitario a las municipales en Andalucía

Isabel Franco, responsable de la Secretaría Política de Podemos en Andalucía.

No es que sea una cuestión sorprendente, y tampoco se puede dar firmemente por cerrada, pero a día de hoy Podemos Andalucía tiene claro que a las elecciones municipales de 2023 irá en solitario. Y aunque no se cierra la puerta a acuerdos ni pre ni postelectorales, pesa mucho lo ocurrido con Por Andalucía, una coalición ensamblada deprisa y tan a última hora que la formación morada llegó tarde al registro, lo que se tradujo en que su logo no apareció en la papeleta electoral, a lo que achacan la pérdida de no pocos votos. Si a esto se le añade la mala experiencia previa con la marca Adelante Andalucía, hoy refundada y liderada por Teresa Rodríguez, y la decisión firme de no trasvasar la fórmula Por Andalucía al ámbito local, Podemos se apresta a hacer el camino municipal en solitario con la convicción de que es la manera más sencilla de evitar que sus siglas se diluyan en una nueva sopa de letras.

Branding the left

OPINIÓN | Branding the left, por Javier Aroca

La reflexión la ha venido a hacer este lunes la responsable de la secretaría de Política de Podemos Andalucía y diputada de Unidas Podemos en el Congreso por Sevilla, Isabel Franco, al hilo de la conferencia municipalista que su partido ha celebrado este sábado en la localidad malagueña de Mollina. De ahí ha salido el “mandato” de las bases de que Podemos tiene que estar “presente en la papeleta”, lo que ha repetido varias veces en su intervención junto al mensaje de que, en paralelo, se mantiene la “voluntad de conseguir mayorías más amplias”.

El mensaje no es ninguna sorpresa, porque ya de hecho tras las elecciones andaluzas ya se avanzó que, de cara a las municipales, la marca Podemos tiene que ir sí o sí en la papeleta. “Es algo que le debemos al electorado para facilitarle la vida y no confundir a la gente”, ha argumentado Franco, para quien la cosa tiene que ser muy “identificable” para todo el que quiera votar a su partido. ¿Significa esto la renuncia de antemano a cualquier pacto? Pues formalmente no, porque se insiste en la mano tendida, pero “estamos preparados para ir a las elecciones en Andalucía”.

Decidirán las bases... y la dirección estatal

Eso sí, hay que tener en cuenta dos aspectos, el primero de los cuales es que la estrategia de alianzas la decide la dirección estatal del partido, ya que el margen de autonomía política de la formación es muy limitado. El segundo es que son las bases las que tendrán la última palabra, y ahora en octubre serán llamadas para elegir las candidaturas a las municipales y si se da el paso de concurrir en solitario. En este caso, estaría por ver en cuántos de los 785 municipios puede montar una lista, ya que su implantación territorial es limitada y su músculo local (sobre todo en el ámbito rural) mucho más reducido que el de Izquierda Unida.

Con todo, Isabel Franco ha insistido en subrayar que estamos ante “un partido muy vivo y presente en Andalucía”, y que es “garantía” para el electorado de un “proyecto amplio, ecologista y feminista” que se va a reflejar en un programa electoral que se va a consensuar con colectivos de la sociedad civil. “Nos ponemos manos a la obra”, ha apostillado, al tiempo que dejaba algún que otro recado para posibles compañeros en este viaje: “los acuerdos políticos están siempre por encima de todo” y “las relaciones en la política se tienen que basar en la confianza”. ¿Lo dice por la imagen de fractura que transmite el grupo parlamentario de Por Andalucía? “Todo se puede arreglar”, ha apostillado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats