El poder de atracción del 'oro negro': un pueblo de Teruel de menos de 1.200 habitantes espera 20.000 visitantes durante su feria de la trufa

Un truficultor busca el preciado hongo con la ayuda de su perro.

En pleno corazón de la Comarca de Gúdar-Javalambre, a medio camino entre Valencia y Teruel y con el frío helador que caracteriza al invierno turolense, se encuentra la localidad de Sarrión. Considerada como la capital de la trufa negra, acoge este fin de semana la novena edición de Fitruf, la feria internacional que rinde homenaje a este cotizado hongo y que espera reunir en el recinto ferial del municipio a unas 20.000 personas.

Sarrión encuentra bajo tierra su receta de éxito contra la despoblación

Sarrión encuentra bajo tierra su receta de éxito contra la despoblación

No es casual que este evento monográfico sobre la trufa se celebre en Sarrión. El milagro económico que este producto -del que ya se habla como el 'oro negro'- está cosechando en la localidad genera cada día más curiosidad. Y quienes mejor conocen cómo se ha conseguido estarán allí este fin de semana. Productores, recolectores, restauradores o investigadores se repartirán los 42 espacios expositores del recinto, que abrirá sus puertas a las diez de la mañana de este viernes.

Explica el alcalde de Sarrión, Ramón Quiles, que el dulce momento que atraviesa el municipio gracias a la trufa negra no es casual. Hay detrás mucho esfuerzo y trabajo, además de varios intentos fallidos. El árido terreno y el gélido clima dejaban poco espacio a la agricultura. Lo intentaron primero con viñedos, y con almendros después. Pero los cultivos en flor no soportaban las heladas a las que esta localidad está acostumbrada. "Se buscó una sustitución para el terreno y tuvimos la gran suerte de encontrar un producto que ha sido el motor de nuestra localidad".

Un motor que ha conseguido revertir la despoblación en el municipio y que ha atraído el interés de empresarios y comerciantes. La trufa de Sarrión se exporta a todo el mundo. Y también las carrascas. "Desde Japón hasta América", dice el alcalde. "La población está aumentando día a día por la implantación de nuevas industrias en el polígono y por el impulso de la trufa, porque los truficultores tienen que contratar personas para la recolección y mantenimiento de los campos", relata Quiles.

El turismo se ha visto igualmente beneficiado. Ha aumentado la demanda de restaurantes, hoteles y casas rurales en lo que se conoce como el trufiturismo. Experiencias en las que los visitantes conocen cómo se cultiva este producto, cómo se recolecta y cómo se cocina. El consistorio está trabajando además en la construcción de un Centro de Interpretación de la Trufa, destinado para "asociaciones, excursiones de colegios o jubilados", precisa el alcalde.

Trufa negra de Teruel

Ramón Quiles detalla que la trufa negra es un hongo que crece debajo de la tierra de cultivos como las carrascas y que, a través de un "proceso minucioso" se micorriza. Es decir, se adhiere a las raíces de la plantación. De este proceso sale el preciado oro negro, cuyo tamaño determina su precio y su uso. "Las pequeñas se pueden añadir al coñac para aderezar los asados, también en los embutidos o en los platos en forma de viruta".

Aunque Sarrión es la cuna de este cultivo, hay también otros municipios que han aprovechado el tirón que ahora tiene este producto. Desde la Asociación de Truficultores de Teruel (Atruter) aseguran que hay varias zonas del territorio turolense que coinciden en las condiciones climáticas y de terreno, pero no en toda la provincia.

"Nosotros siempre decimos que la truficultura en la zona de Gúdar-Javalambre y en algunas otras de Teruel es un motor de desarrollo porque realmente permite fijar población e incluso aumentar, como está sucediendo en Sarrión, que es un caso en la provincia", afirman.

La entidad se compone de 438 asociados, desde grandes truficultores a pequeños cultivadores y recolectores. Entre sus objetivos está el fomento de la truficultura en la provincia de Teruel, la inclusión de estos cultivos en las líneas de subvención de las administraciones públicas y la promoción conocimiento del mundo de la trufa. Además, forma parte de la Federación Española de Asociaciones de Truficultores (FETT), de la que es miembro fundador.

Participan en Fitruf ayudando en la organización y proponiendo conferencias, así como con su propio stand en el que dispondrán información para quienes se quieran asociar y con un panel de cata de trufa que ya tuvieron el año pasado. Igualmente, contarán con un panel informativo sobre las variedades de trufa, sus aromas y cómo aprender a distinguirlas, destinado a los consumidores.

Fitruf 2019

El recinto ferial de Sarrión será de nuevo el escenario de la Feria Internacional de la Trufa. Un evento profesional, sectorial y monográfico, destinado fundamentalmente a profesionales del sector. En la pasada edición reunió a más de 18.000 personas, aunque este año, el alcalde de la localidad, Ramón Quiles, espera alcanzar los 20.000.

Las puertas de la feria se abrirán este viernes a las diez de la mañana, aunque no será hasta la una del mediodía cuando se realice la inauguración oficial con el vicepresidente y consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga. El evento se prolongará hasta las cuatro de la tarde del domingo.

En el programa destacan charlas divulgativas sobre los usos culinarios de la trufa y su maridaje con vinos y sobre la importancia de la medicina preventiva de los perros truferos. También habrá un concurso de trufas, así como de perros truferos y una exhibición de búsqueda de trufa con jabalí. Las trufas ganadoras del certamen se subastarán y el dinero recaudado se destinará a fines benéficos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats