Chaleco de 'trail running' Veil 2 de Rab

Veil 2 de Rab

Por Fran Salgueiro

0

Escribir de Rab es hacerlo de frescura y juventud. Su historia comienza en 1981, en Sheffield, para ser exactos, donde Rab Carrington fabricó el primer saco de dormir con su nombre.

Hoy en día, Rab ha evolucionado notablemente hasta transformarse en una marca conocida mundialmente que destaca por elaborar ropa y equipo de montaña resistente y de alto rendimiento que brinda protección, comodidad y libertad. Prueba de ello, por poner un ejemplo, son algunas de sus expediciones al Himalaya.

Para este artículo, la firma británica nos ha brindado la oportunidad de probar el chaleco de trail running Rab Veil 2.

Actualmente, con el “boom” que hemos experimentado en las carreras por montaña y como elemento de seguridad imprescindible, es importantísimo disponer de un chaleco de hidratación, tanto para carreras y entrenamientos más sencillos, como otras actividades más exigentes.

Los chalecos de hidratación nos permiten ser autosuficientes, ya que podemos llevar, aparte de bebida y comida, elementos básicos e importantes de seguridad como pueden ser unos guantes, un cortaviento, una manta térmica, etc.

Si bien es cierto que Rab disponía ya de material de trail running, con este chaleco han sabido crear un producto más enfocado a los corredores y a la competición y, en general, a deportistas más exigentes, dando un salto de calidad que va aportar muchas alegrías a sus usuarios.

Una demostración del gran trabajo se observa en su resistencia, elasticidad y ligereza, este último aspecto, muy importante en este mundo que tiende cada vez más al minimalismo.

Características generales

Respecto a las características generales del Rab Veil 2, destaca su poco peso, solo 180 gramos sin softflasks, y 262 gramos con ellos, además de presentar una capacidad de 2 litros que, aunque parecen pocos a primera vista, he podido comprobar que sobra espacio para llevar todo lo necesario y algo más.

El chaleco cuenta además con un total de siete bolsillos, dos de ellos con cremallera. Dispone de doble enganche pectoral personalizable con hasta seis posiciones de ajuste para buscar una mayor comodidad, y un ribete reflectante en la parte trasera que ayuda a mejorar la visibilidad, ofreciendo seguridad y convirtiéndose en un elemento muy importante.

Las tallas y medidas van desde la S (86 a 94 cm) a L (102 A 112cm), con una talla M intermedia (94 a 102cm).

Bolsillos

El chaleco, como ya hemos indicado, tiene un total de siete bolsillos, flexibles, de fácil acceso, de gran capacidad, y suficientes para llevar el material mínimo u obligatorio. Vemos dos bolsillos delanteros porta-bidones con enganche elástico que aseguran y evitan la caída y balanceo del softFlask, dos bolsillos frontales, con cremallera oculta, de malla elástica y tiradores ultraligeros fáciles de agarrar, perfectos para llevar el móvil o material sensible como puede ser documentación, llaves, etc... Además presenta otros dos bolsillos laterales delanteros para llevar material de quita y pon como pueden ser unos guantes, frontal o un buff, y un bolsillo grande trasero de doble acceso para llevar algún impermeable o material de seguridad como puede ser un botiquín pequeño o la manta térmica de supervivencia.

En alguna de las diferentes pruebas realizadas he llevado la mochila con el material mínimo obligatorio de diferentes carreras y puedo asegurar que sobra espacio para meter más cosas. Desde mi punto de vista, los dos litros de capacidad no se quedan nada cortos.

Por otro lado, los bolsillos están hechos de rejilla elástica, lo que ayuda a mejorar la ventilación. son espaciosos y cómodos para trastear con el material. Se echa de menos un bolsillo totalmente estanco, pero tiene fácil solución con una bolsa zip.

Sistema de hidratación

Otro detalle importante es que la marca Rab incluye dos softflasks, de la marca Hydrapack, firma que destaca por la calidad e innovación de sus productos, ejemplo de ello son las diferentes patentes que tiene la empresa. Son de forma alargada, con un sistema antigoteo y flexibles, de 500ml., más que suficientes para hacer diferentes tipos de entrenamientos y carreras ya que suelen pedir mínimo un litro obligatorio. Estos bidones nos han sorprendido por no rebotar cuando van a medio uso. as´çi como por su fácil manejo.

Fabricación

Hay que destacar que Rab, a través del Mono Mesh Chasis, ha creado un sistema avanzado para reducir el rebote y mejorar el ajuste del chaleco de hidratación.

La construcción base del chaleco de hidratación además incluye acabado DWR (repelencia al agua permanente) 100% libre de carbono-flúor según asegura Rab. Este sistema repele la lluvia evitando que empape el tejido, disminuye los tiempos de secado, así mismo, garantiza la transpirabilidad ya que evita que se bloqueen los poros de las prendas.

Incorpora también doble sujeción porta-bastones a cada lado de los bolsillos de hidratación.

La durabilidad y resistencia no es un problema en este chaleco ya que los materiales que emplean son resistentes y los acabados están muy trabajados, algo en lo que la marca Rab es una experta.

La prueba

He probado el chaleco Rab Veil 2 en el valle de Aragón-Jaca y en alguna salida esporádica al valle de Tena principalemnte. Me ha sorprendido gratamente en los diferentes escenarios que lo he utilizado, tanto en terreno más técnico y alpino, como zonas sencillas de sendero para correr. Las distancias van desde competiciones cortas (KV Canfranc-El Porté), como en entrenamientos más largos de hasta 35 kilómetros (zona Astún-Candanchú, Santa Cruz de los Serós, Panticosa, Villanúa). La conclusión es que puede ser usado hasta carreras de 42 kilómetros sin problema, aunque según la marca es para competiciones o entrenamientos rápidos.

A mi juicio, sobresaliente, así, sin más. La sensación de comodidad es excepcional desde el primer momento. Se adapta muy bien el cuerpo, tanto si va cargado o más ligero, y una vez ajustado, el movimiento es mínimo.

El acceso a los bolsillos es cómodo y sencillo. Los bastones se quitan y ponen sobre la marcha y no son una molestia durante los entrenamientos o competiciones. Da igual los ritmos o el terreno, el chaleco demuestra las cualidades que tiene y es una apuesta segura. Con el paso de las horas, a pesar del sudor, hay buena transpiración y no hubo ningún roce extraño.

Por todo lo citado, pienso que la Veil 2 de Rab es una acierto seguro, tanto para principiantes como corredores más expertos. Aúna comodidad, ligereza, buen acabado, un bonito diseño, bolsillos grandes, material resistente y un calidad que asegura que sea un chaleco duradero.

En cuanto a algún aspecto mejorable, desde mi punto de vista, sería la inclusión de un extra básico: un silbato, elemento clave de seguridad sobre todo para los corredores más montañeros y que se mueven en ambientes más alpinos.

Otro extra ausente sería un compartimento totalmente impermeable para material delicado, móvil, documentación, llaves, así como un par de velcros en el bolsillo trasero para asegurar que en algún salto o rebote continuado no se caiga el material de manera inesperada.

Para finalizar, un detalle que me gusta mucho de la marca Rab y es que debido al cambio climático dispone de un informe de sostenibilidad en el que detalla algunas de las medidas llevadas a cabo para tratar de minimizar el impacto en el planeta, reduciendo desechos y protegiendo el medio ambiente.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats