La batalla sobre el nuevo convenio de conservas de pescado se recrudece

Manifestación de las conserveras en Santoña.

La historia comenzó a escenificarse el pasado 14 de octubre en Santoña cuando Comisiones Obreras (CCOO) se manifestó para reivindicar un convenio digno para el sector de las conservas de pescado, y la Unión General de los Trabajadores (UGT) ni siquiera participó en esa concentración.

Esa falta foto conjunta cuando se suponía que reivindicaban lo mismo fue solo el primer movimiento de una batalla que se ha recrudecido tras la firma del convenio colectivo que se ha producido este mismo miércoles, y es que mientras UGT ha firmado este acuerdo, CCOO lo ha criticado abiertamente.

Pero comenzando por el principio, este periódico ya preguntó hace unos meses al responsable nacional de UGT del Sector de Alimentación, Sebastián Serena, cuál había sido el motivo de la ausencia del sindicato en esta concentración y este ya respondió de forma contundente: “Porque no fuimos invitados”.

Asimismo, concretó añadiendo que CCOO ya llevaba tiempo realizando “una campaña en solitario” aunque trató de calmar las aguas afirmando que tendrían que ponerse de acuerdo para convocar algunas acciones ya que las campañas que se inician en solitario “no suelen conseguir el objetivo que se persigue”.

Y los meses transcurrieron y las huelgas y concentraciones se fueron haciendo más frecuentes mientras que, aparentemente, ambos sindicatos permanecían unidos en la reivindicación conjunta de mejorar ese convenio que traía de cabeza a las trabajadoras de las conserveras. Pero el 17 de febrero cada sindicato volvió a su casilla de salida al alcanzar UGT un principio de acuerdo con la patronal. Un principio de acuerdo que CCOO no suscribió.

Este 10 de marzo, con la ratificación del acuerdo sobre la mesa, CCOO ha alegado que el convenio que se acababa de firmar es “machista” y va “en contra” de los intereses de los 1.200 trabajadores del sector de las conservas. Por este motivo, el secretario general de Industria de Comisiones Obreras, César Conde, aseguraba que su sindicato había decidido no formar parte porque el nuevo convenio mantiene las categorías profesionales como se encontraban, por lo que no habría equiparación salarial: “Se perpetúa que las mujeres conserveras cobren menos que sus compañeros por el mismo trabajo, o por un trabajo de igual valor”.

De igual manera, el sindicato liderado por Rosa Mantecón, también indicaba que el nuevo convenio incluye el trabajo en fin de semana y festivos “de forma obligatoria para las nuevas contrataciones”, algo que consideran que va en contra “de toda conciliación laboral y familiar”.

Por su parte, UGT se ha felicitado a través de un comunicado de prensa por haber conseguido un acuerdo “con los mayores avances sociales y de igualdad conocidos hasta ahora”. Así, los ugetistas declaraban que el nuevo convenio recupera la cláusula de revisión salarial y estipula la subida de los salarios al IPC, “lo que garantiza el poder adquisitivo”. De igual forma, este incluye otra subida salarial del 1% a revisar a final de cada año para incluir los atrasos.

Pero los liderados por Mariano Carmona también hacían mención a esa equiparación salarial de la que hablaba CCOO aludiendo a la subida salarial adicional del 0,3% para el grupo profesional 5, es decir, el de las mujeres, y añadían la creación de una comisión técnica para eliminar e integrar los grupos 5 y 6 (el de hombres) que iniciará su trabajo el 1 de abril “para seguir avanzando en el objetivo de igual trabajo, igual salario”

Respecto al trabajo el fines de semana y festivos, UGT declaraba en su nota de prensa que no se puede “obligar” a las plantillas a trabajar esos días, aunque sí habilita la posibilidad de nuevas contrataciones para estas jornadas mediante la figura de fijo parcial indefinido. Además, según indican desde el sindicato, quienes trabajen en estos turnos “percibirán un plus de 35 euros por sábado trabajado y 65 euros los domingos y festivos”.

Y a pesar de los diferentes puntos de vista durante los textos de ambos comunicados, el final tampoco presentaba un ánimo más conciliador, y mientras desde CCOO aseguraban conocer “el malestar” de los trabajadores por la firma de este acuerdo, en UGT “valoran” las medidas conseguidas en materia de igualdad, protocolo de acoso y contra la violencia de género, además de los permisos retribuidos. Para concluir y dejando clara su intención de “revertir la situación”, desde CCOO han insistido en su lucha por la igualdad “que es algo que se construye día a día y va más allá del 8 de marzo”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats