La portada de mañana
Acceder
Empresas españolas entrenan a militares saudíes en dependencias del Ejército
Arranca la vacunación de las personas entre 50 y 59 años con el impulso de Janssen
Opinión - El topo y la serpiente (Historias de riders), por Elisa Beni

Cantabria defiende el fin del estado de alarma con "seguridad jurídica" para imponer restricciones si fuera necesario

Control de la Guardia Civil en Laredo durante el cordón sanitario en este municipio.

El repunte en la incidencia de la COVID en la comunidad y las nuevas medidas que se aplicarán a partir de las próximas horas como consecuencia de entrar de nuevo en el nivel alto de alerta sanitaria no han hecho cambiar de criterio a las autoridades políticas de Cantabria, que siguen defendiendo el levantamiento del estado de alarma en España el 9 de mayo, tal y como está previsto, aunque insisten en la necesidad de que exista un marco que ofrezca "seguridad jurídica" a las autonomías para imponer restricciones en el caso de que la situación epidemiológica lo requiera.

Cantabria alcanza el nivel 3 de alerta sanitaria por incidencia y ocupación UCI

Cantabria alcanza el nivel 3 de alerta sanitaria por incidencia y ocupación UCI

"Lo que espero, y así lo he expresado en varias ocasiones, es que si decae el estado de alarma se nos dé la capacidad legal a las comunidades autónomas para tomar las medidas que consideremos necesarias por motivos de salud pública. Como siempre, con causa justificada y razonada", ha reiterado el consejero de Sanidad de Cantabria, Miguel Rodríguez (PSOE), durante la rueda de prensa en la que ha anunciado el cierre del interior de la hostelería o la reducción de aforos en los espacios públicos, entre otros aspectos, para hacer frente a la cuarta ola que comienza a tomar forma tras la Semana Santa.

A juicio del consejero, "si previsiblemente la situación no mejora de aquí al 9 de mayo, puede ser necesario mantener el cierre perimetral de la comunidad y tendríamos que tener la capacidad legal de poder hacerlo". Según ha dicho en esta comparecencia, esta potestad podría ser delegada en el presidente de Cantabria, como se hizo tras la última desescalada, o podría recaer directamente en la autoridad sanitaria, es decir, en él mismo, pero sería "necesaria" para garantizar legalmente que se pueden tomar decisiones drásticas que recortan los derechos fundamentales de los ciudadanos sin el paraguas del estado de alarma.

"Esperamos que a través de los métodos jurídicos pertinentes nos den la capacidad de tomar las medidas que sean necesarias, porque la evolución de la pandemia es bastante imprevisible, aunque ya tenemos muchas cosas claras. Este aumento de la incidencia, por ejemplo, está claro que viene motivado del aumento de exposición durante la Semana Santa", ha advertido Rodríguez, en la línea de lo que sostuvo también hace unos días el jefe del Ejecutivo autonómico, Miguel Ángel Revilla (PRC), que también reclamó "garantías jurídicas" para, llegado el caso y aunque es "optimista" con la evolución de la pandemia gracias a la vacunación, "poder tener instrumentos que permitan adoptar ciertas restricciones".

Continuidad del toque de queda

Sobre al toque de queda en Cantabria, que desde hace un par de semanas está fijado en las 23.00 horas, el consejero de Sanidad ha explicado que recomendará en los próximos días a Revilla que lo prorrogue, así como el mantenimiento de todas las medidas sanitarias que están establecidas por decreto del presidente hasta el día 16 de abril. "La propuesta que vamos a hacer es de continuidad de todas estas medidas", ha incidido Rodríguez, que también firmará a lo largo de la jornada una resolución en la que detalla las nuevas condiciones de los aforos en los espacios públicos, la práctica deportiva o el número de personas que pueden reunirse.

Con respecto a la situación de algunos municipios, como Reinosa, Polanco o Cabezón de la Sal, que tienen tasas de incidencia por encima de la media, de momento no se ha valorado decretar un cierre perimetral de ninguno de ellos. "Aunque hay alguno con una incidencia alta, no se ha valorado su confinamiento porque hay que tener en cuenta que en los municipios de poca población, con muy pocos casos se dispara. Es un factor que hay que tener en cuenta, igual que hay que tener en cuenta si son brotes conocidos o si hay una transmisión comunitaria generalizada. En municipios pequeños, los brotes los tenemos conocidos y controlados y no nos hemos planteado de momento el cierre perimetral de ninguno de ellos", ha concluido.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats