Cantabria flexibiliza restricciones: vuelve el consumo en barras y aumentan los aforos en hostelería, cultura y deporte

Clientes, en la barra de un bar

Cantabria sigue flexibilizando sus restricciones a la par que la incidencia COVID se reduce y la ocupación hospitalaria se encuentra en cifras bajas. Así, desde este jueves, volverá el consumo en barra en los establecimientos de hostelería, en los que además aumentará el número de personas por mesa en interiores hasta 10.

Así lo ha anunciado este lunes el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez (PSOE), en una comparecencia realizada en el Parlamento autonómico a petición propia, en la que ha enumerado estas y otras medidas que entrarán en vigor este jueves a partir de las 00.00 horas para los municipios en nivel 1 de alerta sanitaria que, según el Semáforo COVID, actualmente son los 102 de la región.

En este sentido, según ha señalado, los cines, teatros, auditorios, circos y espacios similares ganarán aforo, pudiendo llegar al 100% al aire libre si no se consume ni vende comida y bebida. En tal caso será del 75%. En espacios cerrados, por su parte, los aforos variarán en función de los niveles de alerta y de si se vende comida y bebida, ya que esto implica retirarse la mascarilla. Por último, en instalaciones deportivas se eliminará la restricción de un usuario por cada cuatro metros cuadrados y del máximo de 15 personas por sala, para dar paso a un límite de aforo del 75%.

El consejero ha explicado que Salud Pública entiende que "se puede dar un paso más en la flexibilización de las medidas" de una desescalada que ha de ser "prudente". "No queremos encontrarnos con situaciones indeseadas por correr demasiado", ha remarcado el titular de Sanidad. Así, Rodríguez ha detallado que está previsto suprimir el Semáforo COVID cuando Cantabria llegue al nivel 0, es decir, el de nueva normalidad.

Atención Primaria y hospitales

El consejero ha explicado que a partir de este mes de octubre, el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla vuelve a la completa normalidad en lo que se refiere a su actividad, tanto quirúrgica como de consultas presenciales y pruebas, manteniendo la planta 17 para asistencia a pacientes críticos COVID y el circuito diferenciado de urgencias. Asimismo, en el hospital de Sierrallana se mantendrá el antiguo gimnasio para las urgencias COVID, así como un sector de la tercera planta para ingresos con posibilidad de ampliar. En lo que respecta a Tres Mares, según Rodríguez, dada la buena situación epidemiológica de su área sanitaria, no hace falta disponer de zona específica COVID, aunque, tal y como ha resaltado, si fuera necesario se habilitaría. Finalmente, en Laredo se mantendrá la planta de medicina interna que se ha utilizado durante la pandemia ante posibles ingresos, así como los circuitos de urgencias diferenciados.

En lo que respecta a los centros de salud, "próximamente" se podrán asignar citas presenciales sin necesidad de cita telefónica previa, aunque la posibilidad de realizar gestiones o consultas por esta vía sigue abierta para quien lo prefiera. Así todo, en casos sospechosos de COVID-19 la presencialidad seguirá descartada y se informará al paciente de manera telefónica del procedimiento a seguir, en el que se realizará una primera prueba de antígenos en su propio centro de salud.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats