La portada de mañana
Acceder
El cierre en falso de Kitchen y la exculpación del Ibex desinflan el caso Villarejo
Amós García Rojas: "No hay evidencia científica que justifique la tercera dosis"
Opinión - Paradigma de incongruencia, por Javier Pérez Royo

Olivareros y almazaras, los sectores que pierden en la cadena de valor del aceite de oliva virgen extra

Almazara

Los olivareros y almazaras son los eslabones más desfavorecidos en la cadena de valor del aceite de oliva virgen extra (AOVE), según revela el estudio sobre esta cadena elaborado por el Observatorio de la cadena alimentaria y que se ha hecho público esta semana.  Así, olivareros y almazaras registras pérdidas frente a los beneficios de la industria envasadora y de la distribución comercial.

UPA: "Los datos evidencian que sobran especuladores en el sector del aceite"

UPA: "Los datos evidencian que sobran especuladores en el sector del aceite"

Según estos datos, los olivareros registraron pérdidas -0,635 en la campaña 2019-2020, mientras que en la 2018-19, el coste de explotación ha sido inferior al precio percibido por los olivareros en la campaña 2018-2029, en la que los olivareros obtuvieron un beneficio de 0,268 €/kg de AOVE.

Sin embargo, las almazaras, la primera fase de transformación, incurrieron pérdidas en las dos campañas, en la campaña 2018-2019 registraron un coste de extracción de 0,239, lo que supone unas pérdidas de 0,010 €/kg de AOVE; en la siguiente campaña las pérdidas fueron mayores ya que el coste de extracción se sitúa en 0.274 euros, y las pérdidas llegaron a 0,280 €/kg de AOVE.

Pero el estudio revela que las otras dos fases de la cadena, envasado y distribución registraron márgenes positivos en las dos campañas. Las empresas envasadoras, en la campaña 2018-19 registraron un beneficio de 0,187 €/kg y las distribuidoras, de 0,392€/kg de AOVE. En la campaña siguiente, los márgenes llegaron a los 0,499 €/kg para los envasadores y 0,186 €/kg para la distribución.

Los costes de producción están muy influidos por la producción de la campaña, incrementándose a medida de la cosecha disminuye en los olivares tradicionales y en el intensivo de secano pero no en intensivo de riego o superintensivo.

Según las conclusiones de este estudio, hay una influencia muy significativa entre la producción de la campaña y los costes de explotación y extracción, de tal modo que, en las campañas bajas o medias bajas, como la del 2019-2020, los costes aumentan notablemente, sobre todo, en las explotaciones olivareras tradicionales no mecanizables. Asimismo, aumentan los costes unitarios en las almazaras, sobre todo cooperativas, debido a la menor flexibilidad de estas almazaras para sustituir la molturación una campaña y externalizar la actividad, ajustar plantillas, etc.

Los datos evidencian también una correlación, entre el coste de extracción y el volumen de producción. También hay una correlación inversa o negativa entre el coste de personal y el tamaño de la almazara, de tal modo que, a mayor tamaño, menos costes unitarios de personal. Esta misma relación inversa se observa para los costes de amortización de equipos, instalaciones y maquinarias, para los gastos financieros y gastos generales. Para el resto de costes, no se observa una correlación entre coste unitario y el tamaño de la industria.

El coste de envasado de un PET (poliester) de 1 litro varía sensiblemente en función del tamaño de la envasadora y del tipo de envasadora. Así, las envasadoras grandes que operan con todo tipo de aceites y durante todo el año reducen considerablemente su coste de envasado que es de 0,293 €/kg de AOVE, frente a los 0,715 €/kg de las envasadoras pequeñas, muchas de ellas integradas en  164 almazaras. E

Según el estudio, el precio de venta de los olivareros representó el 59,87 % del precio de venta al público del aceite de oliva virgen extra, sin contar el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), tal como figura en ese estudio, correspondiente a la campaña 2019/20.

Datos del estudio

El objetivo principal de este trabajo es elaborar la Cadena de Valor del Aceite de Oliva Virgen Extra, para conocer y analizar la estructura y los costes de las distintas fases de la cadena -fase agraria, fase industrial y fase de distribución comercial-, el precio percibido por los agentes que intervienen en las mismas -olivareros/oleicultores, almazareros/elaboradores, envasadores y distribuidores- y el margen neto -beneficio o pérdida- obtenido por las actividades que realizan.

Con ello se pueden conocer el peso en los costes finales de explotación, de primera transformación, de envasado y de distribución, de las distintas partidas que los conforman; conocer la influencia de la producción en los costes, precios y beneficios en cada una de las fases de la cadena de valor, considerando que se estudian dos campañas con producciones distintas, la de 2018-2019, con una producción 1.794.277,11 toneladas y la de 2019-2020 con una producción de 1.126.046,24 toneladas.

En total, se ha manejado información procedente de 52 almazaras -21 industriales y 31 cooperativas-, de Andalucía, Castilla La Mancha, Cataluña, Valencia y Extremadura, para los costes de extracción y de 30 almazaras de las Comunidades Autónomas anteriores para conocer y analizar los precios de liquidación o de pago a proveedores o cosecheros.

Para estimar el coste de envasado y el precio de venta de AOVE envasado en los formatos de 1 litro y de ¾ de litro, se ha contado con la colaboración de ANIERAC (Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles) y de 20 envasadoras de Andalucía, Castilla La Mancha, Extremadura, Valencia y Cataluña.

Etiquetas

Descubre nuestras apps