Unos atípicos Don Quijote y Sancho Panza que cantan contra “los señoritos de misa y burdel”

Vídeoclip 'Panya' de Zoo

Francisca Bravo


2

“Parador de señores de Europa // caciquillos venido a más // Mucho trepa pasando la mopa // Barra libre para hacer el idiota // Mal negocio para los camareros. Mafiosillos de puro y copa // Señoritos de misa y burdel // Militares repartiendo estopa // Defensores del Euro y la OTAN // El panal de la rica miel // Armamento, hormigón y farlopa // Tan bonica como eres España y tan fea que te están haciendo”.

Modelado 3D para democratizar el acceso a la cultura: el ejemplo del Museo de Ciudad Real

Modelado 3D para democratizar el acceso a la cultura: el ejemplo del Museo de Ciudad Real

Es la letra, en castellano, de 'Panya', una de las últimas canciones publicadas por el grupo valenciano Zoo, en la que los protagonistas del videoclip no son otros que Don Quijote y Sancho Panza. La banda recupera las icónicas figuras manchegas para realizar una crítica satírica de la situación en España, en la que ambos se ven jugando al golf, yendo a un puticlub o tomando copas al lado de una piscina, bien servidos por camareros.

El director del videoclip Pau Berga explica que lo que pretende el vídeo de 'Panya' es realizar una critica “desde el humor y lo absurdo” a los simbolismos de la España actual que se pueden ubicar especialmente en la costa valenciana. “Lo que hicimos fue relacionar esta nueva identidad, bueno nueva pero también antigua, con los problemas que hay de destrozo del territorio, de un turismo devorador y una cultura que no siempre respeta las otras culturas vecinas”. El discurso político de Zoo en defensa de la lengua y la identidad valenciana es una de las características que ha hecho famoso al grupo musical.

“Nos parecía interesante la figura del Quijote, pero no desde la crítica, sino desde el homenaje. Es un anacronismo, en el que el Quijote y Sancho corren sus aventuras en la costa valenciana actual y se encuentran con universo aún más delirante del que escribió Cervantes, con una costa destrozada a base de chalets y un turismo sin conexión con el territorio, con una idea distorsionada de lo que es el turismo de clase alta, el lujo”, describe Berga.

Es por eso que los cantantes Panxo y Arnau se enfundaron en la piel de las dos famosas figuras y cantan contra los “fascistas de mano alzada” que han “abarrotado la plaza”. “Tuvimos muchas dudas a la hora de usar la figura del Quijote, porque es un patrimonio que es muy importante para todos, de soñar un mundo mejor y construirlo. Pero hemos conseguido este equilibrio, en el que nos hemos disfrazado de él porque lo valoramos y esta figura soñadora y delirante ha tenido siempre la capacidad de resaltar la enfermedad que vive nuestro entorno”, explica el director.

A través de ambas figuras, la idea de la canción y el vídeo era “poner el dedo en la llaga” de una España que se ha “impuesto” y que se ha hecho “propaganda” y que “no deja de ser sólo una idea”. “Realmente, la idea cultural de España no deja de ser una amalgama de pequeñas identidad con mucho de propias y poco de nacionales o estatales. El Quijote mismo, no deja de ser una figura muy arraigada a la cultura manchega y de unas determinadas identidades muy concretas, como pueden ser las fallas”, describe. “Lo que queríamos es denunciar este bombardeo que quiere devorar las culturas propias de cada sitio, que las unifica y banaliza”, concluye.

La crítica en el Quijote de la Mancha

La crítica a la sociedad de su época que hace el Quijote en sus andadas descritas por Miguel de Cervantes es una de las características que han convertido la obra en universal. Su papel es, dentro de su locura, justamente reivindicar una España y una Mancha mejores, desde la sátira, por supuesto. “Sábete, Sancho, que no es un hombre más que otro si no hace más que otro”, advierte en la primera parte de la obra.

El Quijote llega a alabar tiempos pasados en los que eran “todas las cosas comunes”. “A nadie le era necesario para alcanzar su ordinario sustento tomar otro trabajo que alzar la mano y alcanzarle de las robustas encinas que literalmente les estaban convidando con su dulce y sazonado fruto”. De estos tiempos habla señalando que eran “dichosos”. Mientras que de otros siglos habla de “detestables”, y hace especial énfasis en las cortesanas con sus “peregrinas invenciones que la curiosidad ociosa les ha mostrado”. 

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats