¿Existe una cultura feminista?: cómo fomentar la igualdad a través de la música, la literatura o el teatro

Toledodiario

La cultura es uno de los canales esenciales en la conformación de las identidades del ser humano. Al igual que en otros ámbitos, muchas mujeres han sido silenciadas e invisibilizadas en la historia como protagonistas de distintas disciplinas como la literatura, el cine, la fotografía, la música o el teatro.

El número de profesionales que se dedican a la dirección cinematográfica o las artes plásticas refleja el denominado ‘techo de cristal’ que existe también en el sector cultural pues el porcentaje de mujeres que trabajan en estas disciplinas no alcanza el 20% del total en ninguno de ellas. Sin embargo, en la etapa universitaria, estos datos contrastan con, por ejemplo, el número de mujeres matriculadas -12.294- frente al de varones -9.725- en la rama de ‘Artes y Humanidades’ del pasado curso en la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM).

En España, en las colecciones permanentes de los 22 museos de arte contemporáneo más importantes rebosan obras firmadas por hombres, concretamente, un 82%. Respecto a la literatura, el 45.5% de las obras publicadas están firmadas por mujeres, quienes solo reciben el 22% de los galardones otorgados en esta materia. En el campo del cine, según la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA), en 2015 sólo un 19% de las películas españolas estrenadas fueron dirigidas por mujeres; las guionistas representaron un 12% y las directoras de fotografía un 9%.

Ante estas cifras encontramos iniciativas como el festival Fem Toledo 2020 que, un año más, vuelve para visibilizar a las mujeres que trabajan en el mundo de la cultura y, además, lo hacen reivindicando la igualdad de género. Para conocer desde distintas perspectivas cómo se fomenta e impulsa una igualdad real entre hombres y mujeres por medio de la música, la literatura o el teatro, charlamos con la escritora Laura Freixas, la monologuista Pamela Palenciano, la cantante y activista Cristina del Valle o la coordinadora de Delfoteatro Clara Pérez de Miguel. Todas ellas nos exponen su ideal de cultura feminista con motivo de su participación en el festival toledano.

“Existe una cultura feminista aunque sea mucho más invisible que la cultura patriarcal”

Pamela Palenciano, la monologuista vetada por Vox en Madrid y que actuará en Matadero Lab el próximo 4 de marzo con su espectáculo ‘No solo duelen los golpes’, afirma que “existe una cultura feminista aunque sea mucho más invisible que la cultura patriarcal. Cada vez hay más cantantes, raperas, monologuistas, periodistas, festivales feministas… pero no nos dejan llegar más lejos”.

“Nos encontramos en un momento de tránsito en el que tenemos que reaccionar cuanto antes para poder apoyarnos y no dejarnos pisotear por pensamientos diversos que siempre hemos tenido dentro del feminismo. No podemos permitirnos la división”, señala Palenciano, quien desde que comenzó a realizar el monólogo en el año 2006 ha visto “un avance muy grande en materia de igualdad ya que, por ejemplo, ya no se habla de violencia doméstica y se han definido muchas formas de violencias machistas”.

“Han sido muchas las chicas que me han dicho que les he salvado la vida mientras que muchos chicos me han asegurado que dejaron de ser machistas a raíz de ver el monólogo”, explica Palenciano, a la que animan y dan fuerzas “muchas personas para seguir adelante con este proyecto porque muchas aseguran que ningún tipo de terapia les ha ayudado tanto como este teatro”.

A pesar “del auge de la cultura feminista”, artistas como Palenciano alertan sobre el peligro de los logros conseguidos en materia de igualdad: “Durante el último año y medio hemos retrocedido en igualdad de género porque hay un partido de extremaderecha en las instituciones políticas”.

“Se nos transmite una memoria amputada en la que faltan mujeres”

Por su parte, la escritora Laura Freixas, que inauguró el festival con la presentación de su autobiografía ‘A mí no me iba a pasar’, considera que la genealogía de los escritores y escritaoras que estudiamos en la escuela, como las colecciones de clásicos, “transmiten una memoria amputada en la que faltan mujeres”. “Se dice que no había pero es mentir. Las hubo. Hay que restablecer a esas creadoras y pensadoras para hacer una genealogía que sea completa y que nos transmita una visión del mundo no solo más igualitaria sino también más real”.

Así, reclama la visibilización de creadoras en el cine, donde “el 90% de las películas que vemos las dirigen hombres”, o en la literatura, donde las publicaciones de mujeres son “una minoría prácticamente en todos los géneros”. Considera que hay que exigir que en los distintas etapas educativas se enseñe “el legado de las mujeres”. “Sabemos que ese arte y esa cultura es una aportación y un enriquecimiento que relata experiencias de mujeres que han sido marginadas y olvidadas”, destaca Freixas, que pone como ejemplo el cine bélico en el que se habla de “guerra de hombres”, “ero la guerra también afecta a las mujeres”, apunta.

Por ello, apela a crear un relato de la realidad que sea más equilibrado y que “incida a su vez en un cambio de mentalidad”. “Esperamos que eso vaya cambiando poco a poco. Cuando las mujeres toman la palabra y denuncian a Placido Domingo, esperamos también que no van a actuar con la misma impunidad”, agrega la escritora, que considera que el feminismo es “algo global, un movimiento poderoso en todo el mundo que afecta a todas las ramas y aspectos de la sociedad, incluida la cultura”.

“Las canciones y el arte en general pueden transformar las ideas”

“La música, como todos los espacios de socialización, está atravesada por un modelo patriarcal y machista. Músicos, directores de compañías, técnicos de sonido y personal son mayoritariamente masculinos, al igual que los festivales. El mundo de la música está atravesado por el machismo”, afirma Cristina del Valle quien el próximo miércoles, 5 de marzo, estará en la Sala Los Clásicos con el espectáculo ‘Ellas dan la nota’.

Esta propuesta cultural contará con la actuación del Valle junto a Marcos Rodríguez, “un hombre profeminista” y actual cantante del dúo Amistades Peligrosas, y otras artistas, así como también con la periodista mexicana Lydia Cacho, quien huyó de su país tras sufrir un intento de asesinato, tal y como recuerda la artista. “‘Ellas dan la nota’ tiene un carácter internacional, cuenta con un hombre comprometido con la igualdad y utiliza la música, por lo que se convierte en un conjunto fundamental y necesario para mostrar el empoderamiento de las mujeres”.

Del Valle define su disciplina como “una plataforma importantísima” ya que las artistas tienen el poder de ser escuchadas. “Las canciones y el arte en general pueden transformar las ideas”, asegura respondiendo en sentido afirmativo e indirectamente a la cuestión sobre la posible existencia de una cultura feminista. “La música es un elemento sanador, de denuncia y con un gran calado emocional.”

“En un concierto en Ciudad Juárez madres de muchas víctimas se subieron al escenario y contaron que llevaban sin escuchar música muchos años. Otras mujeres me han dicho que se han sentido fuertes para denunciar después de habernos visto sobre el escenario… este tipo de mensajes son importantes para poder hablar en positivo y poner el foco en las supervivientes”, explica del Valle.

Según la artista, la música se ha convertido en un altavoz que atraviesa fronteras visibilizando a las mujeres de todo el mundo. “Interactuamos mucho con profesionales invisibles que hablan de paz en plenos conflictos armados y bombardeos… no podemos vivir al margen de las realidades.”

Cristina del Valle compara la España “de hace muy pocos años” con países como Zimbabwe ya que creadores y creadoras no pueden vivir de su trabajo porque es “una profesión durísima sobre todo debido a las muchas presiones derivadas de la entrada en el proceso de mercantilización. Por ello durante los últimos años hemos trabajado con compañías independientes”. Con esta metodología, del Valle ha convertido su música en una herramienta educativa. “He conseguido llevar mi trabajo a cárceles o a centros de acogida, sitios donde ha cobrado todo el sentido del mundo”

‘Las olimpiadas de las mujeres’, un teatro infantil “empoderador”

De su lado, Clara Pérez de Miguel, coordinadora de Delfoteatro, compañía que interpreta esta domingo, 1 de marzo a las 12.00 horas la obra ‘El empoderamiento de las mujeres’ en la plaza del Ayuntamiento de Toledo, un teatro interactivo familiar que cuenta una historia que arranca en un patio de recreo en el que una niña a la que le gusta mucho el fútbol pero no le pasan el balón cuando juega con los niños. Ahí arranca una historia de fantasía con la mujer como protagonista y la participación de los espectadores para interpretar distintos roles y desterrar los estereotipos que se producen, por ejemplo, en el deporte.

El teatro pedagógico, explica Pérez, hace que niños y niñas vinculen “emocionalmente la representación”. En este, la improvisación también juega un papel importante para jugar con estereotipos y reconducir las situaciones de desigualdad que se llega a producir en la interpretación para transformarla. “Es muy empoderador. Quienes son partícipes de ese cambio igual sienten que han cambiado un poco el mundo en ese escenario”, señala la coordinadora teatral.

“Es como si cogieras la realidad con una pinza y la pusieras en el escenario, donde tienes la posibilidad de interactuar y cambiarlo. Son herramientas” que, desde las edades más tempranas, juegan a favor de una igualdad de género entre hombres y mujeres. En la obra, también los adultos como espectadores sienten “emociones a flor de piel viendo las reacciones” de los más pequeños.

Bajo el paraguas de la igualdad de género y la inteligencia emocional, Delfoteatro aborda contenidos con los que da visibilidad a las mujeres a lo largo de la historia en diferentes ámbitos, como en este caso en el deporte. Además, la compañía, que se enmarca en el proyecto Delfo, también transforma historias más tradicionales como ‘Alicia en el país de las maravillas’ o ‘El patito feo’, a las que aportan valores de igualdad y de respeto a la diversidad.

La mafia de los proxenetas, en la gran pantalla

También, en el género cinematográfico, el festival Fem.20 cuenta con la proyección -lunes, martes y miércoles- del documental ‘El proxeneta. Paso corto mala leche’, de Mabel Lozano, que estará este lunes 2 de marzo en la primera sesión que se celebrará en el Centro Cultural Liberbank.

En este largometraje, la cineasta toledana narra la historia de Miguel ‘El músico’, un proxeneta que fue condenado y cumplió con su pena de prisión y que ahora está arrepentido de su participación en este negocio que juega con la vida de tantas mujeres. Lozano aborda a través de este y otros trabajos la trata de niñas y mujeres y la prostitución, un negocio que mueve “unos cinco millones de euros al día” en España.

El documental se presentó también en el Círculo de Arte, donde Lozano impartió una conferencia en la que un público joven pudo debatir sobre estos temas a menudo silenciados en la sociedad tras los visionados que hicieron también de otros documentales de la cineasta como ‘Los amos de la prostitución y la trata’ o su corto ‘Exit’.

Etiquetas
Publicado el
1 de marzo de 2020 - 13:38 h

Descubre nuestras apps

stats