Investigado por alojar a 25 temporeros en una nave en pésimas condiciones en Toledo

Interior nave en Santa Cruz

La Guardia Civil ha puesto a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Ocaña a un hombre, de 52 años de edad, por un delito contra los derechos de los trabajadores. Y es que el sospechoso había contratado a 25 personas para que trabajasen en distintas explotaciones agrícolas de la Comunidad de Madrid y las había alojado en una nave del municipio toledano de Santa Cruz de la Zarza, “sin la más mínima condición de habitabilidad y donde convivían en pésimas condiciones higiénico-sanitarias”.

Se espera que este hombre, administrador de la empresa que había contratado a estos temporeros, pase a declarar judicialmente como investigado ya que era el responsable de estas contrataciones.

Investigación

El pasado mes de mayo, la Guardia Civil de Santa Cruz de la Zarza se percató de la llegada de trabajadores del sector agrícola. Se trata de personas que se hospedan en este municipio pero que trabajan en explotaciones de ajo y cebolla en la Vega del Tajo, en localidades madrileñas como Villamanrique de Tajo, Fuentidueña de Tajo, Estremera y Colmenar de Oreja.

Los agentes solicitaron la documentación pertinente sobre pruebas COVID a estas personas, 10 mujeres y 15 hombres, y se interesó por el lugar donde se hallaban hospedados, siendo informados de que vivían en una nave ubicada en Santa Cruz de la Zarza y que trabajaban para una empresa agrícola con sede administrativa en Las Pedroñeras (Cuenca).

Cuando los agentes comprobaron las pésimas condiciones de habitabilidad en este lugar abrieron una investigación, denominada operación ‘Ustoroi’ y solicitaron al Ayuntamiento los posibles alojamientos existentes destinados a trabajadores temporeros, facilitando desde el consistorio tres ubicaciones. Uno de estos era la nave donde habitaban estas 25 personas “en pésimas condiciones y que trabajaban para la citada empresa conquense”. Se realizaron gestiones para localizar al dueño de la nave investigada. El propietario informó a la Guardia Civil que se la había alquilado a un hombre, administrador de la empresa con sede en Las Pedroñeras, al cual ya se la había alquilado en años anteriores, y para un uso exclusivo de acopio de maquinaria o almacenaje.

La Guardia Civil de Santa Cruz de la Zarza inició las gestiones de identificación a la vez que solicitaba la colaboración de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Toledo para realizar una nueva inspección conjunta en esta nave. También se puso en conocimiento de la Inspección de Trabajo de Madrid a la que se informó del lugar donde estas 25 personas estaban trabajando de temporeros. Además, se comprobaron los otros dos alojamientos, viviendas en las que sí se mantenían las condiciones mínimas de salubridad y cuyos residentes trabajaban para otra empresa distinta.

Etiquetas

Descubre nuestras apps