Castilla y León remite a Fiscalía el caso de una empleada de residencia de ancianos que no guardó cuarentena

Una mujer en una residencia de ancianos.

La Junta de Castilla y León ha remitido al Ministerio Fiscal el expediente sancionador abierto por el Servicio Territorial de Sanidad de Valladolid, basándose en la inspección realizada por la Gerencia Territorial de Servicios Sociales, a una persona empleada en una residencia de mayores de la provincia por no guardar la cuarentena y acudir a su puesto de trabajo antes de conocer el resultado de la prueba PCR que se le había realizado y que finalmente arrojó un resultado positivo.

Según informa la Delegación Territorial a través de un comunicado, el expediente abierto por la Junta entiende que la trabajadora incumplió las normas establecidas por la COVID-19 y "puso en riesgo la salud de empleados y residentes". La Junta de Castilla y León apela a la responsabilidad de todos los ciudadanos de la comunidad y "de modo especial" a los que prestan servicios en este tipo de centros sociosanitarios para que "se cumplan todas las medidas aplicadas para evitar la propagación del virus".

Todos los servicios dependientes de la Junta extreman los controles y la colaboración con otras administraciones para vigilar y hacer cumplir la normativa sanitaria que se viene desarrollando. Para ello se continúan intensificando las labores de vigilancia para contribuir al trabajo de los rastreadores y evitar que no se cumplan las cuarentenas determinadas hasta conocer el resultado de las pruebas o aun siendo este negativo si se mantiene un contacto estrecho con una persona positiva en coronavirus.

Etiquetas
Publicado el
22 de octubre de 2020 - 11:59 h

Descubre nuestras apps

stats