Una de las empresas de la Casa de Alba admite que despidió a un trabajador tras lesionarse

Campos de Salamanca, en una fotografía de archivo

Sandra Vicente


7

A.D. empezó a trabajar en Agralsa hace un año. El nombre de la empresa no es muy reconocible, pero sí su consejero delegado: Jacobo Fitz Stuart Martínez de Irujo, conocido por ser el hijo bohemio de la Casa de Alba y por dedicarse más al mundo editorial que a la ganadería. La empresa de los Alba ha reconocido ahora que despidió a A.D. de forma improcedente tras sufrir una lesión en su puesto de trabajo y ha ofrecido indemnizar con más de 7.000 euros al empleado.

Desmemoria histórica en el palacio de los duques de Alba

Desmemoria histórica en el palacio de los duques de Alba

Agralsa gestiona parte de los terrenos de la familia y se dedica a la adquisición de fincas rústicas, así como a la explotación ganadera y agrícola. A los tres meses de trabajar en los campos de los Alba, A.D. sufrió un desprendimiento de córnea durante su jornada laboral. La lesión le supuso una intervención quirúrgica urgente y una baja laboral estimada de 240 días, tal y como el empleado comunicó a la empresa el 29 de marzo.

Un día después, según relata la demanda del empleado, Agralsa comunicó a A.D. su despido “disciplinario individual”. El trabajador decidió demandar a la empresa SA y el pasado viernes ambas partes llegaron a un acuerdo ante el juzgado de lo Social 30 de Madrid que evitó la celebración del juicio. Finalmente, la empresa ha reconocido la improcedencia del despido y ha llegado a un acuerdo con A.D., a quien abonará 7.000 de indemnización adicional euros por haberle despedido sin causa estando de baja.

En palabras del abogado de A.D., Ignacio Palomar Ruiz, director de Servilegal Abogados, “fue un despido disciplinario totalmente carente de motivación y contenido. La carta era de vergüenza y totalmente genérica”. Según se destaca en el texto de la demanda, “al trabajador nunca se le ha hecho ni un solo apercibimiento por escrito durante la relación laboral”.

Según el letrado, la larga baja que A.D. tenía por delante hizo que la empresa le considerara “un trabajador molesto y realizara un despido totalmente infundado e injustificado, basado únicamente en la salud y padecimiento del mandante”, tal y como se expone en la demanda.

Agralsa es una de las principales empresas de la familia de la Casa de Alba, dedicada a la explotación de miles de hectáreas en diferentes Comunidades Autónomas. Es dueña de 8.739 hectáreas cinegéticas repartidas en seis municipios de Salamanca. En torno a Córdoba, El Carpio y Villafranca de Córdoba, la familia posee otras 2.527 ha. a través de la sociedad Euroexplotaciones Agrarias SA. El resto de sus propiedades se ubican en Carmona (1.239 ha.) y Gerena (567 ha.), ambas en Sevilla, y en Rivilla de Barajas (Ávila), donde tiene 1.632 ha.

Esta compañía forma parte del conjunto de empresas constituidas entre 1977 y 1990 por parte de Cayetana Fitz-James Stuart, conjuntamente a Euroexplotaciones Agrarias SA, Euritécnia Agraria SA, Castrofresno SL y Actividades Agrotécnicas SA. Entre las cinco emplean 139 personas, según datos del Registro Mercantil.

Estas cinco empresas recibieron en 2020 ayudas de la Política Agraria Común (PAC) por valor de 3.000.618, 91 euros, lo que se traduce en 8.220 euros diarios, tal como evidenció una investigación de El Independiente. Agralsa es la empresa de este conjunto que más cuantía de fondos públicos recibe (más de un millón de euros).

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats