La portada de mañana
Acceder
El contrato secreto para vender armas a Arabia Saudí que autorizó Rajoy
Belarra: "Necesitamos el Podemos más fuerte para que Yolanda sea presidenta"
Opinión - La libertad de contaminar y otras batallas 'liberales', por Ignacio Escolar

La militancia de ERC avala por un 95% bloquear la investidura si Sánchez no acepta una negociación sobre Catalunya

El grupo de ERC en el Parlament de Catalunya durante una rueda de prensa

La dirección de ERC ya tiene un mandato de las bases sobre la condición de mínimos exigible al PSOE para facilitar la investidura de Pedro Sánchez. Con un 94,6% de votos favorables y una participación del 70%, las bases republicanas han votado masivamente a favor de mantenerse en el 'no' si los socialistas no aceptan "abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación". Esa será la exigencia que el equipo negociador de Esquerra lleve al del PSOE en la reunión que ambos tienen previsto fijar para esta misma semana.

ERC quiere un "compromiso explícito" de Sánchez sobre la mesa de negociación entre gobiernos

ERC quiere un "compromiso explícito" de Sánchez sobre la mesa de negociación entre gobiernos

ERC ha ido definiendo a lo largo de la última semana sus condiciones sobre la investidura y añadiendo condiciones a la reivindicación principal sobre la mesa de diálogo. Según explican ahora, esta debe ser entre Gobiernos, con un calendario previo y en la que se cada parte, Gobierno del Estado y de la Generalitat, pueda proponer cualquier solución que contemplen, como la autodeterminación o la amnistía. Además consideran que el acuerdo que salga de esa mesa de negociación, sea cual sea, debe ser posteriormente sometido a referéndum en Catalunya.

Más allá de la posición de dureza que en algunos momentos han mostrado voces de ERC, el equipo negociador del partido no tiene previsto reclamar que esa mesa de negociación se ponga en marcha antes de la investidura. Lo que sí quieren, según ha explicado la portavoz del partido este lunes, es un "compromiso explícito" de Sánchez con una negociación como la que ellos plantean, que bien podría ser mediante la firma de un acuerdo, mediante una declaración conjunta o activando un primer encuentro entre gobiernos. Vilalta no ha querido cerrar ninguna puerta y ha asegurado que tratarán de definir la fórmula a lo largo de la negociación con el PSOE.

El aval de la militancia a la estrategia del partido se daba por hecha desde que se conoció la pregunta de la consulta. La dirección ha optado por lanzar una redacción enrevesada y que deja en el mismo lado tanto a los más férreos contrarios a la investidura como a que los militantes que no pondrían condición alguna a Sánchez. Pero, aunque el resultado era esperado, ERC cree que el proceso interno de validación les confiere credibilidad ante el PSOE y refuerza la idea de que Sánchez deberá moverse para obtener la abstención de los 13 diputados de la formación.

Con la consulta ERC trata también de blindarse ante las posibles críticas del resto de formaciones independentistas, que tras la campaña se decantaron por un 'no' firme a Sánchez, en el caso de la CUP, o por poner condiciones más altas, en el caso de JxCat. Estos últimos sin embargo también han ido evolucionando en su postura, y de considerar que la declaración de Pedralbes era insuficiente han pasado ahora a reclamar la figura de un intermediario que ya sobrevoló aquel acuerdo de mínimos en diciembre de 2018.

Con todo, ERC teme que JxCat pueda quedarse en el 'no' para tratar de sacar provecho ante las bases independentistas por mantener una posición más dura que sus competidores. Esta es una de las razones que llevan al partido de Oriol Junqueras a insistir en la necesidad de que el Govern en su conjunto, también la parte de JxCat, sea reconocido como el interlocutor de la Moncloa en cualquier negociación. Sentando en la mesa al president Quim Torra o a otro conseller de su partido, creen los republicanos, JxCat tendrá difícil justificar un 'no' a Sánchez.

Una vez conocida la posición de la militancia de la formación independentista, y después de que las bases del PSOE y Unidas Podemos avalaran también el preacuerdo de gobierno alcanzado entre ellas, nada obstaculiza que comiencen las negociaciones para la investidura. Los equipos, que capitanearán Gabriel Rufián por parte de los republicanos y Adriana Lastra por los socialistas, tienen previsto verse esta semana, posiblemente el jueves o el viernes. Tras las dos primeras reuniones exploratorias, será el inicio de una negociación que ambas partes creen que puede alargarse algunas semanas. Las diferencias son patentes, pero también la creencia, por las dos partes, de que están ante una oportunidad política que deben explorar hasta el final.

Etiquetas
Publicado el
25 de noviembre de 2019 - 20:33 h

Descubre nuestras apps

stats