Los afines a Iglesias se postulan para dirigir Podem Catalunya en plena crisis organizativa

Raimundo Viejo en la Rambla del Raval durante una entrevista con Catalunya Plural

Podemos ha decidido comenzar a actuar para que la crisis organizativa de epicentro madrileño y que el miércoles pasado llegó a su punto álgido con la destitución del secretario de organización Sergio Pascual no se extienda a otros territorios. Este sábado el diputado en el Congreso Raimundo Viejo presentará un manifiesto para postularse a la secretaria general del partido en Catalunya, con una candidatura de perfil oficialista que competirá contra la de Albano Dante Fachin, crítica con la dirección madrileña. El movimiento del partido morado trata de cortar de raíz la escalada de influencia en las bases conseguida por Fachin como única cara visible en la carrera hacia la secretaría general.

La candidatura de Viejo presentará un manifiesto que se propone como "punto de encuentro" de las diferentes sensibilidades de Podem y en el que defiende mantener la personalidad del partido ante una posible confluencia en En Comú, como la que propone Colau en En Comú. La candidatura apuesta por que las formaciones confluyentes se relacionen "de igual a igual", descartando por tanto la disolución de Podem Catalunya en la nueva fuerza. Así, el manifiesto "Impulsando el Cambio en Catalunya Podemos" aboga porque Podem se constituya como sujeto político con personalidad jurídica propia y garantiza la soberanía de la formación respecto de Podemos.

Podem lleva con una dirección interina desde que Gemma Ubasart dimitió como secretaria general, poco después de las elecciones del 27 de septiembre. En ese contexto y tras la apuesta de Colau de aglutinar a las diferentes expresiones de la izquierda catalana bajo un único partido, el diputado de CSQEP, Albano Dante Fachin, se postuló hace unas semanas como candidato a las primarias de Podem. El movimiento del diputado en el Parlament estaba apoyado por otros diputados y varios círculos municipales, y su objetivo era forzar a Madrid a celebrar cuanto antes unas primarias que desde la dirección de Podemos habían parado.

Desde Podemos se había intentado congelar el debate que se daba en las bases catalanas, al menos hasta tener resuelto el escenario de la investidura, una idea que Pascual transmitió personalmente a los "rebeldes" de Fachin hace dos semanas y que estos aceptaron como tregua. Pero la crisis organizativa del partido en diferentes escalas y puntos del país les ha llevado a cambiar de estrategia en Catalunya y a lanzar la candidatura de Viejo ya. La militancia de Podem deberá decidir entre dos candidaturas a la secretaría general que son programáticamente similares pero que difieren en la autonomía que debe tener la dirección catalana y en la relación con el partido que construye Colau.

Desde los albores de Podemos, Viejo ha sido el hombre de Iglesias en Catalunya, primero en su breve etapa como concejal de Barcelona en Comú y después formando parte de la candidatura de En Comú Podem al Congreso, que le convirtió en diputado. Que el aparato controle la dirección de Podem es vital para que el partido pueda negociar la confluencia con Colau como hasta ahora se han negociado las dos candidaturas, línea directa Madrid-Barcelona y sin injerencia de la estructura autonómica.

Las poderosas fuerzas gravitacionales que crean Iglesias y Colau han convertido las primarias de Podem Catalunya en una disputa en la influencia de ambos. La alcaldesa de Barcelona lanzó su proyecto de nuevo partido en un intento de extender su poder a toda Catalunya gracias a la victoria de En Comú Podem. En la dirección de Podemos consideran, en cambio, que el partido morado tiene mejor entrada en la periferia de Barcelona y los de Iglesias no quieren perder el control de un territorio como el catalán, que se ha convertido en una cantera importante de votos.

Etiquetas
Publicado el
18 de marzo de 2016 - 21:27 h

Descubre nuestras apps

stats