eldiario.es

9

CATALUNYA

El soberanismo responde al inicio del juicio del procés al grito de "la autodeterminación no es delito"

Miles de personas llamadas por las entidades se han concentrado en Barcelona para rechazar las acusaciones que pesan sobre los líderes independentistas

La manifestación de este sábado, que ha llenado la Gran Vía entre plaza España y Universitat, es la primera de las diversas movilizaciones convocadas durante el juicio

93 Comentarios

Miles de personas se concentran en Barcelona en apoyo a los líderes independentistas enjuiciados

Miles de personas se concentran en Barcelona en apoyo a los líderes independentistas enjuiciados Sònia Calvó

El soberanismo ha reclamado en las calles de Barcelona la absolución de los doce líderes independentistas que esta semana han comenzado a ser enjuiciados en el Tribunal Supremo. Bajo el grito de "la autodeterminación no es delito", miles de personas se han manifestado por la Gran Vía, entre la plaza España y la plaza de Universitat, en una convocatoria transversal de entidades como Òmnium, ANC, los sindicatos independentistas y el conjunto de los partidos soberanistas.

La manifestación de este sábado, además de protestar por la celebración de un juicio que consideran "una farsa", pretende abrir el ciclo de movilizaciones que el soberanismo planea realizar durante el transcurso del juicio, y que tendrá uno de sus puntos culminantes en la huelga general del próximo jueves, 21 de febrero y, finalmente, el 16 de marzo, cuando se celebrará una manifestación en Madrid, ciudad que acoge el juicio. La Guardia Urbana ha cifrado en 200.000 personas la afluencia a la manifestación de este sábado en Barcelona.

La cabecera de la marcha ha ofrecido la fotografía de la unidad política del soberanismo, en un momento de especial sensibilidad por la proximidad de los comicios municipales y, desde este viernes, la convocatoria de elecciones Generales. Detrás de la pancarta se han reunido al president de la Generalitat, Quim Torra, y al del Parlament, Roger Torrent. Junto a ellos los principales líderes de los partidos, entidades y sindicatos independentistas, así como representantes de Catalunya en Comú. El teniente de alcaldía de Barcelona, Gerardo Pissarello, o la presidenta del grupo parlamentario, Jéssica Albiach, han participado en la manifestación.

Días después de las declaraciones de Oriol Junqueras y de Joaquim Forn, los primeros en defenderse de las acusaciones de rebelión y otros delitos que formulan la Fiscalía, la abogacía del Estado y la acusación popular representada por Vox. "Tenemos presos políticos y exiliados, y estamos hartos de tenerlos", ha asegurado Torra ante los medios, "es hora que la comunidad internacional escuche la voz de los catalanes".

La cabecera de la manifestación ha reunido a los principales líderes soberanistas

La cabecera de la manifestación ha reunido a los principales líderes soberanistas Sònia Calvó

Por su parte, el vicepresident Pere Aragonès ha hecho suyas las palabras de Junqueras para asegurar que se trata de un "juicio político". "Hacer un referéndum no es delito, porque votar no es delito, lo que es delito es impedirlo", ha subrayado. También en la cabecera y sosteniendo la pancarta principal se ha dejado ver el diputado de los 'comuns' Joan Josep Nuet, uno de los encausados en el proceso aunque, en su caso, se enfrentará al juicio en el Tribunal Superior de Catalunya, después de que el magistrado Marchena decidiese dividir la causa en dos partes y quedarse solo una.

La manifestación ha comenzado pasadas las cinco de la tarde, después de varias horas de colapso del centro de Barcelona. La afluencia de manifestantes ha satisfecho las expectativas de los convocantes, que este sábado por la mañana se mostraban cautos sobre la posibilidad de llenar el recorrido. A diferencia de las tradicionales demostraciones de las diadas, en este caso no se habían repartido los tramos de la concentración, por lo que no estaba claro cómo acabaría distribuyéndose el río de gente.

Miquel Pàmies, de 98 años y vecino de Vilassar, ha participado en la manifestación

Miquel Pàmies, de 98 años y vecino de Vilassar, ha participado en la manifestación Sònia Calvó

Pero, pese a la cautela, media hora después del inicio el recorrido ha quedado colapsado. A las clásicas banderas esteladas del independentismo, este sábado por la tarde los convocados exhibían carteles con el lema de la marcha y otros con las caras de la docena de políticos encausados, nueve de ellos en prisión preventiva durante cerca de 15 meses. Grupos de manifestantes lucían lemas por su cuenta como "También me juzgan a mi" o "Votar no es delito".

Cerca de una hora tras el inicio del recorrido, la plaza España se ha ido vaciando y los participantes en la protesta se han concentrado entorno a la explanada de la plaza Universitat, donde se han celebrado parlamentos del vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, y de la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. El primero ha reclamado a Sánchez que ordene a la abogacía del Estado a retirar los cargos, porque si no, ha dicho, "se convertirá en cómplice de la extrema derecha" que también acusa en el juicio.

Para los convocantes, la marcha de este sábado pretendía convertirse en un acompañamiento masivo a los líderes enjuicidados. "Como en las artes marciales, es importante devolver la fuerza de este juicio contra ellos", ha asegurado la presidenta de la Assemblea, quien ha asegurado que el proceso no se produciría "si España fuera una democracia". La marcha se ha convertido en la movilización más numerosa desde la última Diada.

Una vecina observa la marcha mientras pasa un cartel donde se lee que "votar no es un delito"

Una vecina observa la marcha mientras pasa un cartel donde se lee que "votar no es un delito" Sònia Calvó

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha