eldiario.es

9

Siete mil firmas contra la instalación de la macrogranja en Pozuelo y Argamasón

Se trata de una instalación que, tal y como muestra el proyecto dispondría de 51 naves y hasta 140.000 cerdos

Lo primero que alarmó a los vecinos fue la cercanía de las naves con los núcleos de población. Otro de los problemas es el consumo de agua planteado

Recogiendo firmas, el pasado mes de marzo, en la capital. FOTO: Lourdes Cifuentes.

Recogiendo firmas, el pasado mes de marzo, en la capital. FOTO: Lourdes Cifuentes.

Se les pudo ver en la ciudad de Albacete recogiendo firmas para evitar que la macrogranja proyectada en Pozuelo y Argamasón, sea una realidad. Ahora, la plataforma, formada por vecinos de la zona, contabiliza unas 7.000 rúbricas que se oponen a que esta localidad albaceteña albergue una instalación que, tal y como muestra el proyecto, que está en pleno proceso de valoración de impacto ambiental, dispondría de 51 naves y hasta 140.000 cerdos.

Así, la plataforma 'No a la Macrogranja en Pozuelo y Argamasón' ha puesto en marcha una segunda entrega de firmas. Los documentos van dirigidos al Ayuntamiento de Pozuelo, órgano sustantivo, y a la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, encargada de emitir la Declaración de Impacto Ambiental. En un primera recogida de apoyos se presentaron en febrero 2.964 firmas, ahora, cuatro meses más tarde, los vecinos presentan 3. 885 firmas más que se suman a la lucha contra el proyecto que Cefusa-ElPozo pretende instalar en la finca la Lossa en el término municipal de Pozuelo, a 30 kilómetros de Albacete capital.

La plataforma, en esta segunda entrega, presenta 1.527 firmas en papel y 3.885 en formato digital, que sumadas a las 2.964 que ya presentó en febrero suma un total de 6.849 apoyos en defensa del entorno y de sus pueblos, porque “nuestros pueblos sí tienen futuro y el futuro no pasa por la contaminación del entorno y poner en riesgo nuestra salud” por eso solicita al alcalde de Pozuelo, Gregorio Moreno, y a la Junta de Comunidades que atiendan sus peticiones y paralicen el proyecto de Cefusa-El pozo en beneficio de un verdadero y respetable desarrollo rural.

El proyecto, según el promotor (auspiciado por CEFUSA, empresa que pertenece al Grupo Fuertes, al igual que El Pozo) consta de nueve núcleos con un total de 51 naves y 18 balsas de purines. Tiene capacidad para 140.000 gorrinos, entre ellos 18.000 madres. Y pretende producir al año 573.000 lechones que con 20 kg se trasladarán a otras instalaciones cercanas para su engorde.

Estas instalaciones están todavía por definir, pero Cefusa-El Pozo no descarta ampliaciones ni acuerdos con particulares para que se hagan cargo de la fase de engorde a pocos kilómetros de la finca, por cuestiones de rentabilidad económica y también para impedir un alto índice de mortalidad porcina en el trayecto de una instalación a otra.

Firmas recogidas hasta ahora, cerca de 7000. FOTO: Plataforma No a la Macrogranja de Pozuelo y Argamasón

Firmas recogidas hasta ahora, cerca de 7000. FOTO: Plataforma No a la Macrogranja de Pozuelo y Argamasón

Cercanía a los núcleos de población

Lo primero que alarmó a los vecinos fue la cercanía de las naves con los núcleos de población: la pedanía de La Solana a 3 km, Pozuelo a 2.6, Argamasón a 2.1, Casas de Cañete a 1.7 o La Zarza a 1.5. Otro de los problemas es el consumo de agua planteado ya que según indica el proyecto consumirán 465.000 litros de agua al día, aunque se presumen que serán muchos más.

Los vertidos de los residuos en forma de purines preocupan en cuanto suponen la causa principal de la contaminación del agua, del suelo y del aire. Rocío Guardado, profesora de la Universidad de Castilla-La Mancha y experta en Edafología afirma que “al tratarse de una zona de componentes mayoritariamente calizos su infiltración es muy alta”. El suelo acaba sobrefertilizado y, por lo tanto, inhabilitado para el cultivo, en pocos años. En cuanto al aire, en el estudio de Jesús Moratalla, neumólogo del CHUA, se tratan las enfermedades derivadas de una frecuente y cercana exposición a este tipo de instalaciones y a las zonas de esparcimiento de purines.

“Con las falsas promesas de fijar población y crear empleo nos intentan convencer de que estos proyectos crean desarrollo y riqueza en nuestros pueblos, pero la experiencia ha mostrado que en los pueblos donde llevan años instaladas no solo no crea riqueza ni empleo, al contrario, está destruyendo el empleo, las alternativas, el desarrollo; en definitiva, favorece a que nos empobrezcamos ruralmente, que perdamos paisaje, biodiversidad, calidad de vida, que perdamos la posibilidad de traer nuevos habitantes a nuestros territorios” apunta Inma Lozano, coportavoz de la plataforma CLM Stop Macrogranjas y Plataforma No a la Macrogranja en Pozuelo y Argamasón.

Riesgos para la salud

A los problemas que relatan desde la plataforma se suman ahora expertos que advierten de los riesgos para la salud que suponen. Así lo apunta la doctora Ángela Prado Mira, Médico Intensivista del Hospital General de Albacete en un documento donde destaca, entre otros, como factor de riesgo la ‘resistencia a los antibióticos’. Dice la doctora Prado en el informe que “para acelerar la ganancia de peso en los animales y prevenir enfermedades, muchas granjas de cría intensiva suministran antibióticos a los animales”. Según los datos que aporta el documento,  entre 2001 y 2009, el consumo de antibióticos en la producción animal aumentó un 45%, y más del 80% de los antibióticos recetados fueron utilizados en el sector porcino.

A esto se le suma suma también la ‘zoonosis’. Dice en el informe que los cerdos son considerados potenciales reservorios para las nuevas enfermedades humanas y han sido implicados en la reciente aparición de la pandemia de gripe H1N1 entre otros.

Las moscas, mosquitos y roedores son denominados en este documento como “otros vectores de interés”. El motivo, que son portadores de enfermedades.  Así, el informe advierte que cuando las poblaciones de moscas alcanzan proporciones de plaga en zonas próximas a núcleos humanos y rurales, sobre todo en presencia de un caldo de cultivo propicio como pueden ser los vertidos de purines, representan un serio riesgo sanitario y medioambiental importante para la comunidad. Los purines también son “foco de proliferación” de mosquitos.

Precedentes de movilización ciudadana que ha conseguido paralizar proyectos

No es la primera vez que el Grupo Fuertes se ha topado con movilizaciones sociales contrarios a su llegada en la provincia de Albacete. Hace apenas 6 meses los vecinos de Montealegre del Castillo y Yecla (Murcia) conseguían que la empresa desistiera de la instalación de una macrogranja en la zona albaceteña. El proyecto comprendía el espacio que va desde las faldas del Monte Arabí,en territorio murciano, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, hasta el Cerro de los Santos, uno de los principales yacimientos íberos de la península y que está localizado en Montealegre del Castillo. Después de semanas de protestas en contra de la instalación que una explotación porcina,  finalmente este martes 5 de septiembre la empresa ganadera Cefusa, desistía de poner en marcha el proyecto. El motivo, según un comunicado de la propia empresa, fue la oposición que se ha encontrado tanto por parte de algunos grupos políticos locales de Yecla, municipio de la Región de Murcia que linda con Montealegre, y la plataforma que ha nacido por tal motivo.

Lo cierto es que la empresa tenía los permisos pertinentes por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha y contaba con el visto bueno del Ayuntamiento de Montealegre. Pese a ello y tras meses de esfuerzo la plataforma Salvemos el Arabí, de Yecla, ha conseguido recabar numerosos informes no favorables a la instalación de la macrogranja en el paraje.

En el caso de Pozuelo, la Junta todavía no ha dado el visto bueno, mediante la Declaración de Impacto Ambiental,  al proyecto y a ésto se aferran, precisamente, tanto vecinos como los miembros de la plataforma.  “Lo que queremos reivindicar es que la Junta lo paren porque va en contra de las políticas agrarias que ellos promueven y van en contra del agricultor y de las políticas agrarias que exigen en Europa”, insiste Inma Lozano que añade:  “Esto va contra la forma de vida en los municipios”.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha