eldiario.es

9

La violencia de los gobiernos gamberros

Miles de personas se manifiestan contra el Gobierno turco en Estambul

Miles de personas se manifiestan contra el Gobierno turco en Estambul

Votación: primarias de PODEMOS a las elecciones europeas.

Ayer voté, y lo hice a través de Internet, ese medio libre, ubicuo, rápido, eficaz y potente, de información, reflexión, encuentro y participación.
Tuve una sensación “extraña”. Era la primera vez que votaba en unas elecciones primarias, y me sentí "ciudadano" y "protagonista", o protagonista en cuanto ciudadano.

Y también fui consciente y actor de un hecho radical y deslumbrante: la facilidad y rapidez con la que se puede consultar y ejercer la soberanía popular, y no olvidemos que esa es la esencia de la democracia. 

Fue también para mi reconfortante poder conocer los motivos, deseos, explicaciones y aspiraciones de los candidatos, ciudadanos como yo, que han experimentado en sus propias carnes y entorno cotidiano, laboral o familiar la decepción y degradación de nuestras Instituciones. Algunas de estas presentaciones de candidatos vienen apoyadas por vídeos en Youtube. Se vislumbra un nuevo modo de ejercer la democracia. De abajo hacia arriba. Ágil. Fluido.

Hay plazo todavía para votar en estas primarias (cualquier ciudadano). 

Violencia INSTITUCIONAL. 

España y su "marca" gubernamental han vuelto a sobresalir, una vez más, a nivel internacional (informe Caritas Europa) como campeona de la desigualdad, la opresión y la injusticia, ejercida (y esta es la violencia más cobarde) contra los más débiles, los niños, los ancianos, y los necesitados de necesidades básicas.

Algunos titulares: “España es el segundo país de la UE con más pobreza infantil, superado sólo por Rumanía. Las medidas de austeridad han fallado a la hora de solucionar los problemas”; “La pobreza entre las personas mayores ha aumentado del 7% en 2008 al 10,6% en 2012”; “El 12% de los españoles que trabajan no gana suficiente para escapar de la pobreza”; “España tiene también la mayor tasa de abandono escolar prematuro de la UE”; “La pobreza energética se extiende por los hogares españoles”; “La pobreza energética se dispara. La tasa de hogares que destinan más del 10% de su renta a pagar la luz y el gas llega al 16,6%. El 9% no puede mantener una temperatura adecuada”. “La pobreza energética en España aumenta un 19% en dos años. Cuatro millones de personas no tienen dinero para pagar la calefacción en invierno, según un informe realizado por la Asociación de Ciencias Ambientales”; “La pobreza energética causa 7.000 muertes en invierno en España. Es el cuarto país de la UE con más personas en situación de pobreza energética, según un reciente informe. La luz ha subido un 30% en cuatro años, y siete millones de españoles gastan más del 10% de sus ingresos en pagar estas facturas”; “Los niños españoles, los más pobres de Europa, sólo por detrás de Rumanía. La tasa de riesgo de pobreza en menores alcanza casi el 30%, nueve puntos por encima de la media europea”. 

Lo que describe o desnuda mejor el carácter patológico de nuestra vida civil, la naturaleza monstruosa de nuestra “normalidad institucional”, es la simultaneidad y coexistencia de determinados hechos y situaciones, que desenmascaradas en su cruel y radical injusticia, hipertrofian y hacen mas acuciante la necesidad de manipulación informativa y auto homenaje. En cuanto a los medios de información ¿pasará en nuestro país lo que en Turquía? 

Mientras los datos y la vergüenza internacional de nuestra pobreza infantil son los que son, ayer y hoy mismo se trabaja por parte de nuestro gobierno para el rescate millonario de autopistas por las que no circulan coches, cuyo enigmático absurdo hay quien pone en relación con determinados apuntes de los “papeles de Barcenas” y la contraprestación corrupta de determinados pagos. “De aquellos papeles, estos rescates”. 

Es esta coexistencia de hechos lo que nos vuelve un país miserable desde el punto de vista ético.

La violencia es fea, nos degrada y mancha, y nos pone a la altura de los violentos institucionales. La violencia debilita.


Hay una violencia "activa", planificada, de opresión, con todos los medios y los "mass media" del poder institucional a su alcance. Y hay  una violencia "reactiva" de supervivencia. Pero este conflicto no lo resolverá la violencia ni lo ganarán los violentos, lo ganara la palabra, la razón, la justicia, la solidaridad, ejercida desde la ética  y la dignidad contra las Instituciones.
Es el Poder sin argumentos y sin justicia el que recurre a la violencia.

El gobierno GAMBERRO de Turquía. 

Algunos titulares: “Bloquean el portal de videos de Youtube. Turquía planeaba bombardearse a si misma para poder atacar Siria”.

“Turquía bloquea Youtube tras una filtración de seguridad. El gobierno turco restringió Twitter hace una semana”.

Se grabaron  y se publicaron unas conversaciones gubernamentales (con los maquiavélicos planes) entre el ministro de exteriores turco, el jefe de la inteligencia turca, y el número dos del Estado mayor.

El gobierno turco  pretendía auto bombardear Turquía, es decir, lanzar algunos misiles contra sus propios ciudadanos para "justificar" un ataque a Siria. Este es el planteamiento maquiavélico y el carácter gansteril de los gobiernos gamberros que enseñorean el mundo.

 ¿Y que dicen al respecto de este "socio", Occidente, el mundo "libre", los templos de la libertad y la democracia? 

Escuchen el silencio.


Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha