La portada de mañana
Acceder
Denigrar a España para desgastar a Sánchez, por Esther Palomera
La sexta ola ha enredado los datos de la pandemia
OPINIÓN | La caspa del decano, por Elisa Beni

El tránsfuga de Ciudadanos que entregó la Diputación de Alicante al PP se resiste a devolver los fondos que le reclaman

El tránsfuga de Ciudadanos Fernando Sepulcre.

Fernando Sepulcre, el exdiputado provincial de Ciudadanos que entregó el poder al popular César Sánchez en la Diputación de Alicante, se ha encontrado una sorpresa inesperada años después de salir de la institución provincial. La Diputación le reclama 2.347 euros de la dotación que tenía asignada como diputado provincial de Ciudadanos en gastos supuestamente irregulares.

El tránsfuga defiende que los gastos estaban justificados mediante facturas correspondientes "únicamente a gasolina y manutención con reuniones con concejales de la provincia", según un escrito de alegaciones que ha remitido a la Diputación de Alicante y al que ha tenido acceso este diario.

Sepulcre considera que los gastos están "completamente justificados" con un archivo en Excel que especificaba los desplazamientos. "Ustedes, además, tenían mi agenda, que era pública, veían todos mis recorridos por la provincia", señala en el escrito.

Los gastos de la asignación a los grupos de la Diputación de Alicante han creado un tremendo caos en la institución provincial, que ha propiciado que la Intervención reclame fondos supuestamente sin justificar. El PP ha devuelto 50.000 euros, correspondientes a una presunta "financiación irregular", según Compromís.

Un voto para inclinar la balanza

Durante el anterior mandato, en el que Sepulcre era diputado provincial de Ciudadanos, los partidos de la izquierda sumaban 15 diputados, los mismos que el PP. El tránsfuga decantaba la balanza con su voto. Siempre negó que fuera un tránsfuga y explicaba su salida de Ciudadanos por una campaña de la dirección del partido contra él. En 2016 accedió al grupo de no adscritos apoyando al popular César Sánchez.

Ya fuera de la institución provincial y del partido naranja, Sepulcre rechaza devolver los fondos que percibió para gastos. "En el caso de que hubiese tenido que aportar algo más, o hacer otro tipo de contabilidad, ¿por qué no me lo dijeron hace cinco años?", se pregunta en sus alegaciones.

Siempre negó que fuera un tránsfuga y explicaba su salida de Ciudadanos por una campaña de la dirección del partido contra él

Fernando Sepulcre argumenta que se reunió en 2015 con todos los grupos políticos para solicitar que se quitara la asignación, una "petición que fue rechazada". "Esta asignación siguió adelante y la recibió mi partido", agrega el escrito.

Todos los grupos, recuerda Sepulcre, "gastaron la asignación completa" mientras que Ciudadanos no gastó 1.918 euros de los fondos que le correspondían. "Además, no solo fui el único que solo gastó la mitad de la asignación en cosas que por decreto estaban justificadas, sino que todos pidieron que les pagara la gasolina aparte como dietas y manutención", afirma el tránsfuga en su escrito.

"Preferí que la gasolina que se gastaba en los recorridos por los pueblos saliese de la asignación del grupo y evitar ese gasto de más a la diputación, no cobrándolo aparte, como ustedes", espeta Sepulcre en sus alegaciones ante la institución provincial. "Gasté la mitad y rechacé la del año posterior de 2016, hasta que no se devolviera el sobrante que debían hacerlo posible Cs central que era donde se abonaba ese dinero y yo no tenía acceso a esa cuenta bancaria", concluye el tránsfuga naranja.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats