Cinco secretos para cuidar los jacintos y que florezcan dentro de casa

Jacintos en flor

Eva San Martín


0

El jacinto es una planta generosa, facilona y apta para llenar de flores acampanadas, azules, moradas o blancas, tanto el salón como la terraza, a principios de primavera. Y todo esto cuando la inmensa mayoría de plantas aún está pensando en terminar la hibernación y latencia propia del invierno.

Estos espléndidos bulbos son aptos para recién llegados al fenómeno de la hipterización de las plantas, aupado por las redes sociales, que ha rescatado del olvido al mundo de la botánica. Hay más: puesto que el jacinto (Hyacinthus) es una planta perenne, con algunos secretos básicos y sencillos, lograremos no solo alargar su floración, sino también que lo siga haciendo cada principio de primavera y durante años.

Truco 1. Guarda los bulbos de jacinto en la nevera

Como buen bulbo primaveral, tanto la temperatura correcta como recibir el agua adecuada son dos requisitos de vital importancia para el jacinto. Y lo primero que no podemos olvidar: nuestro bulbo necesita pasar frío antes de florecer, además de permanecer en un sitio oscuro. Lo mismo que le ocurre a otro bulbo, en este caso comestible: el ajo.

Por eso, para hacer feliz al jacinto, y alargar su floración el máximo tiempo posible, hay que empezar a cuidar los bulbos antes incluso de plantarlos; sobre todo, si vamos a meter el jacinto dentro de casa. Si es el caso, es aún más importante que recordemos guardar los bulbos en la nevera antes de plantarlos y, al menos, durante entre seis y doce semanas.

Truco 2. Comprar bulbos de jacinto en vivero

Si compramos los bulbos de jacinto en un vivero o tienda de plantas, hay que asegurarse de preguntar si ya han pasado este tiempo de hibernación que necesitan, a baja temperatura. Si es así, podemos plantarlos en una maceta, dentro de la tierra, tan pronto como lleguemos a casa. 

Si no es el caso, o no estamos seguros de qué estamos comprando, suele ser mejor colocarlos en la nevera, y esperar esas seis semanas antes de meterlos en la tierra. Si tenemos dudas: aquí están los trucos para comprar las plantas más sanas del vivero.

Truco 3. Jacintos en casa o en terraza: con luz 

Eso sí: una vez que está preparado para que lo plantemos, el bulbo querrá disponer de buena luz. De hecho, para el temprano jacinto, una de las primeras plantas en florecer del año, contar con una buena cantidad de luz, una vez plantado, resulta una condición indispensable, tanto dentro como fuera de casa, en la terraza. 

Ahora bien, si vivimos con un gato o más de uno, o con un perro, mejor olvidarse de meter jacintos en casa: son plantas tóxicas y peligrosas para gatos y perros.

Truco 4. Jacinto en la maceta: ¿qué va arriba y qué debajo?

Cuando los bulbos estén listos, podemos colocarlos en una maceta con tierra de buena calidad, no demasiado profundos: entre diez y quince centímetros será más que suficiente. Y si nos planteamos colocar más de un bulbo por maceta, hay que dejar espacio entre ellos: entre diez y doce centímetros.

Por último, si dudamos qué parte del bulbo hay que colocar mirando hacia arriba, y cuál hacia abajo, busquemos los pelos que tienen los bulbos. Estos pelos son las raíces de nuestro jacinto, y hay que colocarlas dirigidas a la base de la maceta, esto es, mirando hacia abajo. 

Otra precaución: puesto que el exceso de agua puede, literalmente, matar los bulbos, hay que colocarlos en una buena maceta, con generosos agujeros de drenaje. Si tenemos dudas, hace un tiempo contamos los trucos para conocer qué tamaño de maceta es el apropiado para cada planta. 

Truco 5. Jacintos: hora de meterlos en casa

Si podemos, es bueno plantarlos fuera de casa, en la terraza, para que se mantengan frescos. Y regarlos hasta que la tierra de la maceta esté ligeramente húmeda. Llegará el momento en que veamos asomar los primeros brotes del bulbo; la señal que nos avisa de que ya podemos meter la maceta dentro de casa, si queremos.

Pero sin olvidar lo que necesita a partir de este momento: un sitio luminoso, que reciba luz indirecta durante la mayor parte del día. Una vez que nuestra planta haya recibido la cantidad de luz que precisa, debería comenzar a florecer entre dos o tres semanas después.

¿Jacintos dentro de casa? ¡Claro! Pero duran menos

Si queremos llenar el salón de jacintos, tenemos que aceptar lo inevitable: nuestras flores durarán menos tiempo que si las colocamos en la terraza, al exterior. Dentro de casa, la flor del jacinto es más efímera, y apenas dura un par de semanas. Eso sí: cuando aparece, nos invade con su color y tiene la poderosa capacidad de colorear hasta el rincón más tristón del salón. Casi nada. 

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats