La portada de mañana
Acceder
El último órdago de Putin provoca una nueva escalada de la guerra en Ucrania
El auge del empleo reduce los jóvenes que ni estudian ni trabajan a mínimos históricos
Qué fue y qué no fue el 1-O, por Neus Tomàs

¿Qué es la leche A2 y qué ventajas se le suponen?

Leche A2

La leche y los productos lácteos son alimentos de una importante calidad nutricional. Se trata de un alimento que, gracias a sus propiedades saludables y su aporte nutricional, sobre todo de calcio, y usado de forma equilibrada, ayuda a nuestra salud. 

Desde la Fundación Española del Corazón dicen que se trata de “un alimento de alto valor nutritivo que guarda un buen equilibrio en cuanto a sus macronutrientes”. Destaca en minerales como el calcio, el fósforo y el magnesio, claves para la masa ósea y muscular; lactosa, ácidos grasos de cadena corta y media, triglicéridos y lípidos insaponificables. También es importante como fuente de vitaminas del grupo B, A y D.

Pero, pese a todos estos beneficios, algunas personas tienen problemas para digerir la leche, incluso con las variedades sin lactosa. Es posible que les haya llamado la atención un producto nuevo que promete ser más fácil de digerir. Se trata de la leche A2. ¿Nos ayuda realmente?

Diferencias entre leche A1 y A2

A menudo culpamos a la intolerancia a la lactosa cuando aparecen síntomas como dolor y distensión abdominal, diarrea y gases en algunas personas. Esto ocurre cuando no producen suficiente cantidad de una enzima llamada lactasa, que digiere la lactosa (el azúcar simple en la leche) en el intestino delgado. 

En algunos casos, incluso dejando de tomar lactosa, las personas no experimentan alivio. Y aquí es donde entraría la leche A2. 

Las combinaciones A1 y A2 designan dos tipos de caseína (el 82% del contenido de proteína de la leche es caseína), uno de los principales tipos de proteínas de la leche. En realidad, se trata de una mezcla de distintas proteínas, cada una de ellas con una composición de aminoácidos diferentes. Una de las proteínas más abundantes es la beta-caseína. Las formas más comunes son dos:

  • Beta-caseína A1: presente sobre todo en las vacas originarias del norte de Europa.
  • Beta-caseína A2: común en la leche de las vacas de la región del canal de la mancha y el sur de Francia.

Desde el punto de vista nutricional, la leche A2 es similar a la leche A1 en cuanto a la cantidad de proteína, grasa y calcio. La mayoría de las vacas producen una mezcla de beta-caseína A1 y A2, mientras que otras solo producen beta-caseína A2, que es de donde procede la leche A2. 

Estas dos proteínas específicas se encuentran en la leche de vaca, pero en distintas proporciones según la raza de la vaca. Las dos proteínas son casi idénticas, pero con una pequeña diferencia en su composición química: el aminoácido histidina se encuentra en la posición 67 de la cadena de aminoácidos en la A1, mientras que en la A2 esta posición la ocupa la prolina. 

Toda la base del supuesto problema con la A1 es su “molesto” aminoácido en esta posición. Esto significa que, cuando la proteína A1 se descompone, puede crear el péptido BCM-7, relacionado con la familia de los opiáceos y al que se le atribuyen efectos adversos como el retraso del tránsito intestinal e incluso procesos inflamatorios

Una investigación publicada en Advances in Nutrition respalda el hecho de que algunas personas pueden tardar mucho más en digerir la leche que contiene la proteína A1 que la leche que solo contiene A2. Esta lentitud podría provocar inflamación gastrointestinal y síntomas como gases y dolor abdominal. Pero no hay todavía suficientes evidencias científicas sólidas que lo respalden. 

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), en una revisión completa realizada en 2009, anulaba las afirmaciones que dicen que las proteínas A1 pueden ser dañinas para nuestra salud.

¿La leche A2 es la solución a las personas intolerantes a la lactosa?

Como hemos visto, la leche A2 contiene la misma cantidad de lactosa que la que no lo es. Por tanto, en los casos diagnosticados de intolerancia a la lactosa, la A2 no proporcionará los beneficios que ofrecería la leche sin lactosa. 

Retomando el hilo que habíamos iniciado al principio, lo que ocurre en algunas personas que piensan que tienen intolerancia a la lactosa en realidad podría estar relacionado con una aversión a A1. En estos casos, consumir leche A2 puede ayudar a prevenir los efectos secundarios que experimentan las personas al beber leche normal.

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats