eldiario.es

9

Cultura

Cinco grandes de Wallach que no son 'El bueno, el feo y el malo'

Todos recordemos a Eli Wallach por ser parte del viejo oeste de Sergio Leone, pero hay vida más allá de los áridos paisajes de Almería

Eli Wallach en Los siete magníficos

Eli Wallach en Los siete magníficos

Ha fallecido uno de los actores más versátiles al que Hollywood ha dado vida y milagros. Hoy, todos los obituarios rinden culto a uno de los spaguetti western más brillantes de la historia, El bueno, el feo y el malo. La obra y gracia de Sergio Leone le situó en el mapa y por eso él siempre quiso que en su epitafio se le recordase como "the ugly one". Pero hay vida de Wallach más allá de los áridos paisajes de Almería. Y sus casi cien años nos dejan para la historia grandes papeles y cameos rematados que hoy merecen un hueco entre las páginas.

Baby Doll

Wallach se estrenó con Elia Kazan en la magnífica y perturbadora Baby Doll (1956), un melodrama sureño producido por Tennessee Williams y protagonizado por la bellísima Carroll Baker y su frustrado marido, el grandullón Karl Malden. Como tercer eje del triángulo resultante, Wallach bordaba al peligroso siciliano que se cuela en la casa matrimonial buscando venganza y descubre a la esposa-niña. El duelo emocional entre ambos es electrizante y le valió su primer BAFTA como "el actor novel más prometedor" del año.

Los siete magníficos

Basada en Los siete samurais del maestro japonés Akira Kurosawa, Wallach compartía cartel con Yul Brynner, Steve McQueen, Charles Bronson, James Coburn, Horst Buchholz, Robert Vaughn y Brad Dexter. Pero no era uno de Los siete Magníficos, sino su razón de ser: el malvado jefe de los cuarenta ladrones que tienen secuestrado a un pequeño pueblo en la frontera de Mexico. Las peleas a tiros están entre las mejores del género, y la banda sonora -hoy secuestrada por la marca Malboro- recibió un merecido Oscar de la Academia.

The Misfits

Y en la línea de Baby Doll, el bueno de Wallach volió a sucumbir ante una tentación rubia en una cinta de los años 60. En este caso, el hecho de competir por la más deseada de Hollywood contra Clark Gable y Montgomery Clift no jugó a su favor. Pero para este entonces, el actor ya acumulaba un buen puñado de cintas y, aunque no consiguió a la chica, sí se hizo con el corazón de Sergio Leone.

El Padrino III

Formar parte de una de las trilogías más respetadas y queridas de la historia, solo puede sumar puntos a un currículo. Wallach interpretaba a uno de los grandes antagonistas de las novelas The Godfather Returns y The Godfather Revenge, Ozzie Altobello. Ni dentro del papel, ni en su interpretación, se amedentraba ante las caras conocidas de la saga, como Al Pacino; es más, se reía de él. Pero ya se sabe la suerte que corre el gran mafioso después de los postres.

Two Much

Este remake de Le Jumeau de Yves Robert, que vio nacer el romance entre Antonio Banderas y Melanie Griffith, incluía uno de los papeles más cortos y exquisitos de Eli Wallach. Por aquel entonces, el veterano actor ya contaba con casi 80 primaveras, pero eso no le impedía cogerse aviones para cumplir en un único día de rodaje. Fernando Trueba recuerda siempre el espíritu joven de este anciano generoso que, al igual que en The Ghost Writer, no tenía problema en aceptar pequeños papeles y hacerlos monumentales. Se debería hablar más de esas escenas que nos regaló Sheldon Dodge junto a su cuadrilla de viejos pícaros.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha