La portada de mañana
Acceder
El rey emérito se blinda de pagar impuestos con su residencia fiscal en Abu Dabi
Investigación - Tres años sin noticias de la mitad oculta del archivo de Villarejo
Opinión - 'El machismo y sus burlas, herencia española', por Rosa María Artal
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Joan Matabosch: El Teatro Real reabrirá aunque sea con limitación de aforo

En cuanto los teatros puedan reabrir, "aunque sea con limitación del aforo", el Real estudiará "recuperar una cierta normalidad", lo que podría suponer estrenar en julio "La Traviata", siempre con las máximas garantías: "es más importante recuperar la salud que calcular las pérdidas", asegura su intendente, Joan Matabosch. "En cuanto se pueda vamos a estudiar la posibilidad de recuperar una cierta normalidad, adaptando los espectáculos a los imperativos de seguridad necesarios para garantizar la seguridad de todos, artistas y público", subraya en una entrevista con EFE Matabosch..

EFE

Madrid —

0

En cuanto los teatros puedan reabrir, “aunque sea con limitación del aforo”, el Real estudiará “recuperar una cierta normalidad”, lo que podría suponer estrenar en julio “La Traviata”, siempre con las máximas garantías: “es más importante recuperar la salud que calcular las pérdidas”, asegura su intendente, Joan Matabosch.

“En cuanto se pueda vamos a estudiar la posibilidad de recuperar una cierta normalidad, adaptando los espectáculos a los imperativos de seguridad necesarios para garantizar la seguridad de todos, artistas y público”, subraya en una entrevista con EFE Matabosch.

Reconoce que es “extremadamente complejo” hacer viable una temporada lírica con limitaciones en el aforo, pero “si no hay más remedio” lo van a hacer porque quieren evitar cancelaciones y perjudicar con ello a los artistas, “los grandes afectados por el cierre masivo de teatros en todo el mundo”.

En España, el Liceu anunció hace una semana que da por terminada la temporada y que retomará su actividad en septiembre.

“La Traviata”, el último título programado por el Real para esta temporada y cuyo estreno está anunciado para el 7 de julio, no se podrá hacer si la desescalada no permite la actividad en los teatros, pero si se autoriza “no hay la menor duda”, dice, de que el Real “la hará”, aunque sea con “determinadas limitaciones”.

Su trabajo, puntualiza Matabosch, consiste “en tenerlo todo previsto para el momento en el que se pueda tomar una decisión”, aunque no quiere acotar fechas límite para tomar la decisión de suspenderla o no.

En cualquier caso, apunta, la secretaría general del teatro lleva semanas trabajando en el diseño de protocolos de seguridad para público y empleados que están solo pendientes de “ser implementados” en el momento en que se tome la decisión de reiniciar la actividad.

En ese tiempo “intermedio” barrunta una “probable” inestabilidad del patrocinio y una “previsible” caída del consumo cultural pero está convencido de que será coyuntural.

El Real, presume Matabosch, tiene un modelo de gestión que “claramente funciona”, con un ligero superávit en 2019 de 96.500 euros, de un presupuesto de 54.000.000 de euros, pero, avisa, el futuro será “de una gran complejidad”.

“Es imposible saber la magnitud del problema sin conocer hasta cuándo se va a interrumpir la actividad. Desde luego, para un teatro cuyos ingresos propios son del 76% cada semana de interrupción de actividad conlleva pérdidas importantes. Pero en estos momentos todos sabemos que es más importante recuperar la salud que calcular las pérdidas”.

En el Real, cuya actividad acaba de ser declarada por el Gobierno de utilidad pública para favorecer el mecenazgo, han vivido el parón impuesto por el confinamiento “con mucha resignación y mucho trabajo” porque han descubierto, dice, que “desarmar los proyectos es casi tan complicado como armarlos”.

Matabosch (Barcelona, 1961) está seguro de que podrán recuperar en próximas temporadas los títulos que se han visto ahora afectados por el cierre impuesto por el coronavirus: “Achille in Sciro”, de Corselli; “Lear”, de Reimann; “La Pasajera”, de Weinberg, e “Iris”, de Mascagni.

“No será fácil porque las temporadas deben, por encima de todo, respetar un determinado equilibrio y lograr un determinado margen; y también porque es muy complicado encontrar períodos en los que todos los artistas contratados para un período cancelado de los últimos meses vuelvan a coincidir con sus agendas disponibles”, precisa.

Por eso, asume, no será raro que algún título tenga que esperar “tres o cuatro años” para volver al escenario del Real.

El director artístico del mayor teatro lírico de España -1750 butacas- y uno de los mejores del mundo disfruta “encantado” con noticias como que una de sus producciones, “Je suis narcissiste”, de Raquel García-Tomás, es candidata a tres premios Max.

“La obra -con libreto de Raquel Tornero- se merece eso y más, porque es un despliegue espectacular de talento, una reivindicación deliciosa de la gran tradición de la 'opera buffa' y un producto a la vez experimental y ameno, contemporáneo y digerible a la primera”, describe Matabosch.

Esta coproducción con el Lliure, el Español y Òpera de Butxaca i Nova Creació, candidata también en los Internacional Opera Awards, los “óscar” de la ópera, a Mejor Estreno Absoluto del año 2019 en el mundo, optará a un Max como Mejor Espectáculo Musical, Mejor Partitura y Mejor Vestuario.

Concha Barrigós

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats