La portada de mañana
Acceder
La OTAN vuelve a los orígenes y considera a Rusia su "principal amenaza"
Los testigos de las redadas de Marruecos: “Nos persiguen mucho más”
OPINIÓN | 'Menos armamento, más democracia', por Rosa María Artal

El Prado dejó de ingresar 25,2 millones de euros en 2020

Los Comuneros Padilla, Bravo y Maldonado en el patíbulo realizado por Antonio Gisbert, en 1862

Peio H. Riaño


1

El golpe ha sido mayor del que se creía. En noviembre de 2020 la dirección del Museo del Prado aseguró que el museo dejaría de ingresar 19 millones de euros en el año de la crisis sanitaria. Las cuentas que acaba de publicar la institución en su memoria anual indican que la pérdida en ingresos propios se elevó hasta los 25,2 millones de euros, según explican el presidente del Patronato, Javier Solana, y el director del museo, Miguel Falomir. Esto supone un desplome del 75,5%, pasando de los 33,3 millones de euros de 2019 a los 8,1 millones de euros, “lastrados por la caída en la venta de entradas”, indican. El importe recaudado en taquilla fue de 3,7 millones de euros (un 80% menos de lo previsto). Hasta el momento los ingresos propios eran la principal fuente de financiación del museo y habían garantizado una autofinanciación del 70%.

La taquilla había marcado unos ingresos históricos en 2019, pero durante el año de la pandemia la partida se vio reducida en un 84% y la caída en ventas de los productos generados por la Sociedad Mercantil Prado Difusión disminuyó un 90% en relación con el año anterior (sólo ingresó 204.663 euros). El servicio de audioguías apenas contribuyó a las cuentas, con 117.000 euros (casi un 80% menos de lo previsto). El patrocinio se quedó en 3,8 millones de euros (menos de la mitad de lo habitual). El cierre entre el 12 de marzo y el seis de junio y los aforos limitados a menos de 1.700 personas dejaron en la institución cultural más importante del país un resultado patrimonial negativo de 16 millones de euros frente al obtenido en 2019 (6,3 millones de euros), lo que representa una pérdida de 22,3 millones de euros. “E‪l Museo del Prado ha visto mermado el remanente de tesorería por importe de 18.499.031 euros para hacer posible la asunción del gasto derivado del mantenimiento de la actividad estructural”, indica la memoria. Al iniciar el año 2021 en la caja del Prado había 7.337.478 euros.‬

La pérdida de 25,2 millones de euros supera incluso la partida del capítulo uno, que incluye los gastos de nómina y seguridad social de los empleados públicos y que asciende a 22,4 millones de euros. En 2019 el centro alcanzó 27,4 millones de euros en ingresos propios y preveía, antes de la crisis sanitaria, conquistar los 29 millones de euros de ingresos propios en 2020 (la caída es todavía mayor si comparamos la previsión con el resultado final). Para compensar el derrumbe de ingresos, la dirección acudió al remanente de tesorería de 2019 que ascendía a cerca de 20 millones de euros, gracias a la excelente campaña cosechada el año del bicentenario. Una parte de esa cantidad estaba comprometida por la dirección, antes de la crisis sanitaria, para las reformas del Salón de Reinos, cuya reapertura estaba prevista para 2024. 

Inversión “insuficiente”

El informe es especialmente crítico con la aportación del Estado que califica de “insuficiente”. La partida de 15,2 millones de euros fue una cifra algo menor a la de 2019 (un 5,7% menos) y, como indican desde el museo, “llegaba a cubrir solamente el 73,1% de la previsión de los gastos de personal”. También indican desde la dirección que se ha mantenido “una firme política de contención del gasto”, sin embargo el presupuesto inicial era de 49,7 millones de euros y la cuenta terminó en 54,2 millones de euros. Por si fuera poco, el Prado tuvo que ingresar de forma urgente de su tesorería 4,3 millones de euros en el Tesoro Público -como el resto de instituciones por real decreto firmado por la ministra de Hacienda- con el fin de atender los gastos para combatir la crisis sanitaria provocada por el COVID-19.

‪“Los indicadores económicos anteriormente expuestos ponen de manifiesto los efectos económicos sobre el Museo del Prado de la grave situación que ha vivido el ‬‪país en el ejercicio 2020, encontrándose el organismo actualmente en los inicios de ‬‪un proceso de recuperación económica que le vuelva a situar en la senda marcada por ‬‪los resultados de los ejercicios anteriores”, aclaran.‬ A pesar de esta dramática situación, el museo no ha hecho público ningún plan de contención de la crisis económica a la que se enfrenta, como sí ocurrió en la anterior crisis financiera. Este sábado ha anunciado la apertura de las salas que permanecían cerradas, como la del tesoro del Delfín y las dedicadas a la pintura flamenca.

La pandemia en taquilla

El Prado recibió un total de 852.161 visitas, lo que supone un descenso del 73,4% (en 2019 fueron 3.203417). El día de menor afluencia de 2020 fue el cinco de octubre, que recibió a 664 personas. Y la jornada con más gente en las salas fue el dos de enero, con 15.989, antes de la pandemia. Como es habitual, el 54,5% del público accedió con entrada gratuita. Tal y como indica la memoria, hay mayoría del público es femenino, con un 61,9%. El perfil medio fue mayoritariamente joven, el 44,5% tiene entre 18 y 34 años de edad.

En este capítulo fue muy llamativo la modificación de la procedencia por nacionalidades. La mayoría fueron españoles (un 66,91%, lo normal es el 40%). ‪“Casi la mitad de toda la afluencia del 2020 son habitantes de la Comunidad de Madrid (47,08%), que han experimentado un aumento de casi veinticinco puntos con respecto a 2019 (22,29%)”, puede leerse en el informe debido a los cierres de fronteras y confinamientos en todo el mundo.‬ El año pasado 5.723 visitantes acreditaron alguna discapacidad en su visita, un 0,6% del total de visitantes.

El museo hizo un esfuerzo sobresaliente por comunicar sus colecciones de manera digital y, por ejemplo, la publicación de mayor éxito en Facebook fue el vídeo “Museo Del Prado y flamenco se juntan por el Día Mundial del Turismo”, el 27 de septiembre, con 2,1 millones de reproducciones y 37.000 me gusta. El momento más destacado en Twitter fue el Periscope (la plataforma de vídeo) del cierre de las puertas del museo por la pandemia, el 11 de marzo. Tuvo 90.000 visualizaciones. El vídeo con mayor éxito en esta red social también fue “Museo del Prado y flamenco”, con 433.000 visualizaciones. En Instagram realizaron 220 vídeos en directo. La publicación más destacada fue el directo “Rubens, Veronés y Poussin con Alejandro Vergara”, con 181.000 reproducciones y más de 1.300 comentarios, el 13 de marzo.

La ausencia femenina

En el capítulo de las adquisiciones el Museo del Prado mantiene una política de adquisición que apuesta por los artistas y se olvida de las artistas. A lo largo de 2020 se compraron dos pinturas: “Los Comuneros Padilla, Bravo y Maldonado en el patíbulo” (1862), de Antonio Gisbert (comprado a coleccionista), y una “Sagrada familia del roble (copia de la de Giulio Romano que tiene el museo)” (1821), de Luis Eusebi (comprado a Subastas Ansorena). Además hubo tres adscripciones gracias al dinero del Ministerio de Cultura: “Felipe V a caballo (un boceto)” (1723), de Jean Ranc (comprado a Durán Subastas); una copia de Velázquez, del siglo XVIII (comprado a Sotheby's); un “Desnudo masculino” (1759), de Domingo Álvarez Enciso (comprado a Caylus Anticuarios).

También un álbum de Estampas inglesas (1766-1784) de la reina María Cristina de Borbón Dos-Sicilias, con grabados de 14 artistas, entre los que aparece la única mujer artista que entró a formar parte de las colecciones, Caroline Watson. En la memoria, además, se indica que la incorporación de este álbum supone “la suma de nuevas obras protagonizadas o realizadas por mujeres”. Se refiere el museo a que entre las estampas hay un retrato de la artista Angélica Kauffmann (1741-1807) y a la estampa citada de Watson. Ese es el apoyo del Museo del Prado que anunció el director, Miguel Falomir, para cubrir la carencia de representación artística femenina.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats