eldiario.es

9

El Teatro Escalante pretende instalarse en un tinglado de la Marina de Valencia

El centro de la Diputación de Valencia presenta la temporada 2018-2019 en la que tampoco tendrá sede fija. La dirección quiere blindar la nueva localización en el puerto pero Patrimonio todavía no lo autoriza y los responsables de la Marina no conocen el proyecto.

Teatro Escalante.

La antigua sala del Teatre Escalante.

En la calle de Landerer número 5, en el barrio d El Carme de Valencia, una vitrina todavía anuncia la programación del Teatre Escalante para 2017.  El centro de artes escénicas dedicado a niños y jóvenes de la Diputación de Valencia cerró en octubre de 2016, después de que un derrumbe sobre el patio de butacas evidenciara las deficiencias en su estructura. Desde entonces su programaciónes itinerante.

Ahora la diputada de teatros, Rosa Pérez, ha avanzado que la nueva sede sería uno de los tinglados de la Marina, en el Puerto de Valencia. El espacio del tinglado permitiría consolidar el teatro y la escuela. Pero para eso falta mucho trecho. El coordinador del centro de artes escénicas, Josep Policarpo, ha dado el visto bueno al local y han transmitido la propuesta a Patrimonio de la Diputación de Valencia, que será quién debe decidir si es viable económica y formalmente. 

“Si no podemos inaugurarlo, al menos dejarlo atado en esta legislatura. Estamos pendientes de Patrimonio”, ha afirmado la diputada Rosa Pérez Garijo, que quiere dejar “blindada” la nueva sede antes de las elecciones para asegurar la continuidad del Escalante.

En cambio, Ramon Marrades, el director estratégico del Consorcio Valencia 2007 –organismo encargado de gestionar los diferentes espacios– ha declarado a eldiario.es que no tienen “ningún requerimiento formal”. Marrades ha asegurado que se acerca mucha gente a visitarles y que han mantenido algún contacto informal pero que no hay ningún proyecto. Desde el Teatro Escalante tampoco han sabido siquiera decir qué tinglado preferirían.

Los tinglados están sufriendo un proceso de transformación con este nuevo Ayuntamiento y cada vez queda menos del circuito de Fórmula 1. El 4 y 5 albergarán empresas culturales y el 2 será para uso vecinal. En este sentido Marrades ha dicho que sí que podría encajar.

La diputada Pérez Garijo ha reiterado que debe ser Patrimonio quién valore la viabilidad del tinglado como sede pero ha visto favorable para el centro de artes el hecho de ubicarse en un lugar como la Marina, que depende de muchas administraciones. “No cortaremos nosotros la cinta ya pero sí queremos blindar una sede para el Escalante”, ha añadido Pérez.

Pese a que la Diputación es una de las pocas instituciones públicas con presupuesto, gracias a la transferencia directa del Estado, siempre planea sobre ella el recorte de funciones. En ese sentido Pérez Garijo quiere, antes de la próxima legislatura, “garantizar un espacio estable”.

El año pasado ya avanzaron que la sede del Escalante iba a ser el antiguo Espai Moma –con una cesión por 30 años– y finalmente no se concretó. Tampoco han querido asumir los 6'2 millones de euros que costaba restaurar la sede histórica, propiedad de la Iglesia Católica.

El coordinador artístico, Josep Policarpo, ha reconocido que esta itinerancia es una “realidad jodida” que les ha “multiplicado el trabajo” y les ha supuesto “nuevos retos profesionales y artísticos que incluso han abonado la calidad”, ya que en la nueva temporada vienen dos obras que por el tamaño de la puesta en escena y los requerimientos técnicos no funcionarían en la antigua sede.

Nueva temporada con producciones propias

Con o sin sede, el Teatro Escalante no se para. Especializado en teatro para público infantil y juvenil, la nueva temporada tiene tres nuevas producciones propias de un total de 18.

La primera de las tres producciones y “más ambiciosa” según Policarpo es Yolo, un canto a la vida a través del circo. Con ello el Escalante salda una deuda con un sector profesional que no ha tenido el reconocimiento institucional que merece. A la cabeza de Yolo está el director Lucas Escobedo, uno de los “valores más sólidos del nuevo circo valenciano” según Policarpo. Yolo emocionará a los más pequeños desde el Palau de les Arts y luego será itinerante en varios pueblos valencianos.

En la mismo sala Martín i Soler de Les Arts, se podrá ver Anna i la màquina del temps, una obra escrita por Manu Valls y dirigida por Cristina Fernández que recurre a la producción audiovisual para dotar de elementos fantásticos una historia de aventuras donde una adolescente viaja en el tiempo.

La tercera producción propia aborda un clásico valenciano desde un thriller musical. L'increïble assassinat d'Ausiàs March es un espectáculo contemporáneo donde los adolescentes descubrirán a nuestro mejor poeta a través de una trama policiaca en la Valencia actual.

Además de estas tres obras, Teatre Escalante apuesta este año por la internacionalización, que incluye cuatro propuestas de Italia, Bélgica, Holanda y Portugal para abrir fronteras y materializar el intercambio entre el público local.

Para los adultos se exhibirán cuatro espectáculos sobre memoria histórica. 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha