eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

'Outsiders', soberanistas y antisistema: la UE sitúa a Italia donde quieren Salvini y Di Maio

El último pulso del Gobierno de la ultraderechista Liga Norte y el M5S con Bruselas ha evidenciado la unanimidad comunitaria en torno a la ortodoxia económica, como en 2015 con Grecia

Las reacciones de todos los responsables de la UE muestran un mensaje claro: Italia se está situando fuera de las reglas, precisamente lo que el Gobierno italiano pretende transmitir

La tensión eurocracia-Estados soberanos salta de nuevo con Roma después de la crisis generada por su política de dureza con la migración

El M5S y la Liga hacen campaña en sur de Italia para elecciones municipales

Luigi di Maio (M5S) y Matteo Salvini (Liga) en un acto celebrado el pasado junio en Roma. EFE

¿Cuáles son los límites de lo posible? El dilema asalta a cualquier gobernante del sistema mundo cuando se enfrenta a las regulaciones internas y externas; a las presiones de los mercados financieros –ya sea sin rostro o con rostro–. El Gobierno italiano de la ultraderechista Liga Norte y el M5S, desde que llegó al poder el 1 de junio pasado, ha ido tensando los márgenes: primero fue con la política migratoria, levantando muros en los puertos contra los flujos del Mediterráneo. Y ahora está siendo con la economía.

La decisión de Roma de aumentar el gasto público con el objetivo de crecer en el PIB para así reducir la deuda –está en el 132% del PIB– lleva aparejada un déficit del 2,4% durante tres años, algo que ha alarmado a las instituciones europeas hasta el punto de que el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ha afirmado que si no se frena a Italia el euro corre peligro.

Las instituciones se alarman porque los mercados financieros –esta vez los anónimos– ya han empezado a boicotear el proyecto italiano con la subida de la prima de riesgo y la caída de la cotización del euro. La tormenta empieza a prepararse. Y ante esa tormenta, Italia se ha quedado sola.

"¿Ha habido algún tipo de solidaridad mediterránea o Norte-Sur con Italia en las reuniones?", preguntaba el corresponsal de La Stampa. "En esto no ha habido diferencias entre los países del norte y del sur", ha reconocido la ministra española, Nadia Calviño. "El Ecofin es una familia, todos hemos pedido a Italia que respete las reglas", ha dicho el ministro austriaco, Hartwing Loeger.

"¡Es que es el único país que ha presentado unos presupuestos expansivos", se lamentaba incrédulo el comisario de Economía, Pierre Moscovici.

Es decir; los países del sur o mediterráneos no se han alineado con Italia, el único país que se sale de las sendas económicas marcadas por la familia. En 48 horas, las instituciones comunitarias –Comisión, Consejo, Ecofin– han situado a Italia allá donde los jefes de los partidos en el Gobierno, la Liga y el M5S, Matteo Salvini y Luigi di Maio respectivamente, se sienten más cómodos: como outsiders; como enfrentados al establishment; frente a los eurócratas que no han sido elegidos por las urnas y deciden en reuniones a puerta cerrada; en contra de quienes deciden para contentar a los mercados financieros y no al pueblo al que representan; en favor de la soberanía de su país frente a injerencias.

Bruselas podrá terminar torciendo el brazo a Roma, y lograr que se convierta en "un país normal", como ahora ya es Grecia en palabras de Moscovici, pero mientras tanto abonará el terreno para incremento electoral de la ultraderechista Liga Norte; sus aliados internos –M5S– y externos –Viktor Orbán, Steve Bannon, Marine Le Pen y compañía–.

¿Qué opina una ministra de un Gobierno socialista, socialdemócrata, al que se le presuponen influencias keynesianas o post keynesianas sobre la fatwa a unos presupuestos expansivos? Nadia Calviño responde: "Hemos aprendido los límites de la política fiscal y monetaria y la importancia de tener estabilidad presupuestaria y no caer en la inestabilidad financiera. Desde ese punto de vista, el Gobierno socialista ha manifestado su voluntad de guiar la política fiscal sobre dos premisas: disciplina presupuestaria y políticas sociales, y creemos que es posible y es lo que nos están recomendando los organismos internacionales desde hace tiempo. Esa orientación social y un sistema fiscal más justo tiene que ser compatible con mantenernos en la senda de reducción del déficit y la deuda pública".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha