La Audiencia Nacional imputa a Banco Santander por la gestión de Saracho y Ron al frente del Popular

Ana Botín, presidenta de Banco Santander.

La Audiencia Nacional ha imputado al Banco Santander en la causa que investiga la gestión que llevó a la desaparición al Banco Popular. El juez José Luis Calama ha publicado un auto en el que incluye a la entidad que preside Ana Botín, en sustitución de la ya desaparecida Banco Popular.

Santander suspende el nombramiento del nuevo consejero delegado por el "inaceptable" coste de la contratación

Santander suspende el nombramiento del nuevo consejero delegado por el "inaceptable" coste de la contratación

En concreto, y según adelanta El Confidencial, Calama ha incluido en la causa a Banco Santander tras haberse llevado a cabo la fusión por absorción del Popular, ya integrado societariamente en la entidad. Con esta operación, además de adquirir los activos y pasivos de Popular, el Santander heredaba la responsabilidad penal que recaía sobre la anterior entidad.

El auto del juez Calama da respuesta a las peticiones de dos perjudicados que muestran la entrada en vigor en el Registro Mercantil de la operación de fusión por absorción realizada por el Santander. Además, el magistrado avanza que se acordará la declaración del representante legal de la compañía.

El juez, que sustituye a Fernando Andreu, lleva a cabo la investigación de la gestión que llevaron a cabo los directivos de Popular y que llevaron a su desaparición. Los principales imputados en esta causa son Ángel Ron y Fernando Saracho, expresidentes del grupo antes de que se produjera la resolución del banco.

El Banco Santander adquirió en julio de 2017 Banco Popular después de que las autoridades comunitarias acordaran resolver la entidad por sus problemas de liquidez y retirada de depósitos que hacían inviable su continuidad. La entidad que preside Ana Botín la adquirió por el precio simbólico de un euro.

El caso de Banco Popular tiene diversos frentes judiciales abiertos. El que ocupa a Calama es el que trata de concluir las responsabilidades de los gestores, que concluyeron con una entidad en quiebra. Pero paralelamente, hay más de doscientas reclamaciones contencioso-administrativas contra la decisión de resolver el banco por parte de las autoridades, que en la práctica supuso que los accionistas perdieran su dinero. Por último, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha recibido también reclamaciones de este tipo, al ser comunitaria la autoridad que resolvió el banco, la Junta Única de Resolución.

Etiquetas
Publicado el
16 de enero de 2019 - 15:16 h

Descubre nuestras apps

stats