Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Brasil no sentirá impactos a corto plazo por dejar de ser un país en desarrollo

Fotografía del 28 de febrero de dos mujeres que observan las vitrinas de una tienda en São Paulo. EE.UU. dejó de considerar "países en desarrollo" a más de una veintena de naciones incluidas desde hace 20 años en una lista que ahora tacha de "obsoleta" y que le facilitará investigar y penalizar importaciones "injustamente" subvencionadas. Entre los países que el Gobierno de Estados Unidos ha sacado de su lista están cuatro latinoamericanos -Brasil, Argentina, Colombia y Costa Rica-, además de China e India, un cambio que consideraba "necesario".

EFE

Sao Paulo —

0

La decisión de Estados Unidos de retirar los estatus de Brasil y otra veintena de países como naciones "en desarrollo" no tendrá impactos negativos inmediatos para el gigante suramericano, si bien expertos evalúan que la medida podría frenar algunas ventajas que dicha condición aporta, como la protección de subvenciones.

La decisión proteccionista por parte del Gobierno de Donald Trump mira sobre todo a China, en medio de la guerra comercial entre las dos mayores potencias económicas del mundo, aunque podría salpicar mercados menos pujantes, como es el caso de Brasil.

La acción de Estados Unidos abre paso para que el Gobierno investigue casos de exportaciones subsidiadas en otros países, que obedecen a algunas legislaciones específicas.

Sin embargo, Brasil no tiene ninguna causa en su contra en materia de subsidios sobre productos brasileños, por lo que la decisión "no implica en ningún impacto inmediato para Brasil", según aseguraron fuentes de la Cancillería del país suramericano.

El Ministerio de Relaciones Exteriores apuntó que el objetivo de la medida anunciada por EE.UU. es "limitar el conjunto de países en desarrollo que cuentan con un tratamiento más favorable en decisiones derivadas de investigaciones de subsidios".

Pondera además que Brasil "viene modernizando su economía, de modo a potenciar fuerzas de mercado", por lo que las políticas de subsidio no tienen porqué ser una fuente de conflicto.

OPOSICIÓN DE LOS INDUSTRIALES BRASILEÑOS

No obstante, la Confederación Nacional de la Industria de Brasil (CNI) calificó la medida de "ilegal" y "negativa", pues fue tomada de "manera unilateral, sin tomar en cuenta las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC)".

"Siempre es un riesgo cuando las disputas comerciales se resuelven de forma aislada por un solo país. Para la industria brasileña es esencial que la OMC se mantenga fuerte y activa", señaló Carlos Abijaodi, director de Desarrollo Industrial de la CNI, en una nota.

En marzo de 2019, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, se reunió en Washington con su homólogo estadounidense, Donald Trump, y pidió el apoyo a la entrada de Brasil en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

A cambio, el mandatario estadounidense señaló que Brasil debería abdicar de su tratamiento preferencial en condición de país en desarrollo en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Asimismo, desde la llegada del ultraderechista Jair Bolsonaro al poder, el 1 de enero de 2019, el país se ha alineado política y económicamente al Gobierno Trump y ha puesto en marcha iniciativas para promover reformas económicas en el país y "aproximarse a los estándares de la OCDE".

EXCLUSIÓN DE INDICADORES SOCIALES

De acuerdo al comunicado divulgado por el Gobierno Trump, el cambio tuvo en cuenta aspectos como el desarrollo de un país y su participación en el comercio internacional, aunque no fueron considerados para la decisión factores de desarrollo social, como la expectativa de vida, tasa de analfabetismo o mortalidad infantil.

La principal consecuencia de la pérdida de la clasificación de país en desarrollo podría ser, efectivamente, la forma cómo la OMC clasifica a Brasil.

Según los criterios adoptados por el organismo, son los propios países que eligen declararse "en desarrollo", lo que implica en la concesión de algunas ventajas comerciales, como las referentes a plazos y tarifas.

En ese sentido, el Gobierno brasileño informó de que el país no "renunció a su estatus como país en desarrollo", sino indicó que empezaría a renunciar al tratamiento especial y diferenciado en negociaciones futuras de la OMC.

"La decisión refleja el entendimiento de que las realidades económicas y comerciales son dinámicas. Se entiende que dicha postura favorece la OMC y la continuidad de su papel central para el comercio global y el desarrollo económico", dijo una fuente de la Cancillería.

Etiquetas
Publicado el
3 de marzo de 2020 - 21:32 h

Descubre nuestras apps

stats