Los datos tras la venta que convierte a Idealista en unicornio

El cofundador de Idealista, Fernando Encinar

El fondo sueco EQT Partners anunció este jueves la compra del portal inmobiliario español Idealista. La operación, que aún necesita el visto bueno de la CNMC, se cerró por 1.321 millones de euros. El movimiento es similar al de hace cinco años, cuando el fondo británico Apax Partners se hizo con la mayoría del portal. Lo que ahora compra EQT es lo que tenía Apax, que sale por completo del accionariado. Los fundadores y el equipo directivo —los hermanos Jesús y Fernando Encinar y César Oteiza— mantienen la mayoría de su porcentaje, según informan en un comunicado, y seguirán dirigiendo la empresa.

Jesús Encinar comunicó la noticia al equipo minutos antes de que se hiciera pública, explicando que su intención es que "no cambie nada", igual que cuando entró el capital británico. Al superar los mil millones de valoración, Idealista se convierte en el tercer 'unicornio' español (junto a Glovo y Cabify).

Hace cinco años, Apax pagó 226 millones de euros por algo más del 80% de la compañía, lo que situó su valoración en un total de 270 millones. En los últimos meses, habían explorado la salida a Bolsa de Idealista contratando a Merrill Lynch y a Morgan Stanley. El objetivo era sacarla a unos 1.300 millones de euros de valoración, más o menos la misma cantidad que ha pagado EQT. La llegada de la pandemia truncó los planes, pero no ha impedido que Apax salga por la puerta grande, multiplicando casi por 6 su inversión en apenas cinco años.

"Para un fondo de 'growth' [que invierte en empresas en crecimiento] está muy bien, especialmente habiendo entrado tan tarde", señalan fuentes financieras. Cuando Apax entró en Idealista, esta tenía ya quince años de vida. Los otros grandes ganadores son los fundadores y miembros del equipo directivo que posean acciones: si la valoración de Idealista se multiplica por seis, el valor de su participación también.

Para dar la bienvenida al nuevo socio, los más de 400 empleados de Idealista recibirán un "pequeño bonus". La mayoría de ellos no tienen 'stock options' (opciones de compra de acciones) de la empresa, una rara avis en el mundillo tecnológico. Las 'startups' —lo que Idealista fue en sus comienzos— suelen ofrecer este complemento a sus primeros empleados por dos razones: la primera, porque no pueden pagarles tanto como una gran empresa, y la segunda, porque buscan gente que se sienta 'dueña' del proyecto. Las 'stock options' pretenden incentivar al empleado, que sabe que si la empresa se vende o sale a Bolsa también ganará.

En el caso de Idealista, cuentan fuentes conocedoras de sus comienzos, "se premia más la permanencia que la entrada", por lo que alguno de sus trabajadores más longevos sí tiene 'stocks'. Pero no es habitual. Por eso cuando entró Apax la empresa gratificó a su plantilla con otro "pequeño bonus", como hará ahora. En aquel momento, el bonus se cifró en unos 200 euros por año trabajado. Idealista no ha contestado a una solicitud de información de este periódico sobre cuánto les pagará esta vez.

¿Vale Idealista 1.300 millones?

El objetivo de un fondo como EQT Partners —que hace poco compró a la malagueña Freepik y es dueño de Parques Reunidos— no es quedarse con Idealista para siempre, sino prepararla para salir a Bolsa (a más valoración) o volver a venderla. Si ha comprado, señalan distintas expertas financieras, es porque entiende que aún le puede sacar rendimiento. Y la clave de su precio no está tanto en lo que ingresa o gana, que también, como en los múltiplos de empresas similares en otros mercados.

"Podemos discutir si una 'startup' vale o no vale algo. Pero aquí es Apax quien vende a EQT. No es que un emprendedor haya engañado a un inversor, es que son dos fondos expertos en valoración. ¿A quién se parece Idealista? Están vendiendo a lo que paga el mercado", resume un inversor tecnológico español.

Un buen ejemplo es la inglesa Rightmove. Rightmove es, como Idealista, un portal inmobiliario que agrega oferta (casas en venta o alquiler), la muestra a la demanda (potenciales compradores o inquilinos) y cobra a las inmobiliarias por poner publicidad. La empresa, fundada en Londres en el año 2000, cotiza en Bolsa desde 2006 y su capitalización es de 5.400 millones de libras. En 2019 ingresó 289,3 millones de libras y ganó 217 antes de impuestos, lo que significa que cotiza con un múltiplo de 18 veces sus ingresos y de 24 su beneficio. La alemana Inmoscout24 capitaliza 7.700 millones de euros y en 2019 ingresó 350 millones, así su múltiplo es 22.

La filial española de Idealista (la que agrupa la mayoría de sus ingresos, frente a la italiana y portuguesa) ingresó en 2019 cerca de 80 millones de euros con 24 millones de beneficio. Si consideramos que EQT ha pagado por ella todo lo que vale (1.300 millones, que era en lo que pretendía salir a Bolsa), el múltiplo sería de 17 veces sus ingresos.

"Es alto, pero no es una locura", concluyen las fuentes consultadas. Otro factor que ha podido influir es la rapidez con la que crece su facturación. Entre 2018 y 2019 esta se incrementó en un 23%. La de su homóloga alemana, en un 10%; la de la inglesa, en un 8%.

El negocio está (de momento) en los anuncios

La principal fuente de ingresos de Idealista son los anuncios que vende a inmobiliarias, según recoge su propia memoria. Aunque ha abierto otras líneas, como su servicio de hipotecas, su propio registro de morosos o la venta de datos para inversores inmobiliarios, lo gordo siguen siendo la publicidad — igual que en otros portales extranjeros.

"El tema de los datos tiene mucho 'hype'", considera Alberto Santos, fundador de la empresa Urban Data Analytics, especializada en datos inmobiliarios. "Pero no es su negocio. El valor añadido de Idealista va más allá de su facturación, margen y crecimiento: están en el centro de un negocio que mueve mucho dinero y justo al inicio del proceso, es el sitio en el que entras cuando quieres comprar una casa. A partir de ahí, las posibilidades de capturar valor de toda la cadena son enormes".

Santos, como el resto de consultados, considera que esta venta es positiva para otras empresas españolas. Nunca antes un portal online español se había vendido por tanto dinero: la anterior en la lista fue Privalia, vendida a Vente-Privéé por 500 millones en 2016. Que un fondo extranjero haya pagado más de mil millones de euros por Idealista la convierte en 'unicornio', puede influir en que más inversores extranjeros se fijen en compañías patrias y sube el listón para nuevas adquisiciones. "En España hay pocos 'exits' aún, y además las valoraciones no han sido tan altas", concluye Santos. "Ahora ya hay otros referentes".  

Etiquetas
Publicado el
10 de septiembre de 2020 - 23:41 h

Descubre nuestras apps

stats