Santander, entre las ciudades con los edificios más altos de España

Imagen de los edificios de Santander.

España es el segundo país del mundo en el que más gente vive en pisos con el 65% de la población habitando en edificios. Solo está por delante Corea del Sur, donde este porcentaje crece hasta el 74%. Esta y muchísima más información la desgrana el 'Especial interactivo' de elDiario.es que trata de explicar por qué en España hemos construido nuestras ciudades en vertical.

En el caso de Cantabria, se puede encontrar la altura media por edificio más alta en Santander, con 4,12 plantas, lo que sitúa a la ciudad en el puesto 14 de lugares con los bloques más altos de España. Cabe decir, que para realizar este análisis elDiario.es ha investigado con las 400 ciudades más grandes de España, y que en el caso de la altura por edificio, se lleva la palma A Coruña con 5,15 plantas.

Asimismo, las ciudades cántabras que siguen a Santander aunque con menos altura en sus bloques son Castro Urdiales con 3,20 plantas, Torrelavega, con 2,99, Camargo con 2,3, y Piélagos con 2,2.

No obstante, en lo que se refiere a mayor densidad de habitantes por kilómetro, también se lleva la palma la capital cántabra con 13.970 h/km, aunque en este caso el segundo puesto de la comunidad se lo lleva Torrelavega con 10.173 h/km. Debido a la dispersión de la población característica de Cantabria, Santander no destaca por ser una de las ciudades con mayor densidad colocándose en el puesto 81 de las 400 analizadas. Destaca el caso de Mislata, en Valencia, donde hay 46.323 habitantes por kilómetro, es decir, más de tres veces más que en la ciudad más densa de Cantabria.

E igual que ocurría con las plantas por edificio, Piélagos vuelve a colocarse en el último puesto de la comunidad en densidad, ya que tiene 3.817 habitantes por kilómetro.

Tal y como reflejan en el mapa, el trazado urbano de la capital cántabra no se puede comprender sin el incendio de 1941 que debastó la ciudad y provocó una reconstrucción progresiva de la misma. Las manos del franquismo fueron las nuevas diseñadoras de una ciudad que se expandió en forma de ensanche de manzanas y bloqueas abiertos. Además, se reservó la zona de El Sardinero para clases acomodadas, y con ello una menor densidad.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats