Escrivá se acerca a un acuerdo con los autónomos con una nueva propuesta de cuotas entre 230 y 590 euros

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en una fotografía de archivo. EFE/Miguel Osés

Laura Olías


24

Una nueva propuesta de cuotas de autónomos, una más, del Ministerio de la Seguridad Social sobre la reforma para que los trabajadores por cuenta propia coticen por sus ganancias. Parece que puede ser la última, a falta de que se limen detalles, ya que las organizaciones de autónomos se muestran cercanas a un acuerdo. Incluso la más reacia, ATA, dentro de la patronal. El departamento dirigido por José Luis Escrivá ha presentado este lunes una nueva tabla de cuotas para la fase inicial de la reforma, hasta el año 2025. Se añaden dos escalones más de ingresos, un total de 15 tramos de “ingresos reales” o rendimientos netos por los que los autónomos deberán cotizar, con cuantías que van entre los 230 euros y 590 euros al mes.

La nueva propuesta ha sido presentada por el Ministerio de la Seguridad Social a los agentes sociales y organizaciones de autónomos UATAE, ATA y UPTA este lunes por la mañana. En ella, en lugar de trece tramos de “ingresos reales” (rendimientos netos) como se venía planteando hasta la fecha, el Ministerio ofrece 15 tramos distintos en los que los autónomos tendrán que situarse para cotizar según sus ganancias.



“Se han realizado significativos avances”, valora el Ministerio de la Seguridad Social al término de la reunión, desde donde destacan la oferta de nuevas cuotas “tras las últimas aportaciones de los componentes de la mesa”.

El Gobierno se comprometió con Bruselas a aprobar esta reforma en el primer semestre del año dentro del Plan de Recuperación por la pandemia, para lo que el Consejo de Ministros ha dado luz verde este lunes a un real decreto que sienta las bases para acometer la transformación. El contenido del nuevo sistema, cómo se traduce en las cotizaciones que tendrán que abonar los autónomos, llegará algo después. El Ministerio ha priorizado alcanzar un consenso sobre el nuevo sistema, para garantizar su implantación y pervivencia en el tiempo, y asegura que no hay problemas con la Comisión en el cumplimiento de este hito.

La cuota más baja se sitúa en los 230 euros al mes, 15 euros menos que la anterior presentada el 13 de junio (245 euros). En la actualidad, la cuota mínima alcanza los 294 euros al mes, por lo que el nuevo mínimo sería de 64 euros menos al mes, “767 euros menos al año”, destacan en UPTA, organización vinculada a UGT y la más próxima a un acuerdo desde hace semanas. Eduardo Abad, su secretario general, ha afirmado que el planteamiento “cumple las expectativas” de su organización.

“Hemos conseguido que desde Seguridad Social sigan reduciendo los tramos para los que menos ingresan, así como una reestructuración de los tramos intermedios. Aun así, vemos insuficiente la nueva propuesta del Ministerio y hemos trasladado fórmulas para hacer posible que las cuotas inferiores se puedan ver más reducidas”, indican en UATAE, la organización de autónomos ligada a CCOO que dirige Mª José Landaburu.

La cuota más elevada de las propuestas por la Seguridad Social, para los trabajadores con ganancias superiores a 6.000 euros al mes, alcanza los 590 euros mensuales. La cuantía es superior a la planteada en las últimas reuniones, pero hay que destacar que también lo son los “ingresos reales” planteados. Hasta la fecha, el último escalón de ingresos de los planteados se quedaba en algo más de 4.000 euros.

“Estamos más cerca de un acuerdo”, reconocen en ATA tras la reunión. La organización de autónomos, dentro de la patronal CEOE, hasta la fecha ha sido la más contraria a la reforma, que recomendó el Pacto de Toledo y está pendiente desde hace años. Esta mañana a primera hora, su presidente Lorenzo Amor había apuntado ya que veía el preacuerdo con el Gobierno “muy cercano”.

Entre los elementos para acercar a ATA, destaca el mantenimiento de la tarifa plana (70 euros) para todos los autónomos que inicien su actividad, no solo para los de ingresos bajos, como planteó el Ministerio. “No queremos lanzar las campanas al vuelo hasta que veamos el horizonte de tramos hasta 2025”, ha afirmado Lorenzo Amor, “y lo que para nosotros ha sido fundamental: que la tarifa plana se tenía que mantener para las nuevas altas de autónomos, sin ningún tipo de cortapisas, que había que empezar a destopar las base para mayores de 47 años y que los rendimientos netos son rendimientos netos de la actividad que desarrolla el autónomo y no de otros aspectos”.

¿Cuotas desde 2023 o graduales hasta 2025?

Una de las incógnitas que deben resolverse, a falta de que se confirmen las últimas cuotas y los tramos de ingresos reales propuestos, es cuándo se empezarán a aplicar. El Ministerio de la Seguridad Social empezó negociando la reforma completa del sistema, a lo largo de los próximos nueve años, pero debido a la dificultad de aunar posturas entre todas las partes pasó a concretar solo los primeros pasos de la reforma: de 2023 a 2025. Más adelante, tendrá que seguir completándose la transición para que los trabajadores autónomos coticen en función de sus ganancias reales, al igual que sucede con los asalariados. Estos últimos cotizan bastante más que los autónomos, todavía con estos primeros pasos de la reforma planteados.

Fuentes de la negociación indican que ATA ha pedido que sea una tabla de cuotas progresiva, que se alcance poco a poco hasta llegar a esas cuantías al final de este periodo pactado (2025). Las asociaciones progresistas de autónomos, UATAE y UPTA, están más interesadas en que los que menos ganan puedan reducir sus aportaciones de manera “inmediata” desde el próximo año.

“La reducción de las cuotas de los tramos inferiores que finalmente se determinen, debe ser aplicadas desde el primer momento”, reclaman desde UATAE.“ Es decir, aquellos que menos ingresan tienen que tener su cuota de cotización reducida desde su momento de aplicación que será 2023”.

En UPTA también insisten en que la organización acepta los tramos y las cuotas “siempre y cuando sea de ejecución en el año 2023, desde el 1 de enero de 2023” en el caso de los trabajadores con ganancias inferiores. “Y que el sistema de progresividad para los tramos más altos se pueda flexibilizar”. Es decir, que los trabajadores con ganancias medias y altas, que tendrán que cotizan más en muchos casos (ya que ahora la inmensa mayoría del colectivo cotiza por la mínima posible), puedan adaptarse progresivamente a esta aportación más elevada.

Uno de los retos del Gobierno para fijar la senda de cuotas en los próximos tres años radica en no acrecentar el déficit que ya tiene el Régimen de autónomos, de algo más de 10.000 millones de euros anuales. La Seguridad Social gasta mucho más, el doble según los últimos datos, en prestaciones a los autónomos respecto a lo que ingresa en cuotas del colectivo.

Desde UATAE destacan también que “la norma debe garantizar de manera clara y expresa que, una vez finalizado el periodo de transición, máximo de 9 años, entrará en vigor la cotización por ingresos netos. Es decir, alcanzado el período pactado desaparecerán los tramos”. Una de las preocupaciones de la organización y CCOO pasa por atar bien el punto final de la reforma, por temor a que futuros gobiernos quieran descafeinar o no completar esta transición.

“Queda pendiente, además abordar las mejoras en protección social, especialmente un cese de actividad real y efectivo, subsidios para autónomos y autónomas de mayor edad y mejoras en la conciliación de la vida personal y familiar”, añaden en UATAE. El Ministerio de la Seguridad Social ya se ha comprometido a mejorar el acceso al llamado 'paro de los autónomos', pero que aún está en discusión en varios de sus detalles, indican fuentes de la negociación.

Descubre nuestras apps

stats