La portada de mañana
Acceder
La sexta ola y la nueva variante abren incógnitas sobre la Navidad
Estalla la guerra del vino entre Euskadi y La Rioja
'Cosas que no se recuerdan sobre la Ley Mordaza', por Rosa María Artal

El Gobierno reducirá la desgravación fiscal a los planes de pensiones y endurecerá la jubilación anticipada

El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá.

El Gobierno pretende reducir las desgravaciones fiscales de los planes privados de pensiones individuales. Es una de las medidas que prepara la Seguridad Social para la reforma del sistema de pensiones que pretende aprobar el Ejecutivo este año y que ha comunicado el ministro José Luis Escrivá este jueves a la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo. La idea del Ministerio es que el recorte de los incentivos fiscales a los planes individuales vaya en beneficio de desgravaciones a los planes de empleo, que son negociados por los sindicatos y las patronales para complementar la pensión pública de los trabajadores.

Los fondos de pensiones privados siguen perdiendo partícipes pese a alcanzar una rentabilidad récord en 2019

Los fondos de pensiones privados siguen perdiendo partícipes pese a alcanzar una rentabilidad récord en 2019

El término utilizado por el ministro ha sido "desplazar la fiscalidad favorable" de los planes privados individuales, que benefician sobre todo a rentas altas, "hacia los planes de empleo procedentes de la negociación colectiva".

Escrivá ha comparecido por primera vez en la comisión parlamentaria que elabora las recomendaciones para el futuro del sistema público de pensiones, a la que ha informado de los planes del Gobierno de coalición y ha pedido que los partidos políticos alcancen un acuerdo rápido para eliminar la incertidumbre de los ciudadanos en este tema. En este sentido, el ministro ha señalado directamente "los conflictos de intereses" de muchos "estudios catastrofistas" sobre el sistema de pensiones. "Miren quién paga estos informes", señaló José Luis Escrivá la semana pasada.

El Ejecutivo quiere aprobar su reforma de las pensiones en la segunda mitad del año, que "garantizará el poder adquisitivo de los pensionistas", ha destacado el ministro, pero antes espera un acuerdo en el seno del Pacto de Toledo y una negociación con los sindicatos y la patronal. Pese a lo ajustado de los tiempos, el ministro confía en poder tener nueva legislación de pensiones antes de acabar 2020.

Fomentar los planes complementarios de empleo

El responsable de la Seguridad Social, Migraciones e Inclusión ha apostado por impulsar los planes complementarios de pensiones, también denominados "previsión social complementaria", sin cuestionar "la centralidad del sistema público de pensiones", ha precisado.

Estos planes de empleo complementarios al sistema público de reparto apenas están desarrollados en España, con algunas excepciones como Euskadi, que sí los ha implementado más. José Luis Escrivá ha dado cifras: solo "el 10%" de los trabajadores en España tiene un plan de este tipo, mientras que en Euskadi el dato alcanza "el 50%".

El ministro ha apuntado además que la rentabilidad de los planes de empleo es muy superior que la de los planes individuales y las comisiones para las personas que los contratan también son más ventajosas en el primero de los casos.

En la Seguridad Social explican que es un tema que ya se está discutiendo en el seno del Gobierno, con el Ministerio de Hacienda entre otras carteras, y que es algo que se va a hacer. Sin embargo, para concretar exactamente cómo será ese 'traspaso' de incentivos fiscales el Ejecutivo quiere esperar al informe de la AIReF sobre cómo funcionan estas desgravaciones, apuntan fuentes oficiales.

Endurecer la jubilación anticipada voluntarias

Otra línea de actuación del Ministerio pasa por conseguir acercar la edad efectiva a la que se jubilan los ciudadanos a la edad legal de retiro. La edad ordinaria de jubilación llegará a los 67 años en 2027, para lo que se está aumentando de manera progresiva. En 2020 es de 65 años y 10 meses.

La edad real a la que se jubilan los ciudadanos en España, en cambio, es "mucho más baja", recordó ya José Luis Escrivá la semana pasada, por lo que su Ministerio trabajará para impulsar el retraso de estas salidas del mercado laboral.

Uno de los motivos que explican esta diferencia entre la edad efectiva y la edad legal de jubilación son las jubilaciones anticipadas, que Escrivá ha anunciado que quiere revisar. El ministro ha explicado que las jubilaciones voluntarias anticipadas, habilitadas desde 2013, se han incrementado en un 66% en los últimos seis años.

En la actualidad hay unas 60.000 personas que se jubilan antes de la edad ordinaria voluntariamente, con la correspondiente penalización que establece el sistema público. Escrivá pretende revisar esas penalizaciones porque, según ha explicado, "el incentivo es muy regresivo y el supuesto desincentivo a jubilarse anticipadamente es mucho menor que el que puede parecer, inferior al 8%". Es decir, que las personas con pensiones más altas se ven menos 'sancionadas' por el anticipo de su jubilación que aquellas con derecho a pensiones menos cuantiosas.

Campañas para alargar la vida laboral

La Seguridad Social también va a trabajar en el retraso de la edad efectiva de jubilación a través de una mejora de los incentivos para alargar la vida profesional de los trabajadores. Esos incentivos ya existen, como un aumento de la pensión por cada año cotizado por encima de la edad legal, pero apenas se utilizan, ha subrayado el ministro.

El Ministerio está evaluando ya esta infrautilización, para detectar los problemas y hacer estas 'ventajas' más atractivas, explican en la Seguridad Social. Entre las medidas que se pondrán en marcha figuran las campañas informativas de difusión sobre estos incentivos. "La Seguridad Social no ha hecho nunca campañas sobre ellos y creemos que la población no los conoce. La propia difusión puede ayudar para que se utilicen", ha confiado Escrivá.

Etiquetas
Publicado el
5 de marzo de 2020 - 11:53 h

Descubre nuestras apps

stats